Como tiroteo múltiple se entiende el que causa al menos cuatro víctimas mortales, excluyendo al autor de los disparos
El tiroteo múltiple de Orlando es el número 173 registrado en lo que va del año en Estados Unidos, según datos del portal Mass Shooting Tracker
De acuerdo con las autoridades, la masacre tiene grandes similitudes con el caso de San Bernardino del 2 de diciembre del año pasado
La mayoría de las víctimas del atentado de Orlando eran de origen hispano; sobretodo puertorriqueños, venezolanos y dominicanos

Estados Unidos vuelve a sacudirse ante Oriente en la que es calificada como “la peor matanza de la historia del país luego de la tragedia, también a manos de terroristas, del 11 de septiembre de 2001.

Estrellas de Hollywood y el mundo del espectáculo en general se declaran conmocionadas por la matanza en un antro de Orlando, ocurrida la madrugada del domingo en donde 50 personas murieron y 53 más resultaron heridas.

Durante el domingo y parte de ayer lunes el hashtag #PrayForOrlando (#Recemos por Orlando) se volvió Trending Topic en Twitter, en donde no sólo artistas y modelos sino personas de todas partes del planeta publicaban sus mensajes de apoyo a los familiares y víctimas del tiroteo.

Algunos de los posts: “Nuestros corazones están con las familias y los seres queridos que perdieron a alguien en Orlando”, publicó el cantante Elton John junto a una imagen en la que se puede leer el mensaje: “La oscuridad no puede guiar nuestra oscuridad: solo la luz puede hacerlo. El odio no puede guiar nuestro odio: solo el amor puede hacerlo”.

Lena Dunham publicó: “En una semana nuestros corazones no solo se rompieron por Christina Grimmie, su familia y seguidores. También se han destrozado por el ataque de Orlando, una comunidad que no estaba a salvo ni en un espacio creado para ellos. Nuestros corazones se rompen por un país donde estas son las noticias que nos encontramos día tras día”.

Otros famosos que han publicado mensajes de apoyo y conmoción son: Justin Timberlake, Ellen Page, Caitlyn Jenner, Antonio Banderas, Ariana Grande, Adele, Ricky Martin y muchos más.

El hombre detrás de la tragedia

Omar Siddique Mateen, es el nombre que emerge tras la masacre, movido por el odio, la homofobia, discriminación racial y sin olvidar, por su inclinación religiosa.

Hay quienes afirman que juró lealtad al ISIS en diversos videos en YouTube y antes de cometer el crimen, cuando avisó al 911 sobre lo que haría.

Aunque está versión aún no ha sido confirmada de manera oficial por las autoridades, un agente del FBI declaró que durante la llamada al número de emergencias el asesino dijo pertenecer al Daesh (ISIS o conocido también como Estado Islámico).

Este grupo terrorista se atribuye el hecho a través de dos comunicados que se difundieron en las redes sociales de la agencia de información Amaq, con la que se le señala cercanía, pero las autoridades de Estados Unidos no se han pronunciado al respecto.

El presidente Obama aseguró en su último discurso que “no tenían nada claro aún” y que las investigaciones continuaban.

Mateen, de 29 fue abatido por las autoridades al interior del bar, donde se escondía con un grupo de rehenes.

Mir Seddique, padre de Omar Mateen, descartó los motivos religiosos en el crimen y apuntó a la homofobia:

“Esto no tiene nada que ver con la religión”, explicó en declaraciones a NBC News, en las que indicó que su hijo se enfadó dos meses atrás cuando, durante una visita a Miami, vio a dos hombres besarse.

Además, declaró para AP: “Estamos pidiendo disculpas por el incidente. No éramos conscientes de que estuviese planeando ningún tipo de acción. Estamos en estado de shock al igual que todo el país”, puntualizó.

Declaran emergencia

El gobernador de Florida, Rick Scott, emitió el domingo una declaración de estado de emergencia para la Orlando pues la masacre en el bar Pulse ocurrió después de la muerte de la cantante Christina Grimmie de 22 años el pasado viernes, quien fue baleada tras un concierto en la ciudad por un hombre de 27 años de edad, que más tarde se suicidó.

Grimmie era una estrella en YouTube y había participado en el programa de televisión “The Voice” en donde Adam Levine fue su padrino.

La cantante Ariana Grande, rindió un homenaje a la fallecida durante el cual rompió en llanto.

‘Es un acto de odio’

El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, definió lo sucedido en el bar gay de Florida como un “acto de terrorismo” y un “acto de odio”.

“Vamos a estar juntos como estadounidenses para proteger a nuestra gente y defender a nuestra nación, y a tomar medidas contra aquellos que nos amenacen”, advirtió Obama.

Por último, indicó que el tiroteo era un nuevo recordatorio de “lo fácil que es que cualquiera consiga un arma que le permita disparar a personas en una escuela o lugar de culto, o cine, o club”, en lo que fue visto como una referencia a otros tiroteos  que han ocurrido en la historia estadounidense, como la masacre de 2007 en la Universidad Tecnológica de Virginia, que reportó 32 fallecidos.

La matanza en el club Pulse, cerca del centro de esa turística ciudad, vuelve a colocar a Estados Unidos ante el pánico del yihadismo y la violencia armada. Y condicionará las elecciones presidenciales de noviembre y los siete meses restantes del mandato de Barack Obama.

AR-15: preferido  por asesinos

Omar Mateen cometió la matanza con una pistola y un AR-15, un fusil de asalto semiautomático, ligero, hecho de plástico y aluminio.

El mismo rifle ha sido utilizado en otras masacres recientes como las perpetradas por Adam Lanza en un colegio de Newtown (Connecticut), por Syed Farook y su esposa, Tashfeen Malik, en una reunión con los compañeros de trabajo de él en San Bernardino (California), o por Anders Behring Breivik en un campamento juvenil en Utoya (Noruega) entre otros.

Mateen compró legalmente las dos armas, unos días antes del atentado, declararon fuentes del FBI a la cadena BBC.

Peores casos

Las peores matanzas, hasta ahora, eran la de 2007 en la Universidad Virginia Tech (Virginia),
en que murieron 32 personas, y la que tuvo lugar en 2012 en una escuela primaria en Newtown (Connecticut), en la  cual fallecieron 20 niños y seis adultos.