Con el inicio del año vienen nuevos objetivos y oportunidades para mejorar a nivel personal, al menos, el ser humano tiene esta creencia al comienzo y cierre de cada ciclo. Una actitud muy natural, de acuerdo con la psicóloga Adriana Delgado Carreño, pues la sociedad siempre está en busca de superarse.

“Los seres humanos somos de ciclos, de iniciar algo en nuestra vida, pensamos en cambios, en algo que nos favorezca, que sea diferente para hacer cosas lo mejor posible, y los propósitos de Año Nuevo son un ritual que aplicamos para tener un cambio y generarnos un objetivo de vida”, explica Carreño.

Este sentido de superación permite buscar lo mejor para cada quien; no obstante, indica la psicóloga, casi siempre entra la comparación, buscar en la, o el otro, lo que está haciendo y así modificar aquello que puede ayudar, o no, para la propia rutina.

“Lo ideal sería volver a tu centro, ver tu realidad de cómo lo puedes aplicar. Constantemente estamos en una búsqueda de superioridad y eso es sano, pero ya no lo es cuando inmiscuye en nuestra salud, cuando ya no estoy durmiendo bien, o estoy demasiado estresado por las metas, ahí ya no está padre seguir con este proyecto”, indica.

Al estar en constante comunicación a través de las redes sociales se crean objetivos que quizá pueden ser irreales o inalcanzables. Entre los más deseados se encuentran perder peso, hacer deporte o dejar algún vicio. Esto merma, de alguna manera, en el éxito para cumplir los propósitos, pues difícilmente se toma en cuenta que cada persona tiene una rutina y vida totalmente distinta al otro.

“El ser humano tiene algo que se llama la necesidad o deseo de crecimiento, esto va enfocado a ser mejor, a ubicar el error para poderlo solucionar o desaparecer. Si observo en estos estereotipos que ese es mi ideal los queremos alcanzar, pero mucho de ello viene de cómo estamos llevando nuestra vida, si no estamos acostumbrados a estos cambios normalmente vamos a regresar a lo que veníamos haciendo”.

“Si de la nada me levanto y digo ‘voy a dejar de fumar’, mi cuerpo va a entrar a una especie de recesión, y en algún momento voy a volver a caer en mis anteriores hábitos”, detalla.

Por ello, gran parte de la población se somete a “dietas milagro” o la ya famosa keto, que prometen resultados al momento. Esto sucede porque, explica la especialista, los humanos quieren todo rápido.

“Llegué al objetivo y listo, nos descuidamos, por eso en enero, hasta marzo aproximadamente ya estamos aflojando, o ya no me da tiempo, no me gusta y lo dejamos de hacer”, abunda.

La especialista recomienda que para lograr los propósitos de Año Nuevo es necesario conocerse, conectar con los propios intereses, así como ser conscientes de las limitaciones propias y del entorno.

“Si yo me hago un propósito de cambiar algo que durante toda una vida lo he venido haciendo, primero sería saludable pensar qué cambios voy a tener, que tipo de vida voy a llevar y si estos empatan con mi rutina de vida, el trabajo, la escuela, si quiero bajar de peso sólo haciendo ejercicio cuántas horas le voy a dedicar al dia. Todo se trata de la planeación, no quiere decir que sea imposible, simplemente hay que ir ubicando con horarios mi rutina, un tiempo destinado de acuerdo a nuestra vida”, aclara.

Consejos para cumplir los propósitos y objetivos

> Hacer una lista de lo real y lo ideal

“Si tengo tal rutina de vida, es pensar cuánto tiempo libre tengo para el ejercicio. Si me da, entonces puedo conjuntar lo real con lo ideal, si mi rutina de actividades no me da, voy a tratar de ajustar lo más posible. Pero, ojo, todo desde la visión de amor propio y cuidando mi cuerpo tal como es”.

> Metas a corto plazo

“Lo ideal es ir acortando a plazos más cortos. Pasos pequeños dan grandes resultados”.

> Mantenerse

“Muchas veces el cambio es fácil, pero mantenerse es lo que puede ser lo más difícil, para ello, se aconseja buscar redes de apoyo y de motivación”.

También puedes leer: ¿Por qué se comen 12 uvas durante Año Nuevo?… Esta es la historia de la tradición