Como sucede en cada proceso electoral, las solicitudes de licencia de los legisladores federales se multiplican por la búsqueda de nuevos cargos políticos, dejando de lado el escaño antes de concluir su periodo y sin importar los rezagos que esto provoca en el Congreso de la Unión.

Tan sólo en el último año legislativo, de septiembre de 2017 a la fecha, en la Cámara de Diputados 87 legisladores han solicitado licencia, esto es más de la mitad del total de licencias en todo el periodo legislativo que inicio en 2015 (154 licencias).

Entre los personajes más destacados que han solicitado su licencia están los priistas César Camacho, Jorge Carlos Ramírez Marín y Sylvana Beltrones quienes buscaran llegar al Senado en la próxima legislatura al igual que Cuitláhuac García de Morena que busca la gubernatura de Veracruz.

Del total de las 154 solicitudes de licencia durante el periodo legislativo es el PRI el que encabeza la lista con 73, más de la tercera parte de los 204 escaños que tiene el tricolor en San Lázaro.

Durante los últimos 6 meses han rendido protesta 72 legisladores suplentes (53 de ellos sólo en 2018), 21 legisladores se han reincorporado y 7 han salido de funciones según información de la Cámara baja.

Actualmente, según el Sistema de Información Parlamentaria, de los 500 escaños de la Cámara de Diputados están ocupados 494 asientos, 4 diputados han solicitado su baja y otros dos causaron baja por deceso.

De los 494 legisladores en activo, 82 corresponden a diputados suplentes, aunque otros 60 de los diputados propietarios pidieron licencia durante el periodo legislativo y posteriormente regresaron a ocupar su curul.


Más de la cuarta parte de los integrantes de la Cámara de Senadores cuentan actualmente con licencia

La mayoría de los diputados suplentes en funciones corresponden de igual forma al PRI con un total de 44, seguido por el PAN con 12, el Partido Verde con 9 y el PRD, MC y Nueva Alianza con 4 cada uno.

En el Senado de la República se repite la misma situación, ya que al día de hoy, 33 de los 128 senadores titulares cuyo periodo inició en 2012 se encuentran actualmente con licencia, esto es más de la cuarta parte de los integrantes de la Cámara Alta.

Casi la mitad de los legisladores que han abandonado el Senado (15) corresponden al Revolucionario Institucional y 10 más al Partido Acción Nacional.

Además, según datos del Sistema de Información Parlamentaria, actualmente en el Senado están en activo 37 legisladores suplentes que cubren a los 33 que están de licencia y a cuatro que han fallecido durante la legislatura: Alonso Lu jambio, Manuel Camacho, Braulio Fernández y Mónica Arriola.

Desde el inicio del último año del periodo legislativo en septiembre de 2017 y hasta el día de hoy, 16 senadores han obtenido su licencia para separarse del cargo para buscar otro puesto en los comicios del mes de julio.

Llama la atención que tres de los últimos presidente de la Mesa Directiva del Senado hayan solicitado licencia en los últimos meses, como es el caso de Pablo Escudero del Partido Verde, Roberto Gil Zuarth del PAN y Miguel Barbosa del PT-Morena quien busca la gubernatura de Puebla.

Otros casos destacados de legisladores que han solicitado licencia en fechas recientes es el de la perredista Alejandra Barrales (es la segunda ocasión que pide licencia) para buscar la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, o el priista José Francisco Yunes quien buscará la gubernatura por Veracruz.

Estos movimientos de las últimas semanas también han tenido su impacto en las comisiones de ambas cámaras, pues en algunos casos los legisladores que han solicitado licencia eran presidentes o secretarios de las mismas, por lo que la reorganización de dichas comisiones ha sido otro factor que ha dificultado la tarea legislativa que se encuentra de por sí ya rezagada.

Iniciativas congeladas

Hay asuntos como la Ley de Aguas y el paquete de iniciativas anticorrupción de segunda generación para temas como obra pública que siguen esperando “el momento político” para ser aprobadas en el Congreso.


Entre los pendientes más importantes que están durmiendo en el Congreso se encuentra la Ley General de Aguas, la Ley General de Archivos y La Ley General de Comunicación Social y Publicidad Gubernamental

Entre las iniciativas que están en el congelador se encuentran la Ley General de Archivos que busca establecer mecanismos para la organización, conservación, administración y preservación de los archivos en poder de cualquier autoridad, entidad, órgano y organismo de los tres poderes de la Unión. Fue presentada el 17 de noviembre y está pendiente desde el 14 de diciembre pasado.

La Ley General de Comunicación Social y Publicidad Gubernamental es otra de las que están pendientes y se encuentra congelada desde el 16 de noviembre de 2017. Esta iniciativa tiene por objeto regular y fiscalizar la contratación y asignación de publicidad gubernamental.

Apenas el pasado 7 de marzo, el Congreso anunció que perfila un periodo extra para avalar las leyes de publicidad gubernamental y derecho de réplica en caso de que no pueda ser aprobada en la actual legislatura.


A pesar de los beneficios que traerá la Ley General de Mejora Regulatoría sigue en la congeladora

A pesar de que con esta iniciativa se esperan beneficios en la economía nacional a mediano y corto plazo, apenas acaba de pasar de la Cámara de Diputados al Senado con 280 votos a favor.

Esta iniciativa fue presentada por el Presidente Enrique Peña Nieto y deroga diversas disposiciones de la Ley Federal de Procedimiento Administrativo.

El pasado 7 de marzo el Congreso anunció que perfila un periodo extra para avalar las leyes de publicidad gubernamental y derecho de réplica

Efraín Delgadillo, consultor de empresarios y campañas políticas de Grupo Quantum, señaló que las leyes o reformas relevantes pendientes generan incertidumbre a las empresas relacionadas con ese sector, lo que incluso puede ocasionar pérdidas económicas por la falta de inversión.

“No invierten, van a esperar un año más para las inversiones y eso puede detener la creación de empleos en el país”, señaló.

El consultor urgió por lo tanto acelerar la aprobación de las leyes que se encuentren rezagadas antes de que finalice el periodo legislativo.


“Lo recomendable es que se aprobaran antes de los comicios para que gane quien gane se mantenga la estabilidad comercial del país”, además también tiene que nombrarse al fiscal (general) porque eso daría garantías de imparcialidad de quien gane”

Efraín Delgadillo

Consultor de empresarios y campañas políticas de Grupo Quantum

También puedes leer

Adiós a los consensos por Laura Islas