Los "makers" nos están diciendo que el mundo físico es la siguiente frontera para la tecnología
"Hay algo calmante o tranquilizante o relajante que pasa cuando construyes algo con tus manos. Acabas de hacer algo más grande que tú mismo. Ya no eres un consumidor más”
Andrew SliwinskFundador de OmniCorpDetroit

Hasta mediados de los 80, IBM era la compañía más grande de computación en el mundo. Cuando la IBM 5150 PC fue lanzada en 1981, era considerada como la primera computadora personal… Pero, ¿lo era? 

Desde la década de los 70 existían aficionados creando productos en sus casas, computadoras y compañías que luego se convertirían en Apple y Microsoft.

Fue gracias a estos emprendedores, entre los que se encontraban Bill Gates y Steve Jobs, y a que IBM desarrolló la PC como una plataforma abierta (publicaron las especificaciones, los diagramas y hasta el código fuente de su sistema operativo), que sucedió la revolución de las computadoras personales.

La historia nos ha enseñado que cada cierto tiempo los sucesos se repiten. El desarrollo de esta revolución tiene mucho en común con un nuevo movimiento de gente que está creando, construyendo, diseñando, modificando, inventando o simplemente haciendo cosas.

Este movimiento es conocido como “The Maker Movement” que en español sería algo como “El Movimiento de los Hacedores o Fabricadores”.

Este movimiento podría representar una nueva revolución industrial con una ideología participativa y abierta: se trata de ingenieros, artistas, emprendedores que inventan algo y lo dejan libre para que pueda ser mejorado y enriquecido con las ideas de la comunidad.

El principal parecido entre estos dos movimientos es que fueron impulsados por personas entusiastas dispuestas a hacer algo por ellas mismas, personas sin miedo a jugar con las tecnologías que tienen a su alcance y que cuentan con un gran potencial de cambiar a las empresas y a la sociedad en general. 

La diferencia está en que si en el movimiento de las PC se manipulaban bits, “The Maker Movement” manipula átomos. 

El poder de crear un producto ya no es solo de las empresas con grandes fábricas, esta nueva revolución industrial podría venir de la mano de pequeñas empresas o incluso individuos que se dedican a fabricar sus propios productos.

“Las herramientas de producción de fábrica, desde ensamblaje de electrónicos hasta impresión 3D, ahora están disponibles para cualquier persona, en lotes tan pequeños que comienzan desde una sola unidad”, escribió el editor de la revista Wired, Chris Anderson, en su artículo “In the Next Industrial Revolution, Atoms Are the New Bits”.

Las herramientas a las que se refiere son máquinas pequeñas, baratas y fáciles de usar para casi cualquier persona o compañías que no tengan el capital para invertir en otras más grandes. Producen todo tipo de cosas, desde lapiceras hasta reproductores de MP3.

Según Tim O’Reilly, fundador de O’Reilly Media, en su artículo “Maker Movement Gaining Recognition”, los “makers” (“hacedores”) nos están diciendo que el mundo físico es la siguiente frontera para la tecnología. Son quienes están haciendo uso de estas herramientas y llevando el movimiento a otro nivel, volcando sus ideas de las computadoras a la realidad, haciéndolas palpables y funcionales. Todo gracias a su espíritu emprendedor y a las nuevas herramientas tecnológicas.

Pero este perfil de personas no es algo nuevo, siempre han estado ahí, lo que los ha traído al ojo público es el progreso tecnológico, la reducción de costos para fabricar electrónicos a pequeña escala  y hasta la recesión económica que ha obligado a las personas a reparar sus pertenencias. 

Pero lo más importante es el resurgimiento de esta ideología y con ello de una comunidad que celebra el aprendizaje y comparte las ideas libremente. “Si no compartes tus diseños, lo estás haciendo mal”, dice Bre Pettis, CEO de MakerBot, compañía que produce impresoras 3D a precios asequibles.

Para los “hacedores”, fabricar sus propios productos va más allá del tema económico, tiene que ver con ser un consumidor inteligente que sabe cómo funcionan sus cosas, de hecho uno de sus principios es: “Si no lo puedes arreglar, no te pertenece”.

“Hackerspaces”

Parte de la ideología del movimiento es ir más allá de la cultura online, disfrutan creando cosas y compartiéndolas cara a cara con otros emprendedores. Los lugares donde se reúnen para aprender, trabajar y compartir ideas e incluso herramientas son los “Hackerspaces” y la “Maker Faire” que han sido parte muy importante en el crecimiento y desarrollo de “The Maker Movement”.

El nombre proviene de la definición que el MIT le da a la palabra “hacker”, originada en los 50 y 60 cuando las computadoras se volvieron disponibles para los estudiantes universitarios.

Es una comunidad en la que se comparte el espacio físico, las herramientas y la pasión por aprender. Se alienta la creación y se combinan las diferentes disciplinas de todos los participantes para construir algo nuevo.

Existen alrededor de 400 de estos espacios en todo el mundo, puedes consultar la lista completa en: hackerspaces.org

“Maker Faire”

Es un evento en el que la comunidad “maker” muestra sus últimas creaciones, un encuentro que “tiene algo para todos  – un escaparate para los inventos, la creatividad y el ingenio y una celebración de la mentalidad Maker”.

La primera “Maker Faire” se realizó en 2006 y desde entonces proporciona a los vendedores la oportunidad de mostrar sus productos a una comunidad interesada en el diseño, las características y la calidad que ofrecen. Además que están dispuestos a trabajar con las compañías para ayudarles a añadir nuevas características o encontrarle nuevos usos a sus productos.

Inició en San Francisco y ahora se realiza también en Detroit y Nueva York, además de las “Mini Maker Faires” que se organizan en cada comunidad. Actualmente estos eventos atraen hasta 100 mil visitantes cada año.

“Make Magazine”

Es el órgano central de este movimiento, una revista que se publica desde 2005 por O’Reilly Media y “trae la mentalidad DIY a toda la tecnología en tu vida”.

Su fundador Dale Dougherty, pieza clave para “The Maker Movement”, inició la publicación para alentar la innovación. Promueve la experimentación y la colaboración.

En ella puedes encontrar proyectos de todo tipo, desde cómo hacer tu propia guitarra con una caja de cigarros hasta construir una máquina para fabricar tus propias cosas.

Es como la revista “Mecánica Popular” de la nueva generación.

Compañías de ‘Makers’

Estas son algunas de las empresas más importantes surgidas de este movimiento:

MakerBot
Fabricantes de impresoras 3D.
makerbot.com

Adafruit Industries
Herramientas, equipo y electrónicos creados por ellos mismos.
adafruit.com

LittleBits
Kits de módulos electrónicos para hacer tus propias creaciones.
littlebits.cc

Shapeways y CloudFab
Plataformas en Internet que manufacturan tus productos. Impresión 3D.
shapeways.com
cloudfab.com