3.5

hectáreas es la zona de afectación por la colocación de esta antena telefónica de Telmex

Bacalar aparece como un pequeño punto casi al final del mapa de la República Mexicana. Muy al sur.

Tiene poco más de 10 mil habitantes y es uno de los paraísos turísticos de Quintana Roo. En ese poblado está el ejido Aarón Merino Fernández, más pequeño aún.

Ahí, un grupo de campesinos ganó un litigio al emporio de Carlos Slim, lo cual generó el embargo de bienes inmuebles a las empresas Telmex y América Móvil.

Se trata de la primera vez que en Quintana Roo se gana un juicio contra la empresa telefónica por el uso de sus tierras.

El épico pleito comenzó hace 32 años cuando Teléfonos de México ocupó tierras ejidales para colocar una antena telefónica en el tramo Bacalar-Cafetal, de la carretera Chetumal-Cancún. Luego, se negó a pagar.

Tres amparos interpuso la empresa del millonario empresario para no desembolsar. Con el paso de los años, la deuda alcanzó los 53 millones de pesos, según el representante legal de los comuneros, Gabino Andrade.

Finalmente el martes poco después del medio día, el proceso de embargo se llevó a cabo con el apoyo de la policía estatal.

De acuerdo a reportes locales, durante la diligencia fueron confiscadas las instalaciones de Telmex de Chetumal, así como computadoras, equipos de telefonía e Internet y muebles de oficina que había en su interior.

La telefónica emitió un comunicado en el que señaló que desde 1996 tiene celebrado un contrato con el citado ejido, el cual le permite la ocupación legítima del predio.

Reconoció que hay una sentencia en su contra, que es la que generó el embargo, pero indicó que ha tramitado un amparo que se encuentra pendiente de resolución.