Donald Trump demostró que está dispuesto a todo para retener la Presidencia de Estados Unidos. Una turba de seguidores del mandatario republicano tomó de manera violenta el Capitolio en la capital Washington, epicentro político de la unión americana, en una jornada considerada histórica por la repercusión de estos hechos de violencia política.

La última vez que hubo una incursión violenta en el Capitolio data de 1814, es decir, hace más de 200 años, cuando se desarrollaba una guerra con Inglaterra.

Las tropas de Reino Unido entraron en la ciudad en un episodio conocido en los anales de la historia como “La quema de Washington”.


La renovación del poder se efectuará el 20 de enero, por lo que a EEUU le esperan 13 días de fuerte tensión política ante el comportamiento de Donald Trump, quien insiste que en las elecciones existió fraude

Tras la incursión de los grupos radicales el día de ayer, se reportó la muerte de cuatro personas al interior de la sede legislativa. La ley en Estados Unidos impide el uso de armas a los civiles al interior y en los alrededores del Capitolio.

En los jardines e incluso en las oficinas de diversos funcionarios los seguidores del presidente Donald Trump fueron captados con portación de armas y banderas confederadas, consideradas como un símbolo del racismo en ese país.

En la oficina de Nancy Pelosi, un manifestante ingresó y subió los pies en el escritorio de la legisladora en una imagen que instantes después le dio la vuelta al mundo a través del Internet. En la oficina apareció un mensaje “We will not back down” (Nosotros no cederemos).

En la irrupción al Capitolio, algunos de los legisladores fueron conminados a utilizar máscaras antigás y a protegerse debajo de sus escaños ante el arribo de los simpatizantes de Donald Trump que ingresaron de manera violenta al recinto. Los fotógrafos captaron escenas como la de un manifestante que tomó el estrado y caminó con él por los pasillos de la Cámara.

La jornada fue considerada como una insurrección del mandatario Donald Trump ante su inconformidad por los resultados electorales que le desfavorecen.

Ante esta realidad, la alcaldesa de Washington, Muriel Bowser, decretó un toque de queda a partir de las 18:00 horas. En tanto, a las 20:00 horas, los legisladores reanudaron la sesión en la que se discutía la certificación de la victoria de Joe Biden.

Por su parte, el presidente electo, Joe Biden, mencionó que el trabajo de los próximos años para Estados Unidos debe ser el restablecimiento de la democracia, la decencia del honor, del respeto, del régimen de derecho y la renovación de la política.

“Sigo siendo optimista de las increíbles oportunidades. No hay nada que no podamos lograr si estamos unidos, esta horrible escena que vivimos hoy está juntando a todos los republicanos, demócratas e independientes de la nación y debemos mejorar; no hay nada que no podamos hacer juntos”.

Dijo además que las escenas de los manifestantes en el Capitolio no reflejan lo que es Estados Unidos, ya que se trató de un “pequeño grupo de extremistas”.

El expresidente Barack Obama cuestionó en un mensaje en su cuenta de Twitter la irrupción supremacista y mencionó que es inminente que el 20 de enero la unión americana tenga como presidente al demócrata Joe Biden.


La historia recordará por siempre la violencia ocurrida el día de hoy en el Capitolio por un presidente en funciones que ha estado mintiendo sin base alguna sobre los resultados de una elección legal. Este es un momento de profunda vergüenza para nuestra nación, pero nos estaríamos engañando si actuáramos como si fuera una sorpresa

Barack Obama

Expresidente de Estados Unidos

“Por dos meses su partido político y los medios que simpatizan con él se han negado a decir la verdad de forma explícita: ésta no fue una elección cerrada y el presidente electo Joe Biden asumirá el cargo el 20 de enero. Su narrativa de fantasía ha causado este clima de resentimiento y ahora vemos las consecuencias”, acusó Obama.

El presidente Donald Trump publicó que el vicepresidente Mike Pence no tuvo el coraje para proteger a la nación luego de que dijo que no evitaría la certificación que le da la victoria electoral a Joe Biden.

“Somos el Partido de la ley y el orden: respetemos la ley y a nuestros grandes hombres y mujeres de azul”, escribió el mandatario en un tuit en el que llamó a sus seguidores a no actuar con violencia.

Suspenden cuentas de Trump

Tanto la red social Twitter como Facebook suspendieron por 12 y 24 horas, respectivamente, la cuenta de Trump debido a que sus publicaciones fueron violatorias de sus normas y a que posiblemente instaban a la violencia.

“Como resultado de la actual situación de violencia en Washington DC hemos procedido a la eliminación de tres tuits de @realDonaldTrump que fueron publicados hoy por repetidas y severas violaciones de nuestra política de integridad cívica”, refirió la red social Twitter en un comunicado.

En tanto, la Organización de los Estados Americanos (OEA) consideró la irrupción como un atentado contra las instituciones.

Exhortó a recuperar la necesaria racionalidad y a cerrar el proceso electoral conforme a la Constitución de ese país de acuerdo con los procedimientos institucionales correspondientes.

“La Secretaría General de la OEA condena y repudia el atentado contra las instituciones que se está perpetrando el día de hoy (ayer) en Estados Unidos por manifestantes que desconocen los recientes resultados electorales. La democracia tiene su pilar fundamental en la independencia de los Poderes del Estado, los cuales deben actuar completamente libres de presión”, expuso la Organización.

A Estados Unidos le esperan 13 días de fuerte tensión política ante el comportamiento del presidente Donald Trump, quien insiste —sin ofrecer pruebas contundentes— que en las elecciones pasadas cuyo resultado no le fue favorable, existió fraude electoral. La renovación del poder se efectuará —incluso sin que exista una ceremonia— al mediodía del 20 de enero.

Continúa leyendo: 

La fragilidad de las instituciones de Estados Unidos