¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

Carpediem

¡Oh Capitán, mi Capitán! llega al teatro

Hidalgo Neira

La adaptación para teatro de “La Sociedad de Los Poetas Muertos” llega a México con la participación de Alfonso Herrera, la puesta en escena tiene el libreto original de Tom Schulman, mismo que escribió el guion de la célebre cinta de 1989


Abr 23, 2018
Lectura 3 min
portada post

Con el legado que sembró el largometraje dirigido por Peter Weir a casi 30 años de distancia, las enseñanzas del profesor John Keating siguen haciendo eco en el tiempo.

¿Quién no recuerda el entusiasmo de la enseñanza del maestro encarnado por el actor Robin Williams en la academia Welton? ¿su manera irreverente de empujar a sus alumnos a ir más allá del libro de poesía y abrazar la icónica locución latina Carpe Diem -aprovechar el día-?

De esta película que nació bajo el guion autobiográfico de Tom Schulman, ahora se desprende un montaje teatral que se basa en el libreto también escrito por el autor original y que después de haber debutado en Estados Unidos, México es el primer país en adaptarla en escena.

“La Sociedad de Los Poetas Muertos” dirigida por Francisco Franco y encabezando el elenco Alfonso Herrera como Keating, abre temporada en el Teatro Libanés para seguir permeando a las nuevas generaciones con la enseñanza de lo que curtió al filme en 1989.

El montaje que se realizó en Estados Unidos en 2016 recibió críticas por perder fuerza en los momentos claves al final de la obra

La obra de teatro estará en temporada hasta el 31 de mayo los jueves 20:30 horas, viernes 19:00 y 21:00 horas, sábado 18:00 y 20:30 horas y domingo 17:00 y 19:00 horas, los boletos tienen un rango de costo entre los 590 pesos hasta 990 pesos.

Adaptación fiel, pero caricaturizada

El libreto de Shulman recuerda claramente lo que se pudo ver en la cinta dirigida por Weir, la historia sigue el comienzo del periodo escolar al interior de la academia Welton y la incursión del nuevo maestro John Keating –quien también fue alumno del instituto– que se encarga de dar clases de lengua inglesa, pero lo hace de manera poco común, retando al cuadrado sistema de la casa de estudios e incentivando a que sus alumnos se inspiren.

La escenografía es destacable y bien lograda, aprovechando el espacio teatral, al igual que la musicalización, sin embargo hay momentos en los que pareciera que la puesta en escena va a tomar un corte de musical, perdiendo fuerza en puntos dramáticos clave.

El montaje que se realizó en EU en 2016, también fue criticado por este tipo de detalles, donde The New York Times la calificó de sosa, en el caso de la puesta mexicana, no se logra la intensidad de la catarsis al final.

El equipo que Herrera hace junto con los actores que representan sus alumnos, resulta en un ensamble entrañable, que aviva la memoria de lo ocurrido en la ficción donde Williams era aplaudido por sus pupilos por hacerles descubrir La Sociedad de Los Poetas Muertos.

Comentarios