A partir del ciclo escolar 2022-2023, diversas escuelas, como las del Estado de México integrarán la Estrategia Curricular en Igualdad de Género desarrollada por el gobierno estatal con la asesoría técnica de la UNESCO, para que niñas, niños y adolescentes, desde primaria hasta educación media superior, desarrollen habilidades para construir relaciones equitativas, libres de violencia y de discriminación.

Por su parte, este año, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México implementará la materia Igualdad de Género, con el fin de hacer la ruptura de prejuicios sociales.

Abigail Serralde, coordinadora de Planeación y Desarrollo de la Facultad, asevera que este esfuerzo se trabajó desde hace varios años con la creación del Programa Universitario de Estudios de Género; primero se desarrollaron, en 2016, cursos, talleres y conferencias, dirigidos tanto para el cuerpo estudiantil como para profesoras y profesores.

“En la Secretaría General y la División de Ciencias Sociales y Humanidades hay un compromiso con los Derechos Humanos; la Facultad pone uno de los primeros cimientos para solidificar estas acciones a través de esta asignatura”, destaca Serralde, en entrevista con Reporte Índigo.

Gerardo Ruiz Solorio, secretario general de la FI, indica que las y los estudiantes de diversas generaciones habían expresado su inquietud por esta materia.

Históricamente, la matrícula de Facultad de Ingeniería la componen mayormente hombres, con un 70 por ciento y 30 por ciento mujeres, pero hay materias donde es totalmente lo contrario, por ejemplo, Ingeniería Ambiental, 20 por ciento son hombres y 80 mujeres; hay carreras como Ingeniería Geofísica o Geológica que van casi a la par, 45 por ciento mujeres, 55 por ciento hombres

“La finalidad de esta materia no es una cuestión meramente para la mujer, obviamente, eso es lo que se quiere, pero es por la igualdad entre todas las personas y otras cuestiones como la diversidad sexual”, explica el secretario general.

La materia se desarrollará con un método teórico-práctico, en donde aprenderán conceptos que puedan emplear en su vida.

“No queremos que el curso se resuma en un ‘define qué es género’, se convierta en algo tedioso y solamente lo quieran pasar por pasar. Buscamos que lo sientan suyo, compartan si les ha ocurrido alguna situación o, a lo mejor, que en alguna especie de dinámica, como una obra de teatro tengan la apertura de expresarse”, abunda Gerardo Ruiz.

“No hay beneficio en la sociedad si un ingeniero no está debidamente sensibilizado con su realidad, su sociedad y con lo que la sociedad demanda hoy”
Abigail SerraldeDocente en la FI

Igualdad de género, un trabajo en equipo

Para la creación de la asignatura se reunieron todo el cuerpo de maestros, maestras y colectivas, quienes los orientaron para crear un plan de estudios completo que cumpliera y atendiera sus necesidades.

Carolina Garrido Morelos, jefa de la División de Ciencia Sociales y Humanidades, quien se encargó junto con otras maestras de dar la bienvenida a los estudiantes de nuevo ingreso, cuenta que la gran mayoría se sorprendieron y se mostraron interesados por la materia.

“Será la oportunidad para la formación integral de las y los futuros ingenieros. A la división de Ciencias Sociales y Humanidades nos tocó asignar estos temas y entrevistar a las y los maestros que iban a dar clases, buscamos que, básicamente, cumplieran con el perfil profesiográmico”, relata Garrido Morelos.

Para este ciclo, 52 profesores de distintas áreas de Ciencias Políticas, Psicología, Filosofía, Derecho y Química, entre otras, estarán a cargo de brindar esta materia a las y los estudiantes de nuevo ingreso. Garrido Morelos explica que les realizaron entrevistas para examinar sus conocimientos; además contaron con una capacitación enfocada en las y los jóvenes universitarios.

“Muchos han trabajado en Derechos Humanos con magistrados, en cuestiones de personas en vulnerabilidad, otros tienen experiencia con respecto a la migración, inmigración, maltrato, violencia en el trabajo, todas y todos vienen a enriquecernos con estas experiencias”, detalla.

Por ahora la materia de Igualdad de Género es un requisito de permanencia, etapa en la que examinarán cómo la comunidad estudiantil recibe esta materia. Posteriormente esperan pueda ser una asignatura obligatoria, una optativa en todos los niveles y hasta un requisito de titulación.

Tanto Serralde como Ruiz Solorio y Garrido Morelos concuerdan que su esperanza para los próximos años es que estos conocimientos se enseñen desde el bachillerato y no sea hasta la universidad cuando se hablen de estos temas.

También, que gracias a estas medidas ya no existieran más tendederos donde las alumnas denuncien violencia y acoso. Además, que el mismo profesorado de la Facultad tomará cursos de capacitación y sensibilización; actualmente el secretario General de la FI, confiesa que hay muy pocos, su meta es que se unan más profesores ante esa necesidad.

“Deseamos crear una mejor convivencia entre todos los miembros de la comunidad, si alguien pone un tendedero ni siquiera haya qué tender, eso sería un impacto real, que no se presentaran denuncias sobre este tema, ni existieran. Y si existen estas manifestaciones pasaran a la siguiente etapa, es decir, que estén informadas y denuncien, porque ya tienen las herramientas.

“Buscamos que lleguen a un entendimiento personal, lo apliquen y lleven a cabo en su vida, que haya más respeto y actúen ante una injusticia, propia o ajena. Es nuestro objetivo, que a través de un curso se cambie esta realidad, que el género no se interponga si quieren hacer, por ejemplo, un deporte”, explica Gerardo Ruiz Solorio.

Para la maestra Carolina Garrido Morelos esta materia les implica un gran reto con el cual, primeramente, buscan impactar a las y los alumnos, tanto en su ámbito profesional como personal, sea una semilla de cambio y ejemplo para otras instituciones académicas.

“Queremos que exista una sensibilización a ciertas temáticas y les sirva a futuro, porque se van a enfrentar a muchas cosas como la desigualdad. Es una facultad masculinizada, y que se pueda empezar con esto, como decía una maestra de Ingeniería Industrial, ‘estamos de fiesta’”, concluye la profesora Garrido Morelos.

Te puede interesar: Regresa el cine con perspectiva de género