El director de cine Roman Polanski, recientemente expulsado de La Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, encargada de entregar el premio Oscar, criticó al movimiento #MeToo, y consideró que muchos se unen a éste por miedo.

Hace unos días, la Junta de Gobernadores de La Academia votó y decidió expulsar a Polanski, quien hace años se declaró culpable de abusar sexualmente de una niña de 13 años, a la que embriagó y drogó tras una sesión de fotos, en 1977.

Junto al realizador de ‘El bebé de Rosemary’, cayó el actor y comediante Bill Cosby, quien el 26 de abril de este año fue hallado culpable de tres cargos de abuso sexual cometidos contra la misma víctima: penetración sin consentimiento, penetración mientras se está inconsciente, y penetración tras el suministro de un estupefaciente.

POR SI NO LO VISTE: LA ACADEMIA EXPULSA A BILL COSBY Y ROMAN POLANSKI, CULPABLES DE ABUSO SEXUAL

En una entrevista con el medio Newsweek Polska, Roman Polanski calificó a #MeToo como “histeria colectiva” y una “hipocresía total”.

El movimiento #MeToo, que principalmente se ha encargado de combatir la violencia contra las mujeres en el medio del entretenimiento, surgió, y como primera instancia denunció los abusos cometidos por el productor Harvey Weinstein, quien también fue expulsado de La Academia.

Polanski señaló que quienes se unen a #MeToo lo hacen “principalmente por miedo”.

Ayer, el abogado del cineasta adelantó que su cliente podría presentar una demanda en contra de La Academia, ya que considera que la organización faltó a sus reglas al decidir su expulsión sin dar oportunidad al acusado de defenderse.

La expulsión es la primera sanción que La Academia impone a Roman Polanski, ya que aunque el director escapó de Estados Unidos por la investigación en su contra, se le otorgó el Oscar por su obra ‘El Pianista’, en el 2003.