Este mes de marzo de 2022 podría ser la primera vez que las personas en reclusión ejerzan su derecho a votar y participar en la vida política de la Ciudad de México.

Actualmente, el Instituto Electoral de la Ciudad de México (IECM) está trabajando en un proyecto para que las personas que están en prisión puedan involucrarse en el ejercicio del Presupuesto Participativo de 2022.

Se busca que lo anterior también sea parte de un proceso de readaptación social, consideran representantes de las autoridades electorales locales.

El Presupuesto Participativo son los recursos a los que tiene acceso la ciudadanía para proyectos de mejoramiento de su comunidad o los que definan los habitantes de las más de mil colonias que existen.

Al año, este monto asciende al 4 por ciento de los recursos que se le asigna como gasto a la Ciudad de México; un aproximado anual de mil millones de pesos.

TEPJF y la resolución histórica del derecho a votar

El 20 de febrero de 2019, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) emitió la sentencia del expediente SUPJDC-352/2018 para salvaguardar los derechos de las personas privadas de la libertad y determinó que las personas que se encuentran en prisión y no han sido sentenciadas tienen derecho a votar, ya que se encuentran amparadas por el principio de presunción de inocencia.

En este sentido, ordenó al Instituto Nacional Electoral (INE) implementar una primera etapa de prueba antes de 2024, en la que se establezca el formato en el que las personas en reclusión sin sentencia en el país votarán, a fin de que puedan ejercer esta garantía en las elecciones de dicho año.

7,439
reclusos de la CDMX no tienen sentencia y podrían participar

Bernardo Valle Monroy, consejero del IECM, comenta que el INE planea hacer una prueba piloto en el Estado de Hidalgo durante la elección estatal de este 2022.

Sin embargo, también el instituto local de la capital busca llevar a cabo en este mes de marzo un proyecto para que las personas a presos en reclusión puedan ejercer sus derechos políticos-electorales.

Detalla que actualmente el IECM está colaborando con la organización CEA-Justicia para que se haga una prueba piloto en los tres reclusorios con mayor población carcelaria: los penales varoniles oriente, norte y sur.

“En nuestro caso no hay ninguna sentencia que nos obligue a hacer esto, sin embargo, es importante hacerlo porque las personas en reclusión al entrar en prisión, se quedan sin nada, pero quienes aún no tienen sentencia o están en prisión preventiva aún pueden ejercer sus derechos políticos electorales”, declara.

Según estadísticas de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, hasta el 25 de febrero de 2022, la capital del país tiene registradas a 25 mil 960 personas privadas de la libertad, de las cuales, 7 mil 439 están enfrentando proceso y no tienen una sentencia, por lo tanto, son los que podrían participar en la prueba piloto.

“No podrían votar este año, sin embargo, sí queremos que tengan la posibilidad de inscribir proyectos para las localidades donde viven”, afirma.

Contribuir a readaptar

El proyecto del IECM no solo va en concordancia con la sentencia del TEPJF, también busca contribuir a la readaptación social de los presos y reducir los índices de inseguridad en la metrópoli.

“Es un tema muy bondadoso, porque si bien es importante que ejerzan su derecho para votar por gobernadores o diputados, no son instancias relacionadas directamente con su entorno, en cambio el Presupuesto Participativo, sí”, declara.

Argumenta que relacionar a los reclusos con su comunidad es una forma de crear un vínculo que los puede ayudar a readaptarse.

“Creemos que proponer proyectos para su comunidad los mantendrá cercanos a su entorno más inmediato; y si mejora su entorno inmediato, se está haciendo una labor social para evitar inseguridad”
Bernardo Valle MonroyConsejero del IECM

Lo anterior toma relevancia en el contexto de que la mayor parte de la población carcelaria local proviene de un número limitado de alcaldías y colonias, es decir, son espacios que necesitan ser mejorados, explica Valle Monroy.

Datos públicos del año 2020 de la Secretaría de Gobierno local indican que las 3 alcaldías con mayor población en las cárceles locales son de Iztapalapa, Cuauhtémoc y Gustavo A. Madero.

Mientras que las colonias de donde provienen la mayoría de los reclusos son Desarrollo Urbano Quetzacóatl, Ejército Constitucionalista, Unidad Habitacional Vicente Guerrero, San Miguel Teotongo, Leyes de Reforma, Santa Martha Acatitla, Nueva Atzacoalco, San Felipe de Jesús, Martín Carrera, Centro, Guerrero, Doctores, Morelos, Santa María La Ribera y Obrera.

Por último, el consejero del IECM detalla que el proyecto piloto se llevará a cabo antes de que termine el mes de marzo, cuando concluye el periodo de inscripción de proyectos de Presupuesto Participativo 2022.

“Durante la semana del 7 al 11 de marzo nos reuniremos con la Subsecretaría del Sistema Penitenciario para que nos den luz verde y llevar a cabo la prueba piloto, es lo único que estamos esperando”, señala.

También puedes leer: TEPJF va por derecho al voto de personas en prisión preventiva