En esta ocasión hablaremos de una cinta de Kyle Rankin, un cineasta que ha venido de menos a más pero a quien no le fue nada bien en el Festival de Venecia del año pasado.

Su más reciente propuesta, ‘Corre, escóndete, pelea’, fue considerada una película superficial que en lugar de llamar a la reflexión nos deja un cúmulo de drama y acción.

Pero, ¿qué hay de cierto en ello?

¿DE QUÉ SE TRATA?:

La cinta tiene como protagonista a Zoe (interpretada magistralmente por Isabel May), quien acaba de perder a su madre y no parece llevarlo nada bien.

Cuando Zoe llega a la escuela, el día es un completo caos ya que se espera que los de último año lleven a cabo bromas por el fin de semestre.

Sin embargo, todo cambia cuando cuatro chicos entran armados hasta los dientes y tras la captura y asesinato de algunos rehenes empiezan un tiroteo escolar.

LO MALO: AGUJEROS DE GUION

Quiero comenzar por abordar los puntos malos, los cuales en mi opinión no son tan malos.

El primero es un error del que casi ninguna película, y todavía más en el género del terror. Si bien esta película se enfoca más en el suspenso, hay ligeros toques del cine de terror (Música, atmósfera, narrativa).

Se trata del guion, el cual constantemente nos está dejando varias interrogantes conforme la trama avanza. La misma historia nos deja varios cabos sueltos que siembran confusión en varias partes del largometraje.

La segunda cosa que no me gustó fue que el final se siente de sobra, como una exageración de todo el drama que la película ya contiene en su historia.

Pienso que si hubiese sido otro final, quizá el impacto habría sido otro.

LO BUENO: RITMO E HISTORIA

El cineasta Kyle Rankin puso en práctica sus dotes de guionista porque desde el inicio del largometraje nos encontramos ante la esencia de la historia: Una chica que vive el duelo por la muerte de su madre y cómo ello permea de manera directa en sus relaciones. Desde su tensa comunicación con su padre hasta su querida amistad con su amigo Lewis.

En ese sentido, la protagonista tiene un desarrollo de personaje limpio. Se puede notar su estrés e insatisfacción, así como su depresión producida por el duelo que vive.

Pero lo mejor de ‘Corre, escóndete, pelea’ es su ritmo trepidante. Me parece que son sólo uno o dos momentos en los que la película pierde un poco su velocidad.

Sin embargo, en todo momento mantiene un ritmo de acción y suspenso, el cual está basado principalmente en varias ideas ingeniosas acerca del tiroteo que se produce en la escuela.

Por ejemplo, Kyle Rankin se propone colocarnos en el papel de los estudiantes al elaborar varias secuencias en las que nos sentimos atrapados por los atacantes.

En cuanto a los atacantes, el cineasta muestra su perfil psicológico a través de sus acciones y algunos diálogos que nos dejan ver las secuelas del bullying.

Si bien se podría caer en prejuicios, la intención del director nunca es reflexionar y llevarnos a un discurso sobre el uso de las armas. Para eso ya hay otras cintas como la estupenda Elephant, del cineasta Gus Van Sant.

En Corre, escóndete, pelea hallamos más bien un thilller con un toque de drama y romanticismo, que nos recuerdan que estamos viendo una película y no una recreación de algún suceso.

Finalmente, he de decir que esta cinta es de mis películas favoritas de este 2021.

RECOMENDACIÓN: 4.5 ESTRELLAS DE 5

Puedes leer: Noche de fuego: ¿una aburrida película mexicana sobre la violencia de género?