El ganado robado en Jalisco estaría terminando en los rastros municipales de esas entidades, según los hallazgos de la Fiscalía estatal con otras autoridades competentes.

Registros obtenidos de la Fiscalía de Jalisco vía transparencia revelan que en los operativos de inspección realizados en los rastros municipales por esa dependencia —y autoridades sanitarias y agropecuarias estatales—, se ha identificado una proporción importante de ganado sin documentación oficial.


Del 2013 a agosto de 2021 se han abierto 3 mil 612 carpetas de investigación en Jalisco por el delito de abigeato, es decir, el hurto o robo de ganado

Según los datos de los gobiernos del exmandatario Aristóteles Sandoval Díaz y de Enrique Alfaro Ramírez, este ganado de presunto origen ilícito ha sido encontrado en 37 rastros municipales en todo el estado, es decir, en casi una tercera parte de todos los ayuntamientos de Jalisco (29.6 por ciento).

Como resultado de estos operativos y a través de 40 actos de inspección, la Fiscalía de Jalisco tuvo que “inmovilizar” 715 animales que se encontraban en esos rastros municipales y cuyo origen lícito no pudo ser corroborado, de los ganados porcino, bovino, caprino y ovino.

“Se incurrió en responsabilidad administrativa, al contravenir lo establecido en la ley y reglamento de Fomento Pecuario del Estado de Jalisco (sin guía de traslado o documentación alguna)”, registró la Fiscalía.

Los rastros municipales donde se dieron estos hallazgos de ganado fueron los siguientes: Ameca, Arandas, Atemajac de Brisuela, Autlán de Navarro, Ayutla, Chiquilistlán, Colotlán, El Arenal, El Grullo, El Salto, Etzatlán, Gómez Farías, Huejúcar, Jalostotitlán, Jesús María, Jocotepec, La Barca, Mascota, Mazamitla, Ocotlán, Puerto Vallarta, San Miguel El Alto, Sayula, Tala, Talpa, Tamazula, Tecolotlán, Tepatitlán de Morelos, Tlaquepaque, Tonila, Tuxpan, Valle de Juárez, Villa Corona, Yahualica, Zapopan, Zapotlán El Grande y Zapotlanejo (Recurso de revisión 1927-2021).

Este tipo de operativos son implementados por múltiples dependencias, pues además de la Fiscalía del Estado, participan la Agencia de Sanidad Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Asica), la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) y la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de Jalisco (Coprisjal).

Robo de ganado en la ciudad

Los registros proporcionados por la Fiscalía de Jalisco muestran que los hallazgos de ganado con un origen irregular no se han dado únicamente en poblaciones pequeñas del interior del estado, sino también en municipios pertenecientes al Área Metropolitana de Guadalajara y ciudades medias de la entidad.

Entre los municipios que forman parte de la metrópoli de Guadalajara y que figuran en los registros de Fiscalía están El Salto, Tlaquepaque, Zapopan y Zapotlanejo; mientras que las ciudades medias donde también se ha detectado esta problemática son Arandas, Tepatitlán de Morelos, Ocotlán, Zapotlán El Grande y Puerto Vallarta.

En junio de 2016, por ejemplo, la entonces Fiscalía General del Estado informó en un comunicado que el Rastro de Zapopan había sido clausurado, luego de que se encontrara en su interior ganado que carecía de la documentación probatoria de su origen legal, por lo que “en el lugar se inmovilizaron 32 bovinos de los cuales no se acreditó su legal procedencia”.

La dependencia señaló que en lo que corresponde a la Coordinación General del Área Especializada en el Combate al Delito de Abigeato y Robo de Animales de la Fiscalía, “se verificó el estado y la documentación requerida para su ingreso, permanencia y sacrificio del ganado”.

Los resultados de la inspección fueron los siguientes: “se detectaron que 32 cabezas de ganado tenían irregularidades en los documentos, esto por parte de la omisión que se tiene del área de inspección, por lo que se procedió a su inmovilización. El ganado que consta de las razas Cebú y Charolais quedó a disposición del director del rastro, quien tendrá que acreditar su legal procedencia”, según ese reporte del 10 de junio de 2016.

“El operativo se realizó para la detección de la sanidad, higiene, la legal procedencia y los mecanismos que se manejan en los rastros del Estado de Jalisco. (…) Cabe hacer mención que se procedió a la clausura del lugar por parte de la dependencia de la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Coprisjal), luego de que por su parte detectara irregularidades sanitarias e inocuidad en el lugar y los animales”, se agrega.

Dinero y mafias

La Fiscalía de Jalisco ha probado que el delito de abigeato es una industria multimillonaria en la que interviene la delincuencia organizada: por ejemplo, sus registros del periodo 2010-2020 arrojan que las miles de cabezas de ganado que fueron robadas en el estado en ese lapso representaban un valor económico de al menos 336 millones 482 mil 379.50 pesos, según estimaciones preliminares (“Hato ganadero, otro botín criminal”, 9 de noviembre de 2020).

El 24 de enero de 2019, la dependencia dio a conocer “la sentencia definitiva contra un sujeto que en julio del 2014 encabezó el robo con violencia a un rancho ubicado en el municipio de Teuchitlán, donde se apoderó de 50 cabezas de ganado”, quien formaría parte del crimen organizado.


Un total de 123 mil 351 unidades de ganado bovino, equino, mular o asnal, ovino, porcino, avícola, entre otros, han sido robadas en Jalisco, según datos de la Fiscalía estatal

Se trata de Juan José “N”, quien “dijo pertenecer a una célula delictiva que opera por la Región Valles y que había sido contratado para cometer el robo y llevar a los animales en un rancho denominado El Zancudo o El Mosco, ubicado en Puerto Vallarta”.

También puedes leer: Hato ganadero, otro botín criminal