La pérdida progresiva de la capa de hielo del Ártico en las últimas décadas a causa del cambio climático hace de la última edición del Atlas Mundial de National Geographic (NatGeo), publicada en 2010, un retrato impreciso.

 De acuerdo a la NASA, el hielo marino ha mostrado una tendencia a la baja desde fines de los 70. La reducción es de 12 por ciento por década. 

Y a partir de 2007, la situación ha empeorado.

En 2012, la agencia espacial estadounidense reveló que 97 por ciento de la capa de hielo de Groenlandia se derritió durante un periodo no mayor a los cinco días, cuatro veces más que el promedio que se registra en verano. 

Así, cuando el próximo 30 de septiembre NatGeo lance su décima edición del Atlas Mundial, se observará lo que Juan José Valdés, geógrafo y director del área de investigación de cartografía de la Sociedad de National Geographic llama “el cambio visible más grande aparte de la desintegración de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)”, reportó NatGeo.

Se trata de la reducida cubierta de “hielo plurianual”, que “comúnmente se define como el hielo que ha sobrevivido (sin derretirse) durante dos veranos”, agregó la publicación de National Geographic.

En ediciones previas, este “hielo antiguo”, descrito por el sitio Web de Quartz como “un muro de contención vital contra del derretimiento más rápido y los crecientes niveles del mar que derivarían”, se muestra en el mapa como una gran masa blanca.

En esta ocasión, la representación gráfica este hielo plurianual se muestra como una masa blanca que cubre una área mucho más pequeña. El mapa también representará, como una línea, la extensión máxima de mar helado, es decir, el hielo que se derrite y vuelve a congelarse de acuerdo a las estaciones.