Alistan inicio de operaciones del AIFA en torre de control

El centro neurálgico del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, la torre de control, se encuentra lista para iniciar operaciones comerciales el próximo 21 de marzo

Comparte esta nota

Con una inversión superior a los 600 millones de pesos y tecnología de punta, la torre de control del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) en Tecámac, Estado de México, está lista para iniciar operaciones comerciales el próximo 21 de marzo, día de la inauguración oficial de la nueva terminal aérea.

Considerada la parte más importante y centro neurálgico de las operaciones aéreas de despegues y aterrizajes, la torre de control del AIFA, cuenta con 14 posiciones de control aéreo, tres supervisores y 16 controladores de vuelo.

Desde este punto, otorgará la información de vuelo de aeródromo, información terminal, radio ayudas a la navegación, telecomunicaciones aeronáuticas, emisión de informes y pronósticos meteorológicos.

En poco más de un mes será la inauguración oficial para vuelos comerciales del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles; los vuelos militares iniciaron el pasado 1 de enero

Ángel Vidal Castro, supervisor de la torre de control del AIFA, perteneciente a Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (SENEAM) de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes confirmó que desde el pasado 1 de enero iniciaron operaciones con vuelos militares y este confirmó que el día de la Inauguración se recibirá el primer vuelo comercial y aseguró que se podrán realizar operaciones simultáneas con los Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y el Internacional de Toluca sin afectaciones.

“Ya está probado en simuladores y conviven muy bien los tres aeropuertos, y es seguro el espacio aéreo, no hay ningún problema con eso”.

El supervisor aéreo, señaló que el sistema aeroportuario metropolitano estará conformado por cinco aeropuertos: el de Puebla, el de Cuernavaca, el de Toluca, el AICM y el AIFA.

Las características del nuevo aeropuerto

El AIFA cuenta con tres pistas, una exclusiva para operaciones militares, la cual tiene una longitud de 3 mil 500 metros, y dos pistas más para operaciones comerciales, mismas que tienen una separación entre ellas de mil 650 metros, lo que permite operaciones de aterrizaje y despegue de manera independiente.

“Las pistas del AICM tienen una separación de 315 metros y realizan operaciones simultáneas pero segregadas, es decir, ahí despegamos y aterrizamos, aquí, podemos aterrizar y despegar al mismo tiempo, ya que los ejes de pista cuentan con una separación superior a mil 650 metros, la OACI recomienda 760 metros, tenemos más del doble”, dice Vidal Castro.

Aunque a la fecha “no se tiene conocimiento” de todas las aerolíneas comerciales y de carga que operarán en el AIFA, el representante de la SENEAM, aseguró que cualquier aerolínea podrá aterrizar y despegar en este moderno aeropuerto.

“Cualquier línea aérea podrá volar aquí. La capacidad del aeropuerto así está diseñada, las pistas miden 45 metros de ancho por 4 mil 500 metros de largo y soportan hasta el Airbus-380, entonces, podemos recibir cualquier tipo de aeronave en este aeropuerto, cualquier aerolínea es bienvenida”.

AIFA garantiza viajes sin dificultades

El supervisor Ángel Vidal Castro, con 12 años de experiencia como controlador aéreo, destacó que ya se cuenta con las certificaciones necesarias para la operación del AIFA y enfatizó que “no hay dificultades” geográficas en la zona, lo que permite sin problemas las operaciones aéreas.

Previsiones señalan que el AIFA, en su primera etapa de operaciones, dará servicio anual a 19 millones 500 mil pasajeros.

“El espacio aéreo en el Valle de México fue rediseñado, está verificado, y están verificados los procedimientos y conviven los cinco aeropuertos” señala Vidal.

La infraestructura que construyó el cuerpo de ingenieros del Ejército mexicano, es reconocida por los operadores civiles de la torre de control.

“Sedena ha hecho un gran trabajo, ningún aeropuerto de la República tiene esta infraestructura”, explica.

La construcción de la torre de control inició en octubre del 2019 y a la fecha está terminada. Fue entregada al SENEAM el pasado 1 de enero.

El responsable de la obra confirmó que el 90 por ciento del acero empleado fue traído del cancelado Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM) ubicado en el municipio de Texcoco, Estado de México.

“Todo el acero utilizado es acero virgen del aeropuerto de Texcoco, fue recuperado de allá”, agrega.

La torre de control del AIFA, tiene 89.2 metros de altura y está ubicada en el centro de las pistas.

El diseño de la torre de control tiene la figura de un “macuahuitl” que era un arma semejante a una espada hecha de madera con filos de obsidiana a cada lado.

Así mismo la Base de la Torre de Control, vista desde el aire, incluyendo los edificios administrativos asemeja un “Chimali”, que es un escudo defensivo usado por las fuerzas militares de Mesoamérica.

El sistema aeroportuario metropolitano estará conformado por los aeropuertos de Puebla, el de Cuernavaca, el de Toluca, el AICM y el AIFA

Los últimos detalles

A prácticamente 40 días de la inauguración del Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles, la construcción general lleva un avance del 88.84 por ciento según datos proporcionados por la Secretaría de la Defensa Nacional. Actualmente se instalan las bases, los sistemas y las luminarias de las pistas norte y sur (pistas comerciales), así mismo se realizan los trabajos de pintura y calles de rodaje.

El edificio terminal está prácticamente concluido, tiene una superficie de 230 metros cuadrados dividida en tres niveles, 18 módulos y contará con 25 mil metros cuadrados para locales comerciales.

Lo concerniente a las salas de espera de la terminal aérea, así como la sala de reclamo de equipaje se encuentra en la fase de instalación y adecuación de mostradores, equipos electrónicos y pantallas.

También puedes leer: ¿Listos para despegar? AIFA prepara su primer vuelo

Salir de la versión móvil