4.6

Millones de pesos en triciclos.


Los tres contratos para bicicletas, triciclos y motos fueron aprobados en “fast track” en un par de días el 20 de diciembre de 2011.


Las tres compras para la SSC coinciden en tiempo y forma; todas presentan irregularidades que apuntan a un sobrecosto.

En la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara (SSC) no quieren saber nada sobre la compra de 25 triciclos motorizados, 70 bicicletas eléctricas y 40 motocicletas.Tampoco en la Secretaría de Administración del Ayuntamiento.

Una adquisición cuyo valor asciende a 13 millones de pesos y que se realizó de forma irregular, pues aunque fue hecha con recursos del Subsidio para la Seguridad de los Municipios (Subsemun), la SSC de Guadalajara no participó en la selección de su equipo.

O al menos es lo que se desprende de las declaraciones de la Oficina de Prensa de la SSC, cuyos funcionarios indicaron que el fabricante de los triciclos motorizados advirtió desde el principio que estos vehículos no eran aptos para circular en condiciones de lluvia.

Por eso ahora están empolvándose en el estacionamiento de las oficinas de la SSC.

Para el patrullaje de dos sectores de Guadalajara solo están siendo utilizados 2 ó 4 triciclos, los demás no funcionan.

Y parte del equipo que sí está en buenas condiciones, permanece guardado para evitar que se descomponga.

En el caso de las bicicletas eléctricas, existen indicios de que fueron adquiridas con un sobrecosto de al menos un millón de pesos.

También se sabe que los tres contratos celebrados con dos empresas fueron aprobados en un par de días, el 20 y 21 de diciembre de 2011. Fue una negociación fast track.

Pero hasta la fecha, ninguna de las dependencias involucradas en la adquisición del equipo para el patrullaje del centro de Guadalajara quiere hacerse responsable de la escandalosa compra.

Cada una da su versión, y todas  confirman lo que señaló Reporte Indigo hace unas semanas sobre el “Patrullaje millonario e inservible” de la Policía de Guadalajara.

Porque la respuesta de la Secretaría de Administración del Ayuntamiento es que “no hay nada nuevo” respecto a la investigación dada a conocer por esta publicación.

Luego de tres semanas de evasivas, esta dependencia se negó a hacer declaraciones sobre la compra. Y argumentó que, en todo caso, la Policía debe informar por qué no está usando el equipo.

Por su parte, la SSC indicó que los triciclos no están siendo usados porque no se ha solicitado que se haga válida la garantía, petición que ya hizo a los responsables de la compra.

En reiteradas ocasiones, la Policía de Guadalajara hizo esta solicitud al secretario de Administración Héctor Manuel Salas Barba y al director de Egresos y Control Presupuestal Rodolfo Guadalajara Gutiérrez.

Pero la corporación no ha recibido respuesta a sus reclamos, los cuales ha externado varias veces, aunque de manera informal.

La SSC precisó que no quiere usar los triciclos hasta que los arreglen. Y si esto no es posible, prefiere que se los lleven.

Los cierto es que la Policía de Guadalajara no utiliza los vehículos debido a las fallas técnicas, que podrían ser producto de un engaño, pero es algo que nadie sabe.

Héctor Manuel Salas Barba y Rodolfo Guadalajara Gutiérrez se niegan a dar una explicación sobre el motivo de su postura de no sancionar a la empresa proveedora.

Y es que la forma en que fueron realizadas estas compras da lugar a la suspicacia, porque podría ser un caso de contratos que benefician a particulares y perjudican las finanzas del Ayuntamiento de Guadalajara.

Los contratos

A los dos contratos presentados por Reporte Indigo, se suma uno para la adquisición de equipo destinado a la Secretaría de Seguridad Ciudadana de Guadalajara.

Se trata del ADQ-069-2011, que ampara la compra de 40 motocicletas “marca Suzuki” por poco más de 6 millones de pesos a la empresa Motos y Partes Chavane, S.A. de C.V.

Cada motocicleta tuvo un valor aproximado de 150 mil pesos.

A pesar de que en el contrato no se especifican el modelo ni las características de las motos, según información que la propia SSC reveló a los medios, se trata de vehículos marca Suzuki modelo VStorm.

El precio del modelo más reciente, y al menudeo, oscila entre 136 mil y 185 mil pesos, dependiendo de las especificaciones.

Pero la Comisión de Adquisiciones no precisó las características de los vehículos.

Esta compra coincide en tiempo y forma con otras dos para la SSC. Y las tres presentan irregularidades que apuntan a un sobrecosto.

En el caso del triciclo motorizado del contrato ADQ-068-2011, firmado con la empresa Internacional de Seguridad y Comunicaciones, S.A. de C.V., no se especifica la marca ni el modelo de las unidades móviles, pero se sabe que cada unidad costó 186 mil pesos.

Un precio elevado considerando que los triciclos no son resistentes al agua. Por lo tanto, no son aptos para realizar labores de patrullaje.

En total, la administración de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz gastó 4.6 millones de pesos en la compra de estos vehículos.

Por lo que respecta a las 70 bicicletas Giant modelo Twist Express del contrato ADQ-067-2011, el precio real al menudeo es de 19 mil 500 pesos, pero el gobierno municipal de Guadalajara pagó 35 mil 700 pesos por unidad, y al mayoreo.

Los tres contratos seriados –67, 68 y 69– fueron celebrados el mismo día en la “Sesión Extraordinaria 07” que se llevó a cabo el 20 de diciembre de 2011.

Pero no fue sino hasta abril de este año cuando se anunció que el patrullaje se haría con los triciclos, las bicicletas y las motos.

En todos los casos existe la certeza de que no se escogió la mejor propuesta, ni la que cumplía con las especificaciones técnicas que solicitó la Policía de Guadalajara, corporación que aparentemente ni siquiera fue consultada.

La premura de la compra quizá se debió a que si no se ejercía dicho presupuesto en el año que estaba por terminar, sería más difícil obtener recursos de la Federación en el ejercicio 2012.