El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) advirtió que la conquista de México en 1521 fue un “rotundo fracaso” por lo que no se debe permitir que se repita una invasión o una ocupación.

“Nunca más una invasión, una ocupación o una conquista que se emprenda en nombre de la fe, de la paz, de la civilización, de la democracia, de la libertad o más grotesco aún en nombre de los derechos humanos”, aseveró.

En la ceremonia para conmemorar “500 Años de Resistencia Indígena. 1521, México-Tenochtitlan”, cuestionó ese periodo de la historia ya que es un signo de “atraso, no de civilización, menos de justicia”.

“Ojalá todos hagamos el compromiso de la no repetición, de no repetir los mismos errores y horrores, pongamos bien a esos anacronismos, a esas atrocidades y digamos nunca más una invasión, una ocupación o una conquista que se emprenda en nombre de la fe, de la paz, de la civilización, de la democracia, de la libertad o más grotesco aún en nombre de los derechos humanos, no debemos aceptar que el poder militar, la fuerza bruta triunfe sobre la justicia, debemos en cambio procurar que desaparezca de la faz de la tierra la ambición, la esclavitud, la opresión, el racismo, el clasismo y la discriminación y que solo reine e impere la justicia, la igualdad, la paz y la fraternidad universal”, dijo.


¿De qué civilización se puede hablar si se pierde la vida de millones de seres humanos y la nación, el imperio o la monarquía dominante no logra en tres siglos de colonización ni siquiera recuperar la población que existía antes de la ocupación militar

AMLO

Presidente de México

En el Zócalo capitalino donde se montó la maqueta del Templo Mayor de México Tenochtitlán, refirió que en 1518 se contaba con 11 millones de habitantes y en 1821 la población del México que logró su independencia era de 6 millones.

Lee: Adiós Conquista, hola Resistencia Indígena: encienden alumbrado en el Zócalo capitalino

El jefe del Ejecutivo federal señaló que no debe verse a Hernán Cortés como un “demonio”, “era simplemente un hombre de poder, un militar con valor, aplomo; un militar desalmado, un político audaz y ambicioso de fortuna que hábilmente aprovechó las divisiones y las debilidades de los mexicas para imponerse con discursos, argucias, terror y violencia hasta conseguir apoderarse del anhelado tesoro en oro y plata de Tenochtitlan”.

Acompañado de su esposa la doctora Beatriz Gutiérrez, dijo que ahora que se enfrenta la pandemia de covid-19 en un año se tuvo la vacuna a diferencia de la viruela que cuyo biológico se obtuvo 300 años después.

Ante la jefa de gobierno de la ciudad de México, Claudia Sheinbaum, e integrantes de su gabinete, López Obrador dijo que la conquista provocó una crisis sanitaria, “peor que la invasión militar porque sin que nadie lo deseara la población indígena fue reducida drásticamente por la llegada de enfermedades desconocidas”.

En una ceremonia en donde no se permitió el acceso al público, dijo que murieron miles de los pueblos originarios por la propagación de la viruela, sarampión, paludismo, cólera, tosferina, peste, entre otras.

Como invitadas especiales asistieron Kahsennenhawe Sky-Deer, jefa del Consejo Mohawk en la comunidad Kahnawa:ke y Jamescita Mae Peshlakai, senadora en el estado de Arizona, Estados Unidos.

También asistieron representantes de pueblos originarios de la Ciudad de México de las alcaldías de Tláhuac, Tlalpan, Milpa Alta y Xochimilco.