La violencia en el arranque del 2022 con armas de fuego en Nuevo León, continuó ayer con el ataque a balazos a una pareja en el municipio de Ciénega de Flores. La mujer murió por varios impactos de bala, mientras que el hombre quedó seriamente herido. 

Este hecho se suma a los ocho ocurridos el pasado 1 de enero, donde se exhibe que la inseguridad ha crecido de manera alarmante, lo que recuerda los episodios más violentos de los años 2011 y 2012. 

Se informó que el ataque ocurrió las primeras horas del pasado domingo en el domicilio ubicado en la calle Puerto 553, entre Hierro y Titanio en la colonia Real del Sol del citado municipio de la periferia de la Zona Metropolitana de Monterrey. 

La víctima mortal respondía al nombre de Judith Sánchez y tenía 30 años de edad, mientras que su pareja, Omar, de 23 años, fue trasladado aún con vida al Hospital Universitario. Las primeras investigaciones arrojan que ambos fueron sorprendidos por varios pistoleros cuando llegaron a su residencia. 

Resolver la inseguridad fue un reclamo ciudadano en las pasadas elecciones en Nuevo León, una situación que, al parecer, no ha sido atendida con la seriedad que requiere. 

Te sugerimos: Pega cuarta ola de COVID-19 a Nuevo León

En este sentido, el gobernador Samuel García, de Movimiento Ciudadano, apostó por darle continuidad a la Secretaría de Seguridad Pública, por lo que ratificó a Aldo Fasci Zuazua como director de esta fuerza policial. 

Cabe mencionar que no solo las ejecuciones han sido parte de este inicio violento, balaceras en el interior y exterior de bares y restaurantes han dejado una estela de pánico entre los ciudadanos que han escuchado el rugir de las armas de alto impacto. 

En redes sociales han circulado videos de pistoleros accionando tanto armas largas como cortas, mientras que el gobernador pasaba unos días de vacaciones en Baja California. 

A decir del secretario de Seguridad la tranquilidad se tardará en llegar en unos meses más, pues esto no se resuelve de la noche a la mañana. 

“El tema a atender es el homicidio, es donde tenemos el problema, mil personas fallecidas son demasiadas y esto tampoco se detiene de la noche a la mañana. En unos meses va a haber tranquilidad, tenemos que lograrlo lo más pronto posible, pero nuestro punto número uno es que no haya afectación por embates criminales”, dijo el pasado 30 de diciembre.