Reporte Indigo

Cancelar reforma energética provocaría deuda que sería pagada por los mexicanos, advierte Enrique Peña Nieto

Además de la pérdida de 800 mil empleos y de 200 mil millones de dólares de inversiones comprometidas, la cancelación de la reforma energética ocasionaría que los mexicanos tuvieran que pagar la deuda que las autoridades adquirirían para la exploración petrolera, advirtió Enrique Peña Nieto, presidente de México.

Esta tarde, el representante del Ejecutivo inauguró El Centro de Tecnologías para Aguas Profundas del Instituto Mexicano del Petróleo.

Durante su intervención, Peña Nieto criticó a quienes “convocan a dar marcha atrás a la reforma energética” porque “francamente sería condenar a que nuestro país regrese a un modelo caduco” que ya no funciona en otras partes del mundo.

Tras argumentar que su gobierno defiende la reforma porque mexicanos presuntamente ya gozan de sus beneficios, el mandatario nacional dijo que mienten “quienes supongan que extraer petróleo es solamente hacer un pozo como extraer agua”.

Enrique Peña Nieto enfatizó que la extracción del energético exige “el uso de ciencia y tecnología para poder extraer esta riqueza que subyace tanto en el subsuelo terrestre como en las aguas profundas de nuestros mares”.

Sin la reforma energética, dio a conocer el Presidente, el Gobierno tendría que adquirir préstamos para satisfacer la búsqueda y extracción del petróleo, los cuales serían pagados los ciudadanos.

El político añadió que, además, los gastos no garantizarían el éxito.

El representante del Ejecutivo aseguró que gracias a la reforma energética, se han comprometido alrededor de 200 mil millones de dólares en inversiones para los próximos años.

“Queremos que otros inviertan, que el sector privado invierta, que deje una importante renta para el Estado Mexicano, para la sociedad mexicana, pero que sean ellos quienes se arriesguen”, declaró el mandatario.

Enrique Peña Nieto calculó que la puesta en marcha de la Reforma Energética generará más de 800 mil empleos, que se perderían si ésta es cancelada.

Peña Nieto señaló que los mexicanos son conscientes que la reforma toma tiempo, y que los procesos de exploración no se llevan a cabo “de la noche a la mañana, son proyectos que toman tiempo”.

Las declaraciones del Presidente se suman a las de Eduardo Sánchez, quien advirtió que es inviable cancelar las obras del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, y que sería complicado dar vuelta atrás a las reformas estructurales.

Exit mobile version