Diputados del Congreso local de Nuevo León armaron un bloque para definir quiénes serán los cuatro nuevos magistrados del Tribunal Superior de Justicia; una negociación en donde buscan alcanzar las dos terceras partes, es decir, 28 votos.

Se trata de las bancadas del PAN, PRI, PT y PES, quienes estarían apoyando las candidaturas del panista Arturo Salinas y de Hugo Alejandro Campos Cantú, ligado al partido tricolor y al exgobernador Rodrigo Medina.

Asimismo, el bloque neoleonés le dará un espaldarazo a Alan Pabel Obando Salas y Juan José Támez Galarza, respaldados también por el fiscal Gustavo Adolfo Guerrero y del presidente del Poder Judicial, Francisco Mendoza.

Por su parte, los coordinadores Francisco Cienfuegos y Carlos de la Fuentes, líderes de las bancadas del PRI y PAN, respectivamente, perfilan negociar el voto de Tabita Ortiz, perteneciente al Partido Encuentro Social (PES) y los cuatro del Partido del Trabajo (PT), a cargo de Asael Sepúlveda.

Los legisladores de estas cuatro bancadas sumarían los 28 votos necesarios en el Congreso.

Cabe destacar que la presencia del nuevo bloque quedó evidenciada el pasado 30 de abril, cuando la diputada de Morena, Claudia Tapia, sometió a votación un exhorto dirigido hacia el Poder Judicial, por no incluir una paridad de género en la terna final de magistrados

Luego de esta acción, la mayoría de los representantes del PRI, PAN, PT y PES abandonaron el recinto legislativo, acción orquestada por el coordinador priista, Francisco Cienfuegos, con la finalidad de que no hubiera quórum en la votación.

“Ya que no hay quórum presidente, mande llamar a los diputados que están en salas para que vengan al pleno a votación”, solicitó Tapia. Petición que no se concretó y, por lo tanto, no se voto el exhorto de la morenista.

La votación final sobre el destino de los magistrados podría concretase en el pleno del Congreso local el lunes 13 de mayo, con una ronda de entrevistas previas a los aspirantes a llevarse a cabo la próxima semana.

Sin consideración de género

En tanto, la diputada de Movimiento Ciudadano, Mariela Saldívar, condenó que en la terna final para ocupar el cargo de magistrado del Tribunal Superior de Justicia no se tenga la participación de la mujer, y la calificó como “retrógrada y discriminatoria”.

Esto luego de que el Poder Judicial de Nuevo León definió a 12 perfiles, todos hombres, de un total de 88 aspirantes. Dejando fuera la representación femenina, la cual se concentraba en un total de 26 opciones.

“Definitivamente esta es una práctica discriminatoria, es una práctica incongruente. Si nosotros nos pasamos la mitad del tiempo promoviendo la paridad de género, ¿por qué no privilegiar esa congruencia?

“Exhortamos al Poder Judicial a que no sea retrograda, que promueva estos perfiles que llevan tanto tiempo y que son reconocidos por la comunidad”, dijo la legisladora, quien se sumó a la petición de revocación de las ternas de la diputada de Morena, Claudia Tapia

Saldívar Villalobos cuestionó la candidatura de Arturo Salinas, quien tienen nula experiencia en temas judiciales, pues aseguró que hay mujeres con más tablas en esta área.

Sin opciones

La bancada de Morena se quedó sin candidato para ocupar el cargo de magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Nuevo León, luego de que el Consejo de la Judicatura del Poder Judicial desechó la candidatura de Minerva Martínez, expresidenta de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Martínez, allegada a Olga Sánchez Cordero, titular de la Secretaría de Gobernación, fue eliminada de la última etapa de selección, en donde los criterios del Consejo de la Judicatura estuvieron en medio de la polémica.

Minerva habría librado el recorte de 88 aspirantes a 40, pero en el último ajuste de candidatos quedó fuera de los 12 establecidos.

Este proceso de selección de los cuatros nuevos magistrados despertó la indignación del coordinador de la bancada de Movimiento Ciudadano, Luis Donaldo Colosio Riojas, quien lo calificó como “amañado y fuera de ley”.