En el Campo Militar número 1 donde se formó la “brigada blanca”, torturaron y asesinaron a opositores, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) instruyó a la Secretaría de la Defensa Nacional a la apertura de instalaciones y archivos para conocer la verdad sobre la “Guerra Sucia”.

Ante gritos de “¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, el también Comandante Supremo de las Fuerzas Armadas agradeció al general Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional, su lealtad al cumplir con abrir las puertas del Campo Militar y de los archivos “el que no ocultemos nada, absolutamente, cero impunidad y que podamos entre todos aclarar esta situación”.

Dijo que hará un llamado respetuoso a la Fiscalía General de la República (FGR) para que participe en la Comisión de la Verdad y Esclarecimiento Histórico por Hechos Ocurridos entre 1965 y 1990.

Ante familiares de luchadores sociales y desaparecidos, confío en que en poco tiempo se tenga un relato de lo que sucedió en la Guerra Sucia, así como las recomendaciones y acciones para reconocer la memoria de los que perdieron la vida.

López Obrador afirmó que este acto lleno de significados, dolor y esperanza es la muestra de reconciliación nacional, de una nueva etapa para conocer “la historia negra de sufrimiento, de represión” y que los familiares de las víctimas tengan justicia.

AMLO dijo que no se debe olvidar que la responsabilidad principal en hechos como la matanza de 1968 recae en las autoridades civiles “que han manchado la historia de contribución al desarrollo de México de las Fuerzas Armadas”.

Luis Cresencio Sandoval González, secretario de la Defensa Nacional, refrendó el compromiso con el pueblo de México de contribuir a la búsqueda de la verdad.

Aclaró que la participación de militares para la represión a movimiento sociales fue atendiendo órdenes de autoridades civiles.

Detalló que se han entregado al Archivo General de la Nación mil 653 legajos relacionados con los movimientos sociales y políticos del pasado; y a la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia en el caso Ayotzinapa 18 mil 845 fojas de evidencia documental.

Provocó gritos y muestras de rechazo que señalara que “el propio mandatario autorizó inscribir los nombres de militares fallecidos con motivo de los hechos del pasado en el Monumento a los Caídos de las Fuerzas Armadas, que se ubica en la Plaza del Servicio a la Patria, como un tributo y un sentido homenaje a los soldados que cumplieron con su deber aún a costa de su vida”.

Alejandro Encinas Rodríguez, subsecretario de Derechos Humanos, Población y Migración de la Secretaría de Gobernación, dijo que se acordó con la Sedena un programa de trabajo para realizar acciones de reconocimiento, búsqueda e investigaciones en los lugares e instalaciones militares donde posiblemente se hubieran cometido violaciones graves a los derechos humanos, acompañados de sobrevivientes.

Lee también: AMLO instala Comisión de la Verdad para víctimas de la “guerra sucia” de 1965 a 1990

Acceder a instalaciones y consultar repositorios, archivos y documentos; realizar entrevistas y recibir testimonios de personal militar en activo y retiro que cuente con información sobre los hechos y testimonios de personas víctimas de violaciones a derechos humanos en las instalaciones militares

“Requerimos que la Fiscalía General de la República acompañe este esfuerzo y reactive las 245 carpetas de investigación sobre la Guerra Sucia que hoy duermen el sueño de los justos, asumiendo que la principal reparación a las víctimas es que haya justicia en el país”, recalcó.

Subrayó que “buscamos la verdad como un acto de memoria y de justicia que permita la reconciliación y que nunca más se vuelva a repetir este capítulo oprobio de nuestra historia.”

Micaela Cabañas Ayala, hija del luchador social guerrerense y guerrillero Lucio Cabañas Barrientos, dijo que su madre María Isabel Anaya Nava, de 14 años, fue violada y torturada en el campo militar y a ella, con apenas dos meses, le ponen un arma en la cabeza. “En algún lugar de este edificio yo aprendí a caminar”, contó

“Queremos accesar a la justicia, queremos que nuestros familiares regresen. Yo quiero justicia por el asesinato de mi padre y de mi madre, yo quiero acceder a esa justicia, yo confío (…) No puedo dejar de decir que Lucio vive en los corazones de toda la gente”, afirmó.

Alicia de los Ríos Merino, hija de Alicia de los Ríos Merino quien fue detenida en 1978 y desaparecida por militares, llamó a sumar a la FGR y “con el debido respeto, general Sandoval González, le solicitamos convoque a los elementos retirados para colaborar en este proceso”.

Durante el acto de apertura de archivos e instalaciones, fueron constantes las protestas de los familiares de desaparecidos y la exhibición de mantas exigiendo justicia.

También asistieron Alfredo del Mazo Maza, gobernador del Estado de México; Claudia Sheinbaum Pardo, jefa de Gobierno de la Ciudad de México; Rosario Piedra Ibarra, titular de la CNDH; y el general brigadier diplomado de Estado Mayor, Ángel Primitivo Flores González, director general de Derechos Humanos.