El consumo privado en México cayó 11 por ciento a tasa anual en diciembre de 2020 registrando su mayor caída en la historia, informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) en el Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior.

El consumo privado se refiere al gasto que realizaron los hogares mexicanos para la adquisición de bienes y servicios.

Se trata de la primera caída del consumo privado en diez años consecutivos, provocada por las medidas para contener la pandemia de COVID-19; superando la contracción de 1995, cuando descendió 4.8 por ciento, y la de 2009, año en que el índice disminuyó en 6 por ciento.

Es decir: ante el cierre de varios negocios, los recortes salariales y la pérdida de empleos por la emergencia sanitaria, el consumo de los mexicanos se redujo casi el doble que durante la crisis económica de 2009.

La caída de 11 por ciento es la peor registrada durante los últimos 26 años, pues desde 1994 el índice no había reportado un descenso tan grande.

El Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior (IMCPMI) se encarga de medir el comportamiento del gasto en bienes y servicios de los hogares mexicanos, tanto de origen nacional como importados.

Según el Inegi, la adquisición de bienes nacionales cayó en 6.6 por ciento; donde los productos más afectados fueron los semi duraderos como prendas de vestir, planchas para ropa y refrigeradores, que registraron un desplome de 26.1 por ciento.

La adquisición de servicios disminuyó en 14.1 por ciento, resultando las actividades turísticas de las más afectadas.

En el mismo periodo, la adquisición de bienes importados registró una caída de 15 puntos porcentuales, registrando mayores afectaciones los bienes duraderos de procedencia extranjera.

Te puede interesar: Encuesta Banxico: estiman crecimiento de 3.89% para la economía mexicana en 2021