¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Reporte
Nacional

YUCATáN

Atacan a periodista por investigación

Imelda García

Las denuncias por el reparto de despensas en varios municipios de Yucatán subieron de tono el fin de semana pasado, cuando un periodista fue agredido luego de intentar documentar la salida de una bodega de cientos bolsas negras con una carga desconocida.

Hernán Casares Cámara, reportero de la Unidad de Investigación de El Diario de Yucatán, fue agredido por sujetos que ahí laboraban y que era vigilada por elementos de la Policía Estatal.


May 7, 2015
Lectura 4 min

"Les pregunté por qué tanta violencia, qué estaban escondiendo, por qué tanto celo en que yo no supiera lo que estaba pasando ahí. Me dijeron que era una propiedad privada y que no me tenía que entrometer"

- Hernán Casares Cámara,

reportero de El Diario de Yucatán

Las denuncias por el reparto de despensas en varios municipios de Yucatán subieron de tono el fin de semana pasado, cuando un periodista fue agredido luego de intentar documentar la salida de una bodega de cientos bolsas negras con una carga desconocida.

Hernán Casares Cámara, reportero de la Unidad de Investigación de El Diario de Yucatán, fue agredido por sujetos que ahí laboraban y que era vigilada por elementos de la Policía Estatal.

El periodista narró a Reporte Indigo que acudió a la bodega luego de que varios ciudadanos denunciaron que en distintos lugares el PRI reunía artículos para repartir entre la población.

Casares llegó al lugar alrededor de las 19:00 horas del sábado pasado y, al ver la actividad en las afueras del lugar, tomó fotografías con su celular. 

Fue increpado por un sujeto y decidió retirarse del lugar. Otros hombres lo impidieron. Bloquearon el paso de su auto e intentaron abrir por la fuerza las puertas, la cajuela y los vidrios.

Casares bajó la ventanilla y entre varios de ellos le quitaron su celular; cuando se bajó a reclamar, le arrebataron las llaves de su auto.

“Cuando pasa eso, yo los alcanzo, me identifico como periodista y les dije que estaba ahí levantando datos para un reporte por las denuncias y que lo que ocurría ahí era muy extraño: mucha gente, bolsas negras, la policía”, narró Casares.

A unos metros de ahí, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado observaban la actividad de la bodega desde una patrulla. Hasta ahí fue Casares a pedir apoyo.

“El policía me dijo que no podía hacer nada. Textualmente me dijo ‘Es la política, Jefe, no puedo hacer nada’. Me quedo ahí a merced de estos sujetos, que me gritan que ya me largue, que no tengo nada qué hacer ahí”, relató.

A petición de los policías le regresaran sus pertenencias al periodista, pero antes borraron todas las fotos e información del celular de Casares.

Los sujetos de la bodega se comunicaron con una persona por teléfono, quien les dio instrucciones de tomar los datos del periodista porque presentaría una denuncia por presunto “allanamiento” a la bodega.

Frente a los policías, Casares mostró sus credenciales como periodista y la de elector. Los sujetos les tomaron fotografías. 

Mientras los sujetos de la bodega mantenían retenido a Casares con anuencia de la Policía Municipal, algunas personas salieron de la bodega y subieron a una de las camionetas y partieron. Lo hizo también otro camión cargado hasta el tope con las bolsas negras.

Casares no vio lo que contenían las bolsas. Tampoco vio el logotipo de ningún partido o del gobierno estatal o municipal. Por eso, dice, no se puede acusar directamente a alguien.

Tres días después de los sucesos, Luis Felipe Saidén, titular de la Secretaría de Seguridad Pública negó que ellos custodiaran una bodega en la ciudad, y refirió que la llegada de los policías obedeció a una llamada que alertaba sobre la presencia de un desconocido al interior de una propiedad privada.

“El secretario miente y él sabe que miente, porque la patrulla ya estaba ahí cuando yo llegué; me dio la impresión de que estaban ahí desde hace tiempo, el policía estaba abajo de su patrulla, viendo hacia el interior de las bodegas”, expuso el periodista.

Casares reconoce que está en una situación vulnerable porque la gente de la bodega tomó la fotografía de su credencial de elector, donde está su dirección.

Sin embargo, el periodista afirmó que no dejará de investigar el caso e indagará de quién es la bodega y qué contenían las bolsas negras que salieron de ella.

Desde hace algunas semanas, en redes sociales se dieron a conocer denuncias de ciudadanos por ciertas actividades irregulares que se han detectado para favorecer al PRI en las elecciones.

Un ejemplo es la página Valor por Valladolid en Facebook, donde los ciudadanos han realizado diferentes denuncias sobre el reparto de despensas o la detención de personas que han cometido delitos electorales.

Ahí, los administradores de la página o cualquier ciudadano pueden realizar denuncias. La petición es que las acompañen de videos y fotos de los hechos.


Notas relacionadas

Oct 22, 2019
Lectura 2 min

Ago 11, 2019
Lectura 2 min

Ago 11, 2019
Lectura 3 min

Ago 10, 2019
Lectura 2 min

Comentarios