Reporte Indigo

VACACIONES

Destinos turísticos envueltos en la violencia y la inseguridad, en plenas vacaciones de verano


“Nada dice que la violencia llegó a su máximo y nada limita que la violencia pueda seguir creciendo. En contraste, muchas personas en México nos hemos acostumbrado a vivir con la violencia, al grado de pensar que no nos puede llegar a tocar, y eso hace que hasta en los momentos más graves de inseguridad, destinos como Acapulco aún así registren una alta ocupación hotelera”

Francisco Rivas

Observatorio Nacional Ciudadano

En el periodo vacacional de Semana Santa, la Secretaría de Turismo (Sectur) presumió que el nivel de asistencia en distintos destinos turísticos fue muy favorable. Guerrero, Quintana Roo, Baja California Sur, Sinaloa, Tamaulipas y Guanajuato, figuraron como las entidades en las que sus principales destinos registraron una ocupación hotelera que superó el 90 por ciento.

El martes pasado, el títular de la Sectur, Enrique de la Madrid Cordero, aseguró que las fuerzas armadas se han convertido en la última línea de defensa contra la inseguridad y que, por esa razón, merecen el respeto y la consideración de la población.

Las declaraciones del secretario se dan en medio del periodo vacacional de verano, en el que los destinos que tuvieron un gran índice de vacacionistas en Semana Santa, hoy se encuentran en el fuego cruzado de la violencia y la inseguridad, que se ha recrudecido este 2017 con el paso de los meses.

“Un reconocimiento a las fuerzas armadas que le han tenido que entrar a un tema para el que no están hechas. Pero se han vuelto la última línea de defensa y los mexicanos tenemos que tomar una decisión de si queremos que nos defiendan o no. A veces les condicionamos ese apoyo cuando debería ser motivo de agradecimiento y reconocimiento”, subrayó el secretario.

Leer más: “2017 será el peor en inseguridad”, advierte presidente del Semáforo Delictivo

La actuación de las fuerzas armadas, que realizan actividades que no son de su competencia, como el patrullaje, ha sido insuficiente para mitigar los embistes de la delincuencia organizada. De acuerdo con cifras oficiales, en el mes de junio se rompió el récord con el mayor número de homicidios registrados en el país de las dos últimas décadas.

 

Paraísos de la violencia

Guerrero, es el estado con mayor incidencia de homicidios dolosos con 206 averiguaciones previas iniciadas en junio de 2017; es decir, que 7 personas fueron asesinadas cada día el mes previo al periodo vacacional más importante del año. Acapulco, Ixtapa-Zihuatanejo y Taxco, tuvieron una ocupación hotelera del 97% en los días de Semana Santa.

El estado de Quintana Roo ha sufrido una escalada de violencia sin precedentes durante el último año. Mientras el primer semestre del 2016 se registraron 65 homicidios dolosos, para el mismo periodo del 2017, ocurrieron más del doble, 134.

Paraísos playeros quintanarroenses como Cancún. Holbox, Puerto Morelos y Bacalar, reportaron una ocupación total en sus lugares de alojamiento en días de asueto del mes de abril, mientras los cárteles de Jalisco Nueva Generación y Los Zetas se disputaban la plaza en ese estado. La violencia no cesa desde entonces, debido a que en junio se registró una cifra histórica de asesinatos (34) a tan sólo días del inicio de las vacaciones.

Te puede interesar: Reportan balacera en Cancún; repunta la violencia en Quintana Roo

“En los destinos turísticos el crimen organizado se instala principalmente por el tráfico de la droga o la trata de personas; es decir, negocios criminales. En Cancún ahora vemos un aumento de violencia, pero desde hace mucho tiempo ya había presencia de la delincuencia organizada de todos los carteles, que han venido operando en el territorio local”, explica Francisco Rivas, director del Observatorio Nacional Ciudadano.

Después de la Semana Mayor, la Sectur destacó que Los Cabos, Todos Santos, La Paz y Loreto, todos destinos pertenecientes a Baja California Sur, estuvieron abarrotados. De cada 100 habitaciones, al menos 95 tuvieron ocupantes.

A pesar de que abril fue el mes menos violento en la entidad, no bastó para reducir la dura estadística que muestra que los homicidios en la entidad casi se cuadruplicaron en el primer semestre de 2017, en comparación con el mismo periodo de 2016.

Es decir, que de 53 homicidios investigados entre enero y junio de 2016; para este año, fueron 198. Sólo en junio, se registró uno por día en una de las demarcaciones menos pobladas del país.

Tampico, Playa Miramar y Soto la Marina, tuvieron ocupadas todas las habitaciones de hotel, informó la Sectur el 18 de abril, justo al término de Semana Santa. El mes de abril fue el segundo más violento en Tamaulipas hasta ese momento con 45 homicidios. No obstante, la cifra no dejó de subir, pues en mayo escaló hasta los 72 casos y en junio fueron 84.

En relación a que Tamaulipas fue reconocida por su alta ocupación hotelera en Semana Santa, el director del Observatorio explica que “simplemente vivir en esa entidad se corre el riesgo de ser secuestrado en tu propia casa, o ha habido casos en los que a las personas les quitan sus hogares a través de amenazas de carteles”, agrega.

Relacionada: Acapulco, un año de furia

A principios de julio, la Procuraduría de Tamaulipas alertó que buscaba a la ciudadana española Pilar Garrido Santamans, de 34 años, quien se dirigía a Ciudad Victoria, tras pasar unos días en la playa La Pesca.

En el trayecto correspondiente al municipio de Soto la Marina, el vehículo en el que viajaba en compañía de su esposo y su hijo, fue interceptado por un comando armado que se llevó a Garrido, dejando en el lugar a sus dos familiares.

Aunque las autoridades tamaulipecas descartaron un caso de secuestro, debido a que no se había solicitado un rescate por Pilar, la privación de la libertad ha tenido un aumento de casos considerable entre enero y junio del presente año -pues se han averiguado 85 casos-, en comparación con el anterior -cuando se iniciaron 57 investigaciones. Es decir, que hubo un aumento del 49%.

 

Mexicanos acostumbrados a la violencia no dejan de vacacionar

El entusiasmo y confianza depositada en la fuerzas armadas por parte del secretario de turismo, revela que la inseguridad está establecida permanentemente en las demarcaciones que son visitadas con frecuencia por nacionales y extranjeros.

Leer más: 2017 rompe récord en homicidios

La tarea realizada por los elementos de Policía Federal, Secretaría de Marina, Gendarmería y Sedena, no han surtido el efecto esperado. En pleno periodo vacacional, preocupa que julio y agosto, continúen con la tendencia de aumento en delitos, así lo han reiterado organismos civiles como el Observatorio Nacional Ciudadano, que ya han señalado el presente año como el más violento del sexenio e incluso del nuevo milenio.

“Nada dice que la violencia llegó a su máximo y nada limita que la violencia pueda seguir creciendo. En contraste, muchas personas en México nos hemos acostumbrado a vivir con la violencia, al grado de pensar que no nos puede llegar a tocar, y eso hace que hasta en los momentos más graves de inseguridad, destinos como Acapulco aún así registren una alta ocupación hotelera”, concluye Rivas.

 

Exit mobile version