En un operativo conjunto entre la Guardia Nacional (GN), la Fiscalía General de la República (FGR), el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), la Coordinación Nacional Antisecuestro y la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), las autoridades federales detuvieron el día de hoy a las 5 de la mañana en Linares, Nuevo León, al exgobernador priista de Nayarit, Roberto Sandoval, y a su hija Lidy Alejandra Sandoval, acusados de cometer operaciones con recursos de procedencia ilícita.

De acuerdo con autoridades federales, la orden de aprehensión se giró el pasado 1 de marzo pero se cumplimentó se cumplimentó tras varios meses de investigaciones en las que se reveló que el exmandatario estatal contaba con al menos 40 domicilios en entidades como Nayarit, Jalisco, Nuevo León, Estado de México y Ciudad de México.

Por su parte, la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada (Seido), también tiene en curso otra indagatoria contra ambas personas pero por presuntos delitos de delincuencia organizada.

Aunado a esto, a Sandoval se le relaciona con su exfiscal Edgar Veytia, quien se encuentra preso en Estados Unidos desde hace cuatro años por narcotráfico.