Las alcaldías de la Ciudad de México han manchado la organización del Presupuesto Participativo de este año.

Vecinos de Coyoacán, Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc denuncian que los gobiernos locales han manipulado a su favor la designación de proyectos del Presupuesto Participativo 2022.

Tal es el caso de la colonia El Rosedal, en la alcaldía Coyoacán, donde habitantes han buscado proponer un proyecto de presupuesto ciudadano para remodelar un parque.

Sin embargo, la alcaldía que encabeza Giovani Gutiérrez (que tiene la facultad de aprobar proyectos a concursar) lo ha rechazado pese a la insistencia vecinal.

El Presupuesto Participativo es el recurso que tiene la ciudadanía para ejercer en proyectos para su comunidad.

Vecinos de El Rosedal, en Coyoacán, propusieron un proyecto de rehabilitación de un parque que fue desechado por funcionarios de la alcaldía que desconocían el tema

Gobierno por encima de vecinos

En enero de 2022, vecinos de la colonia El Rosedal en Coyoacán elaboraron el proyecto “1a. Etapa de Recuperación del Espacio Público en Jardín de las Rosas y Adecuación del Espacio Público a la NOM- 001- SEDATU-22-02-2022”.

Dicho proyecto estuvo asesorado por Roberto Remes, especialista en espacio público y entonces director general de Innovación, Planeación, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano de Coyoacán.

El documento plantea recuperar el Jardín de las Rosas, localizado en El Rosedal, y se proponía quitar el enrejado que se colocó en años anteriores, así como establecer senderos peatonales y proteger a la vegetación del jardín de acuerdo con la NOM- 001- SEDATU-22-02-2022 para el diseño de espacios públicos, relata Javier Alfonso Cordero Blanco, colono que encabezó el esfuerzo.

Pero el 30 de marzo de 2022, durante el proceso de dictaminación de factibilidad por parte de un comité conformado por autoridades de la alcaldía, el proyecto fue rechazado sin argumentos técnicos.

De acuerdo con Cordero Blanco, la alcaldía mencionó que durante la presentación del proyecto habría un especialista para dictaminar, pero eso fue falso.

“Nosotros esperábamos que fuera el maestro Roberto Remes el especialista; sin embargo, quien estuvo fue Héctor Miguel Canseco Rodríguez, jefe de la unidad departamental de Equipamiento y Mejoramiento de la Imagen Urbana de Coyoacán, y fue por su opinión que se desechó el proyecto. Para esa fecha nos enteramos de que Remes ya había dejado su cargo”, dice.

Según Cordero Blanco, el funcionario no aprobó el proyecto a pesar de que aceptó no tener conocimiento en el tema y de que contó con el asesoramiento de Roberto Remes.

El 11 de abril hubo una nueva sesión del comité para revalorar el proyecto pero otra vez fue rechazado, dice el habitante de El Rosedal.

El grupo de vecinos que quieren llevar a cabo la rehabilitación del Jardín de las Rosas considera que la alcaldía actuó de manera arbitraria porque rechazó el proyecto sin argumentos técnicos y a pesar de que un especialista que trabajaba en la administración de Gutiérrez colaboró en él, dice Cordero Blanco.

Además, denuncia, la alcaldía rechazó el proyecto porque quienes los propusieron no son parte de la Comisión de Participación Comunitaria (COPACO) de la colonia que es afín al gobierno de Gutiérrez.

Presupuesto Participativo a juicio

Ante esta situación, el 16 de abril de 2022, Cordero Blanco tramitó un recurso de impugnación en el Tribunal Electoral de la Ciudad de México (TECDMX) por la “indebida motivación y fundamentación en sentido negativo del proyecto 1a. Etapa de Recuperación del Espacio Público en Jardín de las Rosas y Adecuación del Espacio Público a la NOM- 001- SEDATU-22-02-2022”.

Según el recurso legal, que fue admitido por el TECDMX, se pretende que el tribunal revoque la decisión de la alcaldía y considere como viable el proyecto para que sea votado el próximo 1 de mayo en la jornada de consulta del Presupuesto Participativo 2022.

“El dictamen impugnado acusa una indebida fundamentación y motivación, contraviniendo lo establecido en el artículo 16 Constitucional, así como en los 3 últimos párrafos del artículo 126 de la Ley de Participación Ciudadana, precepto este último que prevé una serie de reglas, a las cuales debe ajustarse el actuar de los Órganos Dictaminadores encargados de evaluar los proyectos de presupuesto participativo y dictaminar sobre la procedencia o no de los mismos para someterlos a consulta de la ciudadanía”, contiene el documento.

Cordero Blanco espera que el TECDMX falle a su favor y que el proyecto se pueda votar el próximo 1 de mayo.

Situación generalizada

El pasado martes 19 de abril, integrantes de las Juntas de Representación y las Coordinadoras de Participación Comunitaria en las demarcaciones Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo, Benito Juárez y Álvaro Obregón emitieron un comunicado en el que acusaron que las alcaldías intervinieron y manipularon la designación de proyectos del Presupuesto Participativo de 2022.

Entre las irregularidades destacaron que la dictaminación de viabilidad de proyectos fue parcial.

“Proyectos innovadores fueron declarados inviables a pesar de ser bien documentados, como los casos en los que la misma Universidad Nacional Autónoma de México intervino en su diseño”
Integrantes de las Juntas de Representación y las Coordinadoras de Participación Comunitaria

En contraste, según las acusaciones, los proyectos de bacheo, poda, luminarias, balizamientos y banquetas, impulsados por funcionarios de la alcaldía, fueron aprobados.

“Las dictaminaciones fueron irregulares pues debía votarse en favor o en contra en la presentación de cada proyecto. Lo que mostraron las sesiones fue que hubo integrantes del órgano que se abstenían, contándose esto como voto”, señalaron los quejosos.

Por dichas irregularidades, pidieron a las alcaldías que sean cancelados los proyectos aprobados cuyo presupuesto deba ser ejercido con los recursos etiquetados; se revise la decisión de no dar el visto bueno a proyectos de continuidad mediante una nueva votación; y que se prohíba, en el futuro, a funcionarios de la alcaldía el impulsar proyectos.

También puedes leer: Presupuesto Participativo de CDMX, ejercicio en riesgo