No hay imagen disponible

Raquetas al límite

La película biográfica ‘Borg vs. McEnroe’ muestra el punto más álgido de la carrera de los tenistas Björn Borg y John McEnroe, cuando en 1980 se disputaron el campeonato de Wimbledon

Una cancha de pasto, dos rivales y un sólo ganador, eso es lo que ofrece cada encuentro de tenis alrededor del mundo, pero cuando se combinan el sudor, la velocidad y la obsesión, una justa deportiva puede estallar dando como resultado una confrontación única, como nunca se ha visto.

El año 1980, el cabello largo era parte del look entre los hombres, Pac-Man llega a las máquinas de arcadia, el vocalista Ian Curtis de Joy Division se suicida, Led Zeppelin se separa… fue un año cargado de sucesos trascendentales para el mundo y además se vivió uno de los juegos más inquietantes de tenis en el torneo de Wimbledon de todos los tiempos.

Con solo 24 años de edad, Björn Borg se perfilaba para ganar su quinto trofeo consecutivo en el campeonato inglés, mientras que John McEnroe –la estrella en ascenso del momento– iba firme a quitarle lo invicto al jugador sueco.

Es así como inicia “Borg vs. McEnroe”, cinta sagaz, llena de adrenalina y emoción, que retrata el partido que fue decisivo para ambos atletas de la raqueta.

Después de tener su estreno en el Festival Internacional de Cine de Toronto (TIFF), a solo 15 días de su debut internacional, la película llega a México a salas comerciales el 22 de septiembre.

65
Millones de coronas suecas costó la producción de la película

Tensión: el ingrediente secreto

Es claro que McEnroe –quien es interpretado por Shia LaBeouf– no se siente cómodo al hablar de su oponente multicampeón sueco en público, al contrario, entra en cólera si es que se le cuestiona cómo piensa quitarle la victoria a su homólogo.

Por su lado Borg, encarnado por Sverrir Gudnason, es metódico, supersticioso y calmo antes de Wimbledon, evitando hacer apariciones para no ser asediado por la prensa y los fanáticos.

Pero al toparse en la cancha las palabras sobran, la única comunicación se vuelve entre sus raquetas, la pelota y el pasto, marcando tensión con los encuadres dinámicos y la edición rápida entre el intercambio de voleas.

El cineasta danés Janus Metz Pedersen toma el guión de Ronnie Sandahl, que de manera meticulosa hila la historia de 1980, con el pasado de ambos jugadores, flashbacks en el tiempo que recuperan los días en los que apenas comenzaban a entrenar el deporte y su obsesión por ser los mejores, cada uno en su respectivo terreno.

Metz Pedersen no es ajeno al tema de los dos tenistas, en 1996 dirigió un capítulo documental de la historia ocurrida en Wimbledon para la serie deportiva inglesa “Clash of the Titans”.

La opinión de los jugadores respecto al filme es encontrada, pues Borg está contento con el resultado y McEnroe no tiene altas expectativas

Reparto tenaz

La película que fue financiada con 65 millones de coronas suecas (alrededor de 8 millones de dólares) se apegó a la realidad de cada jugador al momento de narrar sus perspectivas y cuando se visualiza la vida de Borg, los actores hablan sueco, ya que pertenecen a la nación escandinava.

LaBeouf se dejó crecer el cabello para su personaje y ante la prensa en el TIFF se sinceró diciendo que para él fue una experiencia catártica, además describió que sintió empatía con McEnroe, debido a sus problemas personales.

“Él era joven, todo era muy fuerte y muy rápido, por lo que no creo que él estuviera realmente buscando (ser así), él solo intentaba ganar”, explica de cómo el tenista tenía un temperamento brusco en sus apariciones públicas, algo por lo que también ha sido criticado el actor.

El experimentado Stellan Skarsgård llega para darle balance al largometraje y poner en cintura a Borg, ya que personifica a su entrenador, Lennart Bergelin, quien fue tenista en su juventud, pero nunca pudo ganar una Copa Davis o torneo en Wimbledon, por lo que le empuja hasta el límite para domar sus impulsos y concentrarse en la cancha.

La cinta recién estrenada en el Festival Internacional de Cine de Toronto llega a México el 22 de septiembre

¿Error no forzado?

Apenas el filme salió en Toronto y ya es aplaudido por los críticos internacionales, pero los verdaderos jugadores que vivieron el drama del campeonato inglés de tenis es encontrada.

Cuando Björn Borg acudió a la premiere en Estocolmo el 4 de septiembre, el jugador de ahora 61 años aceptó que le gustó la película biográfica.

“Creo que los actores hicieron un gran trabajo. Es extraño verte en la pantalla, pero estoy muy contento con la película”, dijo a Reuters.

Pero McEnroe fue menos favorable cuando supo del rodaje, ya que no estuvo contento de que los productores no le hayan buscado para que asesorara al equipo creativo.

“Es difícil incluso para los tenistas volver a hacer lo que ya hicieron entonces, ¿cómo diablos un actor va a hacer esto en la cancha? Se ve falso, se ven como actores que no saben jugar, ves a estos chicos que están ahí y apenas saben jugar tenis”, declaró a Vanity Fair hace un año y no ha pronunciado palabra de haber visto el filme.

El cineasta Janus Metz Pedersen ya había indagado en la historia de los tenistas en una serie documental deportiva de Reino Unido, en 1996

Te puede interesar