Pinocho, la más reciente película de Stop Motion del director Guillermo del Toro tiene una historia que hizo llorar incluso al propio escritor y director de esta nueva versión del cuento infantil clásico.

Durante la presentación del libroPinocho:Una historia atemporal contada por Guillermo del Toro”, el director de origen tapatío felicitó a los animadores de Jalisco que participaron en “El Taller de Chucho”. Asimismo, reveló la complejidad del rodaje de la película.

La presentación tuvo lugar en el foro principal de la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara 2022.

“No es fácil presentarle esa propuesta a un estudio porque triangulas, pero fue llevarnos gente a Guadalajara, a diseñar el taller. Sin el arte de los animadores no se puede, y hay buenos artistas en México, en Guadalajara”, destacó.

El director mexicano se presentó virtualmente en la FIL desde Los Ángeles, California, Estados Unidos. Su participación fue moderada por el cineasta tapatío René Castillo. Él mismo participó en el desarrollo de Pinocho y es animador especializado en la técnica del Stop Motion.

Pinocho, la más reciente película de Guillermo del Toro

Asimismo, el también director de “La Forma del Agua” remarcó que tuvo que lidiar con el rechazo de estudios cinematográficos durante 15 años. Dijo que “la desobediencia es el único camino para la consciencia”; aseguró que esa es la esencia detrás de Pinocho.

Además, Del Toro señaló que la película muestra parte de su filosofía y su manera de ver la vida. “Lloraba cada vez que la escribía y cuando llegaba el final estaba en un baño de lágrimas, porque es así de personal”.

Incluso la propia producción es “disruptiva” desde su planteamiento, ya que el tema gira en torno a la muerte. El tiempo en el que se desarrolla la película es durante el ascenso de Benito Mussolini al poder del fascismo italiano.

En este sentido, Guillermo del Toro explicó que Pinocho es una de “esas películas fáciles de rechazar”. Es precisamente eso lo que hace que “sea una producción valiosa”.

Finalmente cabe destacar que el libro de Guillermo del Toro fue publicado por la editorial Trilce Ediciones con apoyo de la Universidad de Guadalajara. El producto expone la maquinaria creativa que fue necesaria para dotar de vida a las marionetas de Gepetto, Pinocho y Pepe Grillo.