A casi ocho años de la desaparición de los 43 normalistas de la Normal Rural de Ayotzinapa, Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, dio a conocer este jueves un informe con las conclusiones preliminares del caso.

En conferencia de prensa, el funcionario aceptó ante los padres y madres de los 43 desaparecidos que los hechos de la noche del 26 de septiembre y la madrugada del 27 de septiembre de 2014 constituyeron un crimen de Estado.

“Autoridades estatales y federales del más alto nivel fueron negligentes, existiendo elementos de presunción respecto de alterar los hechos y circunstancias para establecer una conclusión ajena a la verdad de los hechos”, se lee en las conclusiones del informe.

Otra conclusión a la que se llegó “es que en ningún momento la presencia de los estudiantes en Iguala obedeció a la intención de boicotear el acto de la presidente municipal del DIF”, como se había manejado en la llamada verdad histórica.

También se señala que en todo momento las autoridades federales, estatales, municipales tuvieron conocimiento de la movilización de los estudiantes desde su salida de la escuela La Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos hasta su desaparición.

En este sentido responsabiliza a las autoridades mexicanas, ya que “sus acciones, omisiones y participación permitieron la desaparición y ejecución de los estudiantes, así como el homicidio de otras seis personas”.

Lee también: “Ya sabemos lo que sucedió”, AMLO promete revelar verdad de Ayotzinapa este mismo año

Guerreros Unidos contó con el apoyo de autoridades

Respecto a la responsabilidad que tuvo la célula Guerreros Unidos, se indica que el grupo delictivo actuó con un gran número de sicarios y halcones, a partir de un mando central, que tenía“el apoyo de policías municipales y agentes del Estado”.

Y se aclara que los estudiantes y el grupo delictivo no tuvieron comunicación durante los hechos.

Cabe señalar que actualmente existen indicios suficientes para que la FGR inicie y continúe las indagatorias para el deslinde de responsabilidades contra integrantes de Guerreros Unidos y funcionarios municipales y estatales.

¿Qué se sabe hasta ahora del caso Ayotzinapa?

Las indagatorias indican que tras la salida de la terminal de autobuses en Iguala, en ningún momento los estudiantes estuvieron juntos durante su desaparición.

Posteriormente, la policía intervinó en el aseguramiento de las autoridades, en el autobús 1531 y al filo de las 22:45 horas del 26 de septiembre de 2014 tras los hechos de violencia y la persecución, se dio la orden de desaparecer a los estudiantes.

También se confirmó que los mandos militares de la región no realizaron acciones para la búsqueda del soldado Julio César López, quien actuaba como agente infiltrado del Ejército en la Escuela Normal.

Hasta ahora, se confirma la identificación de tres de los 43 estudiantes desaparecidos por medio del análisis de sus restos.

Finalmente, se concluye que “no hay indicios de que los estudiantes se encuentren con vida. Por el contrario, todos los testimonios y evidencias acreditan que éstos fueron arteramente ultimados y desaparecidos”.

“En necesario continuar con la búsqueda en: La Riviera del Río Balsas y en la laguna del nuevo Balsas en Azcala, municipios de Eduardo Neri. En la Barranca de Tonalapa,municipio de Tepecoacuilco. En la Brecha de Lobos. En las inmediaciones de Tepeguaje”.

Por tanto y como ya se había mencionado “la creación de la ‘la verdad histórica’ fue una acción concertada del aparato organizado del poder del más alto nivel del gobierno, que ocultó la verdad de los hechos”.

Tomás Zerón y caso Ayotzinapa

Alejandro Encinas, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración, informó que autoridades mexicanas se reunieron en Tel Aviv, Israel, con los abogados de Tomás Zerón.

Durante el Informe de la Presidencia de la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del caso Ayotzinapa, el funcionario señaló que se le ofreció al exfuncionario apegarse a un criterio de oportunidad para colaborar en el caso.

Pero el exdirector de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) durante el sexenio de Enrique Peña Nieto se negó a aceptarlo y se mantiene prófugo de la justicia mexicana en territorio israelí.

“Establecimos contacto con los abogados de Tomás Zerón de Lucio, que permitió tener un encuentro en Tel Aviv los días 16 y 17 de febrero del presente año, donde se ofreció un criterio de oportunidad que no aceptó.