El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) inició, por primera vez en su historia, procesos de licitación para el uso y explotación de sus patentes para el tratamiento de los trastornos de ansiedad y su sintomatología.

Lo anterior, con el objetivo de permitir que la industria aproveche y use el conocimiento generado por los investigadores de la institución.

La Licitación Pública Nacional 001 se conforma de un paquete tecnológico de tres patentes relacionadas al principio activo y los métodos de extracción de la planta Galphimia Glauca, arbusto nativo de México.

Carla Martínez Castuera Gómez, titular de la División de Innovación y Regulación de la Investigación en Salud, explicó que este compuesto está orientado a ser un tratamiento coadyuvante para pacientes con trastornos de ansiedad y sintomatología relacionada como insomnio, falta de concentración, sudoración, nerviosismo y algunas afecciones estomacales.

En México, destacó, alrededor del 14 por ciento de la población sufre algún trastorno de este tipo y esta cifra pudo haberse incrementado durante la pandemia por COVID-19.

“Es el momento ideal para que el IMSS ponga a disposición su conocimiento y tecnología dirigida a la atención de la salud mental”, comentó.

Dijo que en el Centro de Investigación Biomédica del Sur en Xochitepec, Morelos, investigadores del Seguro Social desarrollaron, durante diez años, el fitomedicamento de base herbolaria, el cual produce menores efectos secundarios en comparación con los medicamentos alopáticos que existen en el mercado.

Con respecto a la Licitación Pública Nacional 001, la funcionaria dijo que es un procedimiento público regulado bajo un esquema transparente, equitativo y abierto, que se dirige a toda persona física y moral, en particular a empresas de base tecnológica o de productos para la salud, interesadas en invertir en nuevos desarrollos.

El ganador o ganadora será quien cumpla con los requisitos establecidos en la Convocatoria, realice la oferta más atractiva y con mayores beneficios para que el IMSS transfiera el uso y la explotación de las tres patentes de su propiedad.

Afirmó que habitualmente el Instituto solicita a empresas de servicios y bienes que oferten sus productos; “en esta ocasión, es el Instituto quien va a fungir como oferente para poner a disposición de la industria las tecnologías que tienen patentes protegidas”.

También puedes leer: Perder la motivación, depresión y ansiedad