‘Oh, aquí está mi dulce Satán’ se escucha en Stairway to Heaven, de Led Zeppelin, al reproducirla al revés. Según el vocalista de la banda, Robert Plant, la letra de la composición se engendró en un estado de catarsis que era similar a la influencia sobrenatural del Espíritu Santo en los profetas de la Biblia. Pero el documental Aleister Crowley: The Most Wicked Man In The World mostró un pequeño hilo de luz sobre ello.

Más allá de la superstición barata, Edward Alexander Crowley fue el mago, ocultista y poeta británico más importante del siglo XX. Influenció, de manera transversal, a distintos músicos. Entre ellos, el guitarrista de Led Zeppelin, Jimmy Page.

No es para menos. El propio Crowley se consideraba a sí mismo la Gran Bestia 666. La prensa lo llamaba el hombre más perverso y depravado del mundo. Mientras que para Jimmy Page era, en otras palabras, su dulce Satán.

El título con que la prensa denominó a Aleister Crowley es el que da nombre a un intenso documental de la BBC en el que el ocultista descolla con sus tinieblas entre la oscuridad de las personas más siniestras de la Historia.

UNA ESTELA NEGRA

La filosofía del libertinaje, que tiempo más tarde sería el estandarte del rock and roll, es la manivela de avance del largometraje Aleister Crowley: The Most Wicked Man In The World. Con el dictamen Haz lo que quieras o Tú eres dueño de tu destino, pronunciado por el mago, el documental narra su trayectoria.

Matizada con música céltica y efectos visuales macabros, pero a su vez algo ambiguos, el documental es más sensacionalista que objetivo. Sin embargo, esto no es reprochable dada la extraña y exótica vida de Aleister Crowley.

La obra no escapa de señalar los vicios más escandalosos de Crowley, así como su carácter oscuro. Fuera de ser insuficiente, la información es completa y la descripción del personaje ocultista causa un interés que llama a mantenerse con los oídos abiertos.

Así, el documental comparte la estela negra que Aleister Crowley trazó desde su nacimiento en 1875, en Plymouth Brethren. Desde ahí, su vocación por la magia sexual y la mezcolanza de las religiones orientales junto con demonología antigua formarían en él una figura satánica.

LED ZEPPELIN IV

El documental nos enseña que uno de los casos palpables de la influencia de Aleister Crowley, en la cultura, es el guitarrista Jimmy Page, quien a menudo gustaba de incluir símbolos o escritura ocultista dentro del material de Led Zeppelin.

Page no se obsesionó con Crowley, sino que prácticamente lo hizo su dios. Desde sus 11 años, el músico leyó uno de los libros de Aleister: Magia en teoría y práctica. Su vida, entonces, estaría marcada por el mago.

Siendo famoso y adinerado, Jimmy Page compró la mansión del mago ubicada en el Lago Ness, donde se realizaban rituales y misas negras. Coleccionó libros ocultistas y retazos de ropa de Crowley. Después, el guitarrista revelaría su pasión por el ocultismo, aunque lo mantendría en las sombras irónicamente la mayor parte del tiempo.

Aunque Aleister Crowley: The Most Wicked Man In The World no profundiza en Led Zeppelin y el fervor religioso de Jimmy Page, es sabido que la escritura de Aleister Crowley está presente en el material de la agrupación británica, como el disco Led Zeppelin IV el cual valdría la pena analizarlo en otra ocasión.

SINERGIA DEL ROCK

Lo más interesante del documental es la recopilación de la riqueza ocultista de Aleister Crowley en los círculos satánicos. Y cómo el mago encontraría cobijo en la cultura popular del rock, siendo Led Zeppelin el estigma de una supuesta maldición que alcanzó a su baterista John Bonham.

David Bowie, por su parte, hablaría de él en su álbum Hunky Dory en la canción The man who solds the world, y lo mencionaría explícitamente en su canción Quicksand.

De manera directa e indirecta, grupos de heavy metal también harían referencia a Aleister Crowley. Iron Maiden haría un guiño a él en su canción Moonchild.

El legendario Ozzy Osbourne, uno de los precursores del metal, y el guitarrista fallecido Randy Rhoads le dedicaron la canción Mr. Crowley.

Otros artistas influyentes del rock de los 70 como Jim Morrison (The Doors), John Lennon, Charles Manson, Eddie Vedder (Pearl Jam) o Marilyn Manson admitieron abiertamente su admiración por el mago, quien apareció en la portada del Sgt. Pepper’s de los Beatles.

Oh, aquí está mi dulce Satán, el cual su pequeño camino me hará triste cuyo poder es Satán. Él dará a aquello con el 666 hubo una pequeña donde nos hizo sufrir, triste Satán

*Recomendación: 4 estrellas de 5 (Histórico)

*Plataforma: No está disponible en línea, pero hay un fragmento en YouTube

*Y tú, ¿qué otro documental sobre ocultismo recomiendas?

Puedes leer: La película sobre la periodista que se suicidó en plena transmisión de TV