12
es el lugar de Tecomán en tasa de violación en 2012
"Ha habido casos en que algunos sacerdotes sí depositan el dinero que les piden. Algunos según me han dicho, 25 mil y otros 50 mil, pero a algunos seglares les han pedido hasta 200 mil pesos”
Jesús Mendoza PreciadoRector de la Catedral de Colima
El obispo de Colima, José Luis Amezcua, confirma que las amenazas hacia los clérigos han sido recurrentes en los últimos dos años

En Colima la violencia está afectando a la Iglesia Católica.  

Y aunque decenas de sacerdotes han sido extorsionados no se ha denunciado estas amenazas por temor o causas que se desconocen. 

La ciudad de Colima y Tecomán son dos de los 30 municipios más violentos del país. 

Según el estudio “La violencia en los municipios de México 2012”, por lo menos la mitad del territorio del estado enfrentó un recrudecimiento de la violencia.

En el informe realizado por el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal (CCSPJP) cuatro de los diez municipios de dicho estado presentaron índices delictivos entre los primeros 75 municipios más violentos.

La población afectada en los municipios de Tecomán, Colima, Manzanillo y Villa de Álvarez se acerca a los 568 mil habitantes cuando en toda la entidad viven alrededor de 650 mil colimenses.

El cruento asesinato de Irma Jazmín Isaisa Arroyo el 27 de enero pasado y el homicidio del sacerdote José Flores Preciado el 5 de febrero se escucha en distintas versiones por las calles de la ciudad.

La versión oficial sobre el homicidio del padre José Flores Preciado dista mucho de lo que los colimenses perciben como una ola de violencia que también los afecta a ellos.

Y las declaraciones del obispo de Colima, José Luis Amezcua Melgoza, confirman que las amenazas hacia los clérigos han sido recurrentes en los últimos dos años, pero dice que no habían denunciado ante la Procuraduría del Estado. 

“El clima de Colima se ha descompuesto desde hace unos dos o tres años. Ha llegado a su culmen cuando asesinaron a José Flores Preciado, que siendo un sacerdote venerable, anciano de 82 años, nos duele que haya sido golpeado de tal manera”.

Amezcua Melgoza responde acerca de las amenazas de las que también fue víctima Flores Preciado y que dejan ver una relación con el problema del narcotráfico:

“Hasta ahora sabíamos que a este sacerdote asesinado le habían hecho amenazas, de tal manera que él, inocentemente, llegaba a su ministerio, su capilla está en un barrio que tiene mucho este problema y como que él se los había hecho amigos, pero tal parece que no”.

Después del brutal asesinato del párroco, el obispo Amezcua Melgoza declaró que de 123 sacerdotes en la Arquidiócesis de Colima, alrededor de 30 han sido amenazados o han recibido llamadas para intentar extorsionarlos.

Pero el rector de la catedral de Colima, Jesús Mendoza Preciado, declaró en entrevista para Reporte Indigo que este tipo de amenazas ocurren por lo menos desde el 2011. 

“Ya teníamos nosotros amenazas de este tipo de querer extorsionar a los sacerdotes exigiéndoles dinero. También a otras personas del pueblo ven que tienen dinero y les piden”.

Mendoza Preciado asegura que recibieron asesoría de la procuraduría para evitar que los párrocos fueran víctimas de este delito, sin embargo las extorsiones han ocurrido hasta por 200 mil pesos.

“Ha habido casos en que algunos sacerdotes sí depositan el dinero que les piden. Algunos según me han dicho, 25 mil y otros 50 mil, pero a algunos seglares les han pedido hasta 200 mil pesos”.

Las cifras oficiales de extorsión en el estado de Colima indican otra cosa. 

Según el CCSPJP en 2012 solo se presentaron cuatro casos de extorsión denunciados ante las autoridades en los municipios más importantes como Tecomán, Manzanillo, Colima y Villa de Álvarez.

Según Mendoza Preciado se han mantenido en contacto con la Procuraduría General de Justicia de Colima, pero insiste en que nunca habían hecho denuncias en forma, esto a pesar de que los intentos de extorsión telefónica llevan casi dos años.

Originaria de Tecomán, Isaisa Arroyo, de apenas diez años de edad, fue asesinada y encontrada con marcas de violencia sexual y quemaduras en la piel causadas por químicos. La Procuraduría Estatal afirma que el crimen de esta niña se trató de un error, pues afirman que confundieron a Irma Jazmín con la hija de un narcomenudista antagónico al Cartel Jalisco Nueva Generación.  

Una semana después, José Flores Preciado fue atacado al interior de la iglesia Cristo Rey por un supuesto ladrón en la colonia Placetas Estadio del municipio de Colima. 

Murió más tarde en el Hospital Regional Universitario víctima de un ataque en el que le desfiguraron la cara.

La Arquidiócesis de Colima convocó el sábado 16 de febrero a la Marcha por la Paz y la Justicia en la que asistieron cerca de 6 mil personas, una de las manifestaciones más grandes en la historia del estado. 

Otras dos marchas fueron realizadas el día 17 en Tecomán y Manzanillo. 

Sorpresivamente los presuntos asesinos de Isaisa Arroyo y Flores Preciado fueron capturados, pero las versiones oficiales rayan en lo inverosímil y se contradicen.

A unas horas de realizadas las marchas, el Gabinete de Seguridad del Estado de Colima confirmó las capturas.

Reporte Indigo solicitó entrevista con la titular de la Procuraduría Estatal de Colima, Yolanda Verduzco Guzmán, y con el secretario General de Gobierno Rogelio Rueda Sánchez para conocer más detalles de los casos, pero al cierre de la edición no hubo respuesta.

En rueda de prensa el 17 de febrero, Verduzco Guzmán y Rueda Sánchez dieron su versión de los homicidios aduciendo, en el caso del sacerdote Flores Preciado, que el autor intelectual y material del crimen fue Ricardo González Vázquez, de 25 años.

Señalaron a González Vázquez como un ladrón homicida pues golpeó al sacerdote  después de que éste se negó a entregarle dinero, como lo hacía regularmente: 

“Provocando con ello la ira de González Vázquez, quien al ser un adicto exigía apoyo económico para comprar droga. 

“Fue ante la negativa del sacerdote que el agresor primeramente lo golpeó en repetidas ocasiones en el rostro, con los puños, para después propinarle un fuerte golpe con un adoquín en la cabeza, ocasionándole las lesiones que horas más tarde terminaron con  su vida”, dijo Yolanda Verduzco.

Aunque el Juzgado Segundo de lo Penal de Colima dictó sentencia por homicidio calificado a González Vázquez, se dieron versiones a nivel internacional que son distintas a las oficiales.

El diario de italiano Awenire publicó en su versión en línea con fecha de 8 de febrero: “México, matan a sacerdote que no pagó dinero de protección”, aludiendo a una posible vinculación del atentado con las cuotas de plaza que cobra el narcotráfico. 

La versión que se publicó en este medio dice que se trató de un grupo delictivo vinculado con alguno de los cárteles en disputa, el de Sinaloa o el Jalisco Nueva Generación.

Lo cierto es que la presencia de “narcotienditas” en la colonia Placetas Estadio, donde está la parroquia Cristo Rey, y en barrios cercanos al centro de la ciudad, como El Mezcalito,  esras son habituales. 

Por lo que la línea de investigación de un posible cobro de cuota al padre José Flores Preciado es viable, aunque los altos mandos de la iglesia colimense la rechacen.

Cronología

> 27 de enero
Irma Jazmín Isaisa Arroyo de 10 años desaparece después de salir de su casa en el municipio de Tecomán, Colima.

> 28 de enero
Se encuentra su cuerpo con visibles huellas de violación y quemaduras por químicos.

> 5 de febrero
El párroco José Flores Preciado, de 82 años, es atacado en la parroquia Cristo Rey en la colonia Placetas Estadio, del municipio de Colima.

> 8 de febrero
El diario italiano Awenire vincula el crimen de Flores Preciado con cuotas del narco a la iglesia.

> 16 de febrero
La arquidiócesis de Colima convocó a cerca de 6 mil personas a la Marcha por la Justicia y la Paz.

> 17 de febrero
El Consejo de Seguridad Estatal anuncia la captura de los presuntos homicidas de Isaisa Arroyo y Flores Preciado.

> 20 de febrero
El Juzgado Segundo de lo Penal de Colima dicta auto de formal prisión a Ricardo González Vázquez por el asesinato de José Flores Preciado.