De asesinos seriales que se dedican al cuidado de belleza hay muy poco o casi nada. Si echamos un vistazo a asesinos seriales que tengan que ver con el cabello, la cifra pudiera aumentar por las filias relacionadas a esta parte del cuerpo. Por eso es que la cineasta Jill Gevargizian estrena su película The Stylist.

Y es que, por ejemplo, Bernabé Cabard, un barbero de apariencia sobria y recatada, era un asesino serial que tenía un pequeño local en París donde a diario recibía a una decena de clientes quienes lo visitaban para rasurarse y cortarse el cabello.

Sin embargo, Cabard, junto con su compañero de calle Pierre Miquelón, quien era un panadero que vendía los mejores pasteles de carne de la zona, era un asesino.

La sanguinaria historia de este personaje ha inspirado varias películas y obras de teatro. Justo esa mediatización ha provocado que la figura del asesino se rodee de mitos fuera de la realidad. De hecho, no hay una sola versión sobre esta historia: unos dicen que se trata de un joven inglés de la época victoriana, otras, incluso, que era español.

Lo cierto es que quienes conocieron de primera mano este caso, lo mantuvieron en la memoria, transformándolo, hasta que pasó por la literatura, las puestas en escena y, finalmente, las adaptaciones fílmicas, como Sweeney Todd: The Demon Barber of Fleet Street de Tim Burton.

The Stylist

En entrevista con Reporte Índigo, la cineasta Jill Gevargizian comparte que se percató que no existía ninguna estilista que al mismo tiempo fuese asesina serial. Ella, como una estilista también, deseó escribir una historia que abordara esta situación y como una manera de refrendar su pasión por el horror así como de guardar cierta metáfora.

Por esta razón es que la nueva película de terror The Stylist viene a convertirse en la primera cinta sobre una estilista que es una asesina serial.

La película nos presenta a Claire, quien trabaja como estilista. Todos los días recibe clientes que, mientras ella les peina, le cuentan historias interesantes.  El trabajo que hace es tedioso y solitario, y nadie parece darse cuenta de que ella también tiene sentimientos.

Uno de sus clientes frecuentes que atiende es Olivia, quien un día le pide que le haga un corte de pelo para una boda. Sin embargo, mientras Claire trabaja como estilista otra parte de su vida mata a un cliente tras otro, imitando sus estilos de vida y usando sus pertenencias, voces e incluso su cabello para decorar su sótano.

“La metáfora en Claire es su adicción a las matanzas y asesinatos, se trata de un intento de llenar un hueco dentro de ella que al final nos damos cuenta que no funciona. Muchos nos podemos identificar con ello de tratar llenar algo dentro de nosotros con algo externo”, expresó Gevargizian.

Hay que destacar que la cinta está basada en el cortometraje de la misma directora, de 2016. De hecho, el proyecto comenzó cuando la directora Jill Gevargizian (quien es una estilista en la vida real), lanzó su corto de 15 minutos en más de 100 festivales y fue ganadora  en 20 ocasiones. Este cortometraje fue subido por su directora a su cuenta oficial de YouTube y recibió un gran apoyo.

Luego del éxito contundente decidieron  expandir más la historia de Claire, en donde lanzaron una campaña de Kickstarter, la cual sobrepasó su meta.

The Stylist, fresca y original

The Stylist es una película que se destaca, en principio, por presentarse como una propuesta de terror elegante. Y no hablo sólo desde la técnica que es limpia, sino que la historia es redonda desde el comienzo hasta el final.

Aunque el personaje de Claire no es presentado por completo, lo cierto es que la directora comentó que esto lo hizo a propósito tanto para guardar el misterio en la trama como para dejar lugar a que el espectador construyera el origen y la dirección de la protagonista.

En ese sentido, The Stylist se comporta como una cinta moderna que bien se acomoda en aquellas iniciativas de terror que guardan metáforas utilizando el horror como esa máscara que esconde algo más morboso y perturbador en el fondo.

En mi opinión se consolida como una película de terror original pues se siente fresca al no colgarse de clichés ni asemejarse a otras cintas del género. Si bien se vale de las clásicas estéticas del horror, se vuelve original por la historia.

La propuesta no es repetida, es original y fresca y de hecho la directora me comentó que ella había hecho esto basado en que no había una asesina estilista por lo que decidió llevar a cabo esta historia.

En cuanto a la protagonista, Claire, es un personaje misterioso y magnético que combina su encanto con la perturbación. Pero, no hay mucha claridad en cuanto a su personalidad ni tiene ninguna explicación en cuanto a sus motivaciones u origen.

Lo anterior puede ser positivo o negativo porque por un lado no hay muchas explicaciones pero eso también abre el espacio para las metáforas.

La técnica se desenvuelve en tantos ámbitos y uno de los más notorios son los colores, que expresan las emociones y las circunstancias.

“Al tratarse la historia sobre una estilista tenía que tener un estilo elegante y cada detalle fue planeado de tal manera que hay una razón en cada plano y cada elemento visual de la cinta”, dijo Jill Gevargizian.

Por otro lado, la película es muy verosímil y aunque no se concentra en ello nos combina con la realidad. También hay ciertos parecidos con la intimidad y pareciera una cinta existencialista

Las matanzas son buenas y aunque es una cinta independiente, hay mucha sangre, mientras que las matanzas no son el enfoque principal pero la trama las hace importante

The Stylist llega a CINDIE a través de www.vidaondemand.com y la app Vida On Demand, a partir del 28 de febrero. Estará disponible en renta y venta.

También puedes leer: Crítica Moonfall: una película que es más de lo mismo de Roland Emmerich