La unidad habitacional Acueducto de Guadalupe, alcaldía Gustavo A. Madero, siempre ha padecido del abasto de agua y la situación se ha agravado en este regreso al color rojo en el semáforo epidemiológico por COVID-19

A mediados de año, en mayo, los habitantes denunciaron la falta de agua durante la fase 3 de la contingencia sanitaria y desde entonces, las autoridades, el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (SACMEX) y la Comisión Nacional del Agua (Conagua), prometieron que se iba a regularizar el abasto en la unidad y que los habitantes no iban a pasar carencias. 

Sin embargo, dice Enrique Quezada, habitante de la unidad, a partir de octubre pasado el nivel de agua que llega a la cisterna de la unidad ha ido en disminución. 


La reducción del suministro ha sido paulatina, se ha agravado en la última semana, colocándonos en el punto, casi diario, de no poder bombear al otro día, con lo que se ve afectada una comunidad de aproximadamente 20 mil personas

Enrique Quezada

El habitante de Acueducto detalla que el 16 de octubre, la cisterna general tenía un nivel de dos metros, el equivalente a nueve millones 520 mil litros de agua, y el 19 de diciembre apenas tenía 57 centímetros, aproximadamente dos millones 500 mil litros para las 20 mil personas que habitan el lugar.

Lo que ha provocado que algunos edificios de la unidad no cuenten con agua y aunque la alcaldía ha apoyado con pipas, esto no es suficiente. 

“Para complementar el abasto se necesitan al menos 50 pipas de 10 mil litros lo que implica un gasto diario 250 pipas“, explica.

Quezada refiere que la explicación que les ha dado Sacmex, es que Conagua no envía el abasto suficiente a los Tanques de Chalmita, operados por el órgano local.

Lo anterior, menciona uno de los afectados, impide que se sigan las medidas sanitarias como el lavado de manos y la desinfección de superficies, protocolos básicos para evitar contagios de COVID-19. 

Lee: Agua y Drenaje evade incremento en cobro de medidores