La directora Heidi Ewing y el reparto de la cinta comparten cómo fue hacer el largometraje Te llevo conmigo, basado en hechos reales.

Formada como documentalista, la cineasta estadounidense Heidi Ewing hace películas donde se destacan los temas sociales, de denuncia y de reflexión, como Jesus camp (2006) en la que un niño acude a un campamento de verano y espera convertirse en el próximo predicador reconocido a gran escala; Detropia (2012), que describe los problemas de Detroit y su colapso económico como ciudad ensambladora automotriz o One of us (2017) en la que tres judíos buscan salir de su comunidad ortodoxa en Nueva York.

Mientras la cineasta desarrollaba su carrera en el terreno testimonial, a lo largo de 15 años, conoció la historia de una pareja gay mexicana radicada en Estados Unidos, formada por Iván García y Gerardo Zabaleta, ambos se convirtieron en sus amigos gracias a una amistad en común que los hizo coincidir en un restaurante con vinos donde tuvieron una tertulia irrepetible.

La película Te llevo conmigo llega a cines mexicanos el 8 de julio

“Estaba tomando un vinito y ellos dos llegaron después de su trabajo, Iván estaba cocinando en un lugar que se llamaba Barrio chino y Gerardo era el bartender, siempre trabajaron juntos en cada restaurante, por muchos años, esto fue algo que me emocionó”, describe Ewing en videollamada.

Y entre más noches pasaban, acompañados por copas de vino, bailes de salsa y alternar fiestas entre sus casas, ella conoció, al fin, la génesis de cómo llegaron a la Unión Americana, la cual, además de ser una fábula de amor, también es una crónica de dolor, discriminación y migración.

“Después de muchos años de amistad, una noche decidieron contarme su historia, se abrieron y todo lo que ves en la película es lo que me contaron, sabía muy poco de sus raíces, la infancia en Chiapas de Gerardo, y de Iván en Ciudad de México, y me contaron la historia de la noche que se conocieron en el Bar Franco”, agrega la directora.

Con este contexto les propuso la idea de llevar a la pantalla grande su historia, la cual, se grabó primero como un documental, pero al descubrir que tendría que abordar la infancia de ambos y los lugares donde crecieron, decidió mezclarlo con la ficción, así nació Te llevo conmigo, producción México-estadounidense que se estrena el próximo 8 de julio.

“Después de más de un año de grabación entendí que estaba rodando como el tercer acto de una película, y el acto uno y dos, o sea infancia, la memoria, el sueño… en un documental no se puede hacer, yo imaginé algo muy épico, muy grande, lugares espectaculares y tuve que decidir si seguía en documental o no hacer el proyecto, y así fue, algo muy natural”, expresa Ewing.

La cineasta rodó en los estados de Puebla y Chiapas, así como en otras locaciones de México, todas las secuencias de los protagonistas en su juventud. La cotidianidad real de García y Zabaleta, también quedó en la película, pero son secuencias que aparecen como un cierre de Te llevo conmigo, cuando el chef decide que quiere regresar a su nación para conectarse con su hijo que ha dejado atrás desde hace más de 20 años.

“Yo no creo que sea una cinta de migración solamente, parece que la migración es un símbolo, a veces, cuando lo hablamos socialmente, pareciera como un hito, como algo que está lejos, como un fenómeno, una cosa extraña, un ente que no es como un humano, y necesitamos como sociedad voltear a ver las caras de las personas que son este fenómeno que están moviendo al mundo, y yo creo que esta película lo hace”
Armando Espitiaactor

Te llevo conmigo tuvo una participación sobresaliente en festivales como Sundance en su edición 2020, donde ganó el Premio de la audiencia, más el Premio innovación; además, obtuvo el Premio especial del Jurado a Mejor Director Emergente en el Festival de Cine de Woodstock, por mencionar algunos.

Interpretando la realidad

Christian Vázquez y Armando Espitia llevan a la ficción la vida de Gerardo Zabaleta e Iván García respectivamente, ambos actores profesionales quisieron estar de cerca y conocer la vida de esta pareja de la comunidad LGBT+ que lleva radicando, desde hace más de dos décadas, en Estados Unidos, sin embargo, confiesan, que no pudieron conocerse previo a la filmación con ambos migrantes mexicanos.

“Tuvimos la intención de querer conocerlos, no se pudo, pero creo que fue muy acertado, porque, cuando realmente ya tuvimos la oportunidad de conocerlos, fue algo mágico, durante todo el resto del rodaje, como que nos mimetizamos con ellos de una manera sensorial, al final, creo que sí nos parecemos”, explica Vázquez entre risas con Espitia y Ewing, en videollamada con Reporte Índigo.

La directora guió a sus actores con las anécdotas que García y Zabaleta le contaron para, posteriormente, trazar en un guión todos los momentos que ellos vivieron en México antes de partir a Estados Unidos, aquellos hechos que quedaron descritos en ficción, pero que están inspirados en emociones del pasado y la añoranza que le tienen a su nación de origen.

En conexión

FB: @icywm

Tw: @icywm

TW: heidiloki

También puedes leer: Normalizan temas LGBT+ en el cine