“Reincarnated” y “Free The Universe” son dos grandes discos isleños, unidos por la inspiración jamaiquina y concebidos bajo la dirección del DJ y productor Diplo


Diplo puede hacer todo: desde crear el sonido que lanzó a la fama a M.I.A., hasta hacer que Justin Bieber suene buen en un track como “Thought Of You”

Jamaica es fuente inacabable de inspiración musical. Para prueba, dos de los lanzamientos con más ritmo de estas últimas semanas: “Free The Universe” de Major Lazer y “Reincarnated” de Snoop Lion aka Snoop Doggy Dogg.

Ambos discos comparten un ADN musical gracias a Diplo, quien es la mente detrás de la gorillezca “banda” Major Lazer y el productor ejecutivo de la reencarnación rastafari antiviolencia del antiguo chico malo de Long Beach y padrino del gangsta rap.

A través de sus producciones, Diplo se ha convertido en ciudadano honorario de la isla al hacerla de nuevo un destino musical viable para buscar inspiración y grabar nuevos tracks. Algo que Jamaica no veía desde que Chris Blackwell institucionalizó Island Records cuando llevó a los Rolling Stones a grabar a la isla hace ya casi 40 años.

Al parecer, Diplo puede hacer todo: desde crear el sonido que lanzó a la fama a M.I.A., la popstar más extraña que ha estado en un medio tiempo del Super Bowl (lo siento, Enrique Iglesias), hasta hacer que Justin Bieber suene bien en un track como “Thought Of You”. 

Con sus 34 años, Diplo es quien controla los sonidos de Jamaica. El imperialismo cultural nunca muere mientras suene bien.

El resultado de la presencia de este DJ americano se refleja en que ambos discos suenan complementarios, manteniendo en su centro una mentalidad colectiva en la que aparecen una oleada de artistas que van desde Wyclef Jean, Akon y Miley Cirus en el disco de Snoop, hasta Bruno Mars, Shaggy y Ezra de Vampire Weekend en el disco de Major Lazer.

Es el mejor uno-dos en corto plazo de música jamaiquina desde que Bob Marley y Jimmy Cliff estaban en la cima de su potencial en los 70.  

La única diferencia entre los discos es que mientras que “Reincarnated” es una inmersión a los sonidos más tradicionales del reggae, “Free The Universe” explora las nuevas posibilidades que se encuentran cuando ese género choca con el reggaeton, el dancehall y el moombahton.

¿El nuevo ‘rey’ de la selva?

Otra lectura de “Reincarnated” es que es el disco de la crisis de los 40 de Snoop, quien ha dejado de lado el Dogg que completaba su nombre para convertirlo en Lion, el ícono de la tradición rastafari. Esta transformación será contada a través de un documental próximo a estrenarse.

El álbum es el soundtrack de este cambio de vida –o golpe publicitario, para los más cínicos– y canciones como “Here Comes The King”, escrita junto a Angela Hunte, la responsable de “Empire State Of Mind” de Alicia Keys y Jay-Z, prueban que Snoop se ha sumergido por completo en su nuevo papel. 

La canción es extremadamente placentera, la razón de ser del reggae. ¿Cuándo fue la última vez que escuchaste una canción de este género que no lo fuese? Producido por Diplo, el track toca todas las bases de un clásico de reggae –guitarra constante, voces salpicadas de reverb– y funciona sin falla.

En “No Guns Allowed” el rapero comparte micrófonos con su hija Ceci B. y con Drake para hablar en contra de la proliferación de armas. Es una muestra de cómo ha cambiado la vida de Snoop en 20 años, de vivir la violencia entre pandillas en los 90 a pedir el desarme a través de una canción .

Ante el conocido amor de Snoop por la mariguana, evidenciado en más de una canción a lo largo del álbum (en especial en “Lighters Up”), no sé por qué le llevó dos décadas hacer un disco de reggae. Este debió ser el siguiente disco tras su debut “Doggystyle” en 1993. Con “Reincarnated” y la ayuda de Diplo,  Snoop Lion se convierte en el rey de Kingston.

Un toque de Dub

En “Free The Universe”, las ambiciones de Diplo son más expansivas. Para muestra está “Jah No Partial”, que encima de su esqueleto reggae existen capas de electro y dubstep que facilitan la fiesta interminable, como es evidenciado en el video oficial de la canción. 

El dub de “Jessica” es memorable por el solo hecho de tener a Ezra Koenig, el vocalista de Vampire Weekend, intentando hablar  por momentos como jamaiquino. La canción ocupa el lugar de la balada antillana necesaria que tenía la casi perfecta “Can’t Stop Now” en el disco debut de la banda. 

“Jessica” bien podría ser un lado B del multiculturalismo sónico de Vampire Weekend, lo cual habla tanto de la calidad de la canción, como de cómo la banda neoyorquina debería ser la próxima candidata en tener un disco inspirado en el reggae.

En la reflexiva “Get Free”, a mi juicio la mejor canción de “Free The Universe”, Diplo convierte la poderosa voz de Amber Coffman de Dirty Projectors –cuyos gritos seguramente fueron inspirados en el “Tarzán” de Johnny Weissmuller– en el motor de una canción que cuestiona la vida diaria en Jamaica, un país que pese a su belleza, la violencia aún es imperante.

“Reincarnated” y “Free The Universe” son dos grandes discos isleños, unidos por la inspiración jamaiquina y concebidos bajo la dirección de Diplo. Por momentos, parece que el sol brilla más cuando le pones play a estos discos.

Superproductor

Diplo
Thomas Wesley Pentz, mejor conocido simplemente como Diplo, ha colaborado con una larga lista de artistas de primera línea, entre los que destacan Shakira, Robyn, Kid Cudi, Bruno Mars, No Doubt y Usher. Además, bajo su sello Mad Decent ha apoyado el ascenso de sonidos emergentes, incluido el tribal. 

Álbum recomendado

“Reincarnated”
Snoop Lion [RCA; 2013]
150 pesos en iTunes

“Free The Universe”
Major Lazer [Mad Decent; 2013]
130 pesos en iTunes