Un juez sentenció a prisión vitalicia y una multa de más de 1 millón de pesos a José Juan Hernández Tecruceño, luego de que se confirmara su participación en el feminicidio de Fátima Virinia, la niña de 12 años asesinada en el Estado de México, además del agravante por tratarse de una menor de edad.

Según se explicó en la audiencia, la pieza escrita por este delito consta de 278 páginas, por lo que el juzgado consideró que hay suficientes pruebas que evidencian su participación en el crimen ocurrido el pasado 5 de febrero de 2016 en la comunidad de La Lupita (Casas Viejas).

Te recomendamos: Tenoch Huerta crítica a Cristóbal Colón y la Conquista: ‘Insisten que celebremos el exterminio’

“Por lo menos esta es un aliciente para todas las madres que luchamos y caminamos todos los días y que tenemos años por caminar y por lograr este acceso perfecto a la verdad y a la justicia”, expresó la madre de Fátima en un mensaje a medios.

Según lo dictaminado por el juez, la menor bajó del autobús y caminó rumbo a su casa cuando fue interceptada por sus asesinos.

Además, señaló que los padres de la víctima pudieron identificar a José Juan en la zona del crimen, además de localizar algunos indicios como la ropa de la menor.

Los abogados defensores por parte de la familia de la víctima, integrantes del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio, dijeron sentirse orgullosos ante la resolución del juicio; sin embargo, afirmaron que le proceso aún sigue.

El acusado intentó conseguir su libertad del caso Fátima con un video

Según lo indicado por el juez, el acusado todavía cuenta con un plazo de 10 días para ampararse antes de que su sentencia sea ejecutoria, es decir, que quede firme; por tal motivo, serán tres magistrados quienes revisen la sentencia y podrá corregirla en caso de encontrar alguna deficiencia u observación.

Y es que uno de los elementos de la defensa del agresor son ocho videos de la escuela “Sierra Nevada”, ubicada en el municipio de Naucalpan, en la cual se desempeñaba como jardinero.

Sin embargo, los peritos descalificaron la veracidad de las cintas luego de comprobar que estaban seccionadas, con la velocidad alterada y que probablemente habían sido editadas, además que sólo se comprobó que había 65 por ciento de posibilidad de que fuera él quien estaba en las filmaciones.

Por el momento, además de la prisión vitalicia, el acusado deberá pagar una multa de 341 mil pesos y como reparación del daño 15 mil días de trabajo, equivalentes a un millón 24 mil 200 pesos en favor de los padres de la menor.