Por ahí dicen que uno nunca viaja solo si lo acompaña un libro. Estas vacaciones ya sea si sales de viaje o te quedas en casa a descansar, aquí te recomendamos cinco libros escritos por autores mexicanos para dejar de lado el estrés de la vida diaria. 

Los niños están locos de Héctor Manjarrez

Se trata de una serie de cuentos que retratan con una voz ágil y original la infancia en el México de la década de los 60. Esa extraña transición de niños a adolescentes cuando surgen cuestionamientos geniales que casi nadie toma en serio. La locura de los padres y los adultos que sólo se mira claramente arbitraria a través de los ojos infantes. Héctor Manjarrez captura en el papel a personajes que se antojan vivos y reales. Los regaños de una madre a una hija hiperactiva y la extraña dualidad entre dos niños que apenas descubren la tentación de la belleza femenina, entre otros, se retratan en historias llenas de detalles que permiten adentrarse en la entidad parte pueblo y parte ciudad que era la Ciudad de México en esa época. 

La historia de mis dientes de Valeria Luiselli 

El entrañable personaje principal de este libro es Carretera, Gustavo Sánchez Sánchez. Él es un comedido subastador mexicano que se vuelve experto en vender objetos no por lo que son sino por la historia que llevan detrás. Con un lenguaje fresco y muy mexicano, en su segunda novela Luiselli relata la vida de este hombre a través de seis capítulos. La primera parte de La historia de mis dientes es una novela ligera y adictiva que más tarde se va convirtiendo en algo extraño y, por lo menos, experimental. La novela cuenta con una generosa dosis de humor imperdible y con intervenciones que parecen ser alucinaciones, cosa que más tarde provocará que cada lector llegue a sus propias conclusiones en cuanto a qué le pasó a Carretera. 

Canción de tumba de Julián Herbert 

Este libro es una conmovedora entrega donde Julián Herbert revela la relación entre él y su madre. Desde el inicio declara que es hijo de una ex prostituta quien al momento de la escritura del libro ya se encuentra tendida en una camilla de hospital enferma de leucemia. Herbert usa un lenguaje precioso y durante el libro descubre lo más recóndito del amor, la dulzura y la inocencia. A manera de “autoficción”, Canción de Tumba cautiva por su sinceridad. Plantea la intensidad y dignidad que se desprende de una relación madre e hijo. Guadalupe Chávez, madre del autor, recorre junto a su Julián un México despiadado y hermoso cantando boleros. La mujer hermosa que alguna vez fue ahora se enfrenta a hospitales, agujas y pastillas. En Canción de tumba Herbert emociona mientras relata la agonía de dos: su mamá que muere y él que no puede evitarlo.

La marrana negra de la literatura rosa de Carlos Velázquez 

El libro más antiguo de esta lista contiene relatos inolvidables donde se experimenta sobre lo contradictorio y sin sentido de la vida. Todas las historias se desarrollan en México, en específico al norte del país, y plantean personajes que terminan por percibirse de carne y hueso. Una travesti prostituta que se vuelve novia de un famoso beisbolista, un grupo de jóvenes punk que recluta a un chico con Síndrome de Down, y un gordo adoptado cuya novia lo maltrata son algunos de las historias que Velázquez cuenta con una naturalidad y libertad envidiable. La historia de la banda que incluye a un tecladista con Síndrome de Down en sus filas incluso se convirtió en película, El Alien y yo fue dirigida por Jesús Magaña Vázquez y está disponible en Netflix. 

El libro de las explicaciones de Tedi López Mills

En este libro que combina genialmente diferentes géneros como el ensayo y la crónica, Tedi López Mills invita al lector a un paseo por su vida y su mente. Narra las peculiaridades de su familia; su padre, un inventivo ser que alguna vez trató de adaptar su casa para que se asemejara a un huevo. Mills cuenta con originalidad lo incómodo de la adolescencia y el paso del tiempo. Aunque ella es la protagonista en ningún momento resulta una lectura ajena o presuntuosa; a través de su hilo de pensamientos es posible identificarse y cuestionarse sobre la vida propia. Los gatos, el tiempo, la memoria, el aislamiento. De una forma muy personal e inteligente, López Mills vierte su vida, sus preguntas e intuiciones en este libro que se publicó en 2012. Curiosamente, más que respuestas (o explicaciones), este libro está lleno de preguntas que valen la pena.