¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
doPlay

TodosSomosJorgeyJavier

Tec: tragedia impune

Hidalgo Neira

El documental “Hasta los dientes” retoma uno de los capítulos más oscuros de la Guerra del Narco: el asesinato de dos estudiantes del Tec de Monterrey en 2010, que fueron confundidos por sicarios durante un enfrentamiento entre militares y narcotraficantes. El director del filme, Alberto Arnaut, habló con Reporte Indigo sobre su trabajo estrenado en Oaxaca en la Gira de Ambulante


Mar 16, 2018

La oleada de inseguridad que azotó a México en la presidencia de Felipe Calderón, será recordada por los enfrentamientos que hubo entre el ejército y sicarios en distintas partes del país, donde lamentablemente hubo víctimas inocentes, a veces por estar en el lugar y la hora equivocada, pero también a veces por el abuso de los elementos.

Monterrey, Nuevo León no fue la excepción y en 2010 la ciudad vivía en un constante pánico por salir a las calles. Ya no era seguro salir de fiesta por las noches, en cualquier momento un convoy armado del crimen organizado podía acribillar contra cualquier fuerza judicial, sin importarle los daños colaterales.

Así fue como la noche del 19 de marzo Jorge Antonio Mercado Alonso y Javier Francisco Arredondo Verdugo, dos estudiantes del Tecnológico de Monterrey fueron testigos que no vivieron para contar lo ocurrido en las inmediaciones de las avenidas Eugenio Garza Sada y Luis Elizondo.

Primero se dio a conocer que dos sicarios estaban armados hasta los dientes y murieron al exterior del Tec, el ejército se encargó de tomar la zona y hacer su tarea correspondiente, pero la verdad fue saliendo conforme pasaron los días, no eran narcotraficantes las personas caídas, eran los alumnos de excelencia académica los que habían sido asesinados.

Bajo esta premisa e incertidumbre es que Alberto Arnaut realizó el documental “Hasta los dientes”, donde recopila los testimonios de los familiares que siguen buscando sin conseguirlo que la Secretaría de Defensa Nacional se haga responsable de lo ocurrido, además de que retrata la indignación social de quienes vivieron el terror de pertenecer a una institución académica que prefirió hacerse de la vista gorda ante lo sucedido.

“Yo no estoy tan de acuerdo de que Jorge y Javier hayan estado en el lugar equivocado, yo creo que estaban donde debían estar que es en su escuela estudiando, quien creo que estaba en el lugar equivocado es el ejército”

- Alberto Arnaut,

director de “Hasta los dientes”.

“Yo creo que la institución fue justamente eso, fue ciega, sorda y muda, intentó volver a la normalidad lo antes posible (…) el asesinato de Jorge y Javier es responsabilidad del ejército y si me apuras, responsabilidad de quien decidió poner al ejército ahí”, señala Alberto Arnaut en entrevista para Reporte Indigo.

El documental es la opera prima de Arnaut, su inquietud por hacerlo fue por que él conocía a Javier Francisco desde su infancia en Todos Santos, Baja California Sur y dedicó su vida a realizar la película a partir del deceso del estudiante.

“Hasta los dientes” tuvo su estreno oficial en la gira de documentales Ambulante. El lunes se proyectará en Monterrey en la Cineteca y en mayo estará aterrizando en la Ciudad de México como parte de este circuito de documentales.

El video incómodo

Lo que sobresale inmediatamente al ver el filme de Arnaut, es que cuenta con el material de una cá- mara de seguridad al interior del campus del Tec, a pesar de que parte de este video en blanco y negro ya había sido visto y transmitido en televisoras, el cineasta muestra fragmentos que hasta hoy habían permanecido inéditos.

“En medios de comunicación se habían visto fragmentos, el momento en el que los estudiantes salen, cuando uno de los estudiantes se ve cuando entra al Tecnológico de Monterrey y regresa, eran momentitos. Hay aquí mucho material que es inédito, que no se había visto en ningún otro lugar, en ningún otro momento”, revela Arnaut.

El material llegó a las manos de Arnaut a través de las familias afectadas, el cual fue entregado directamente del expediente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pero estas grabaciones, no estaban en posesión del Tec de Monterrey.

Hasta los dientes tuvo su estreno oficial en la gira de documentales Ambulante. El lunes se proyectará en Monterrey en la Cineteca y en mayo estará aterrizando en la Ciudad de México como parte de este circuito de documentales

“El material que tenemos es el material que regresó la Sedena (…) al día siguiente que fueron los hechos van al Tecnológico de Monterrey y piden las cintas de esa cámara de seguridad, se los llevan. El Tecnológico según sus declaraciones se queda sin ninguna copia, entonces ese material está resguardado en la Sedena durante muchos meses, después la Procuraduría General de la República y la CNDH le piden a la Sedena que regrese ese material y lo regresa”, dice el cineasta.

Aunque la realidad es que queda la duda de si había más cintas con material mucho más explícito que hubiera podido ser tomado y resguardado por la dependencia federal.

“Del material que yo tengo en mis manos no hay material que me haya guardado, es decir, yo creo que debe existir, pero la Sedena no lo regresó. Solo regresaron el material de una. No sé cuantas cámaras –la verdad– hayan estado funcionando esa vez, pero me imagino que debe haber más cámaras de seguridad, es decir, se me haría muy raro que solo existiera esta cámara de seguridad”, comenta el director.

¿Quién tiene la culpa?

El Tec dejó que el ejército sobrepasara sin previo aviso a sus instalaciones privadas. En el expediente que se presenta en el documental, la narración de los guardias de seguridad detalla cómo es que ocurrieron la manipulación de los cuerpos, se les sembraron armas, además de que se les golpeó y se les disparó el tiro de gracia, ante esto surge la interrogante de quiénes son los responsables de que todo se saliera de control.

“Yo no estoy tan de acuerdo de que Jorge y Javier hayan estado en el lugar equivocado, yo creo que estaban donde debían estar que es en su escuela estudiando, quien creo que estaba en el lugar equivocado es el ejército (…) ¿quién es el responsable fundamental de esto? Yo no creo que sea el Tec de Monterrey creo que es la Sedena, creo que es Felipe Calderón por su política de guerra, pero si creo que en algún momento dado el Tec de Monterrey se convirtió en cómplice al ayudar en cubrir lo que había hecho el ejército ese día”, apunta Arnaut.

Hay una escena dentro del documental que resulta escalofriante: un estudiante de la universidad privada de Monterrey describe cómo fue llegar al día siguiente a la casa de estudios y a pesar de las evidencias quienes trabajaban ahí prefirieron ignorar lo ocurrido.

“Yo tenía clase más o menos por ahí de las 9, yo tengo muy guardada la imagen que cuando llegué, que era temprano todavía, vi al guardia con una manguera lavando la sangre y él me dijo ‘pásele joven, no pasa nada’”, recuerda el alumno, mientras una compañera también refrenda la opinión.

“Yo creo que hubo muchas negligencias por parte del Tecnológico de Monterrey, la más grave –según yo– fue no haber informado a los padres desde un primer momento que sus hijos muy probablemente eran los supuestos sicarios que estaban armados hasta los dientes, eso es algo que se me hace demasiado cruel”, agrega Arnaut.

Función especial en Monterrey

Aparte de la gira Ambulante “Hasta los dientes” se presentará este lunes 19 de marzo en la Cineteca Nuevo León para conmemorar el octavo año de este crimen sin justicia. Se tendrá la presencia de activistas y el director a las 6 de la tarde.

Las posturas oficiales inexistentes

L os realizadores del documental buscaron entrevistar a quienes encabezaban tanto al Tecnológico de Monterrey como a la Sedena en la séptima zona militar de Nuevo León, al que fuera rector Rafael Rangel Sostmann y al general Cuauhtémoc Antúnez Pérez, respectivamente, pero no aceptaron participar en el documental para dar a conocer su versión.

Comentarios