Reporte Indigo

LaCinemágora

La verdadera villana de Britney Spears: ella es la mujer que arruinó su vida

Con la llegada del documental de Netflix ‘Britney vs. Spears’, la situación legal de Britney Spears regresó al ojo público pues apenas en esta semana rompió la tutela que le impedía, entre otras cosas, gastar su propio dinero, ver a sus hijos y hasta manejar su automóvil.

El filme está desarrollado por la periodista Jenny Eliscu y la cineasta Erin Lee Carr, quienes se dieron a la tarea de investigar la lucha por la libertad de Britney Spears a través de entrevistas exclusivas y pruebas confidenciales.

Con lo anterior, sobra decir que más que un documental acerca de los hechos, Britney vs. Spears es más bien un manifiesto por la libertad de la cantante en el que se revelan varios datos e información contundente del caso.

Entre estos datos está la figura de una mujer de quien poco se sabe en el ojo público, pero que en el círculo íntimo de los Spears pareciera controlar todas las decisiones que toma la familia.

Lou Taylor, la verdadera villana

Además de Jamie, en el equipo que mayor control tuvo sobre Britney estuvieron Larry Rudolph, representante al que ella despidió en 2007 y que su padre volvió a contratar cuando asumió como tutor.

También Sam Ingham, abogado que le designó la Justicia para cuidar que todas las decisiones se produjeran dentro de un marco legal y aceptable.

Sin embargo, el nombre que más causa controversia en el documental es Lou Taylor, una misteriosa mujer que funcionó como vocera de la familia pero que también tomó decisiones comerciales.

Tanto la periodista Jenny Eliscu como la cineasta Erin Lee Carr dejan un halo de misterio sobre Lou Taylor, pero a través de las entrevistas dejan entrever que ella es la verdadera villana de la historia pues se le señala como la culpable de arruinar la vida de Britney Spears.

Taylor también envió una carta preventiva a la producción de Netflix para evitar ser mencionada en el documental; situación que fue ignorada debido a los testimonios.

Además, cuando en entrevista le preguntaron a la exasistente de Britney, Felicia Culotta, que quién era esta mujer, se limitó a decir: “No voy a tocar ese tema. Lo siento. Me va a comer viva”.

¿Quién es Lou Taylor?

Lou Taylor es la CEO of Tri-Star Sports & Entertainment Group, una empresa de management que incluye entre sus clientes a Gwen Stefani, Steven Tyler, entre otros famosos.

A su vez, Taylor fue manager de Britney por más de una década hasta que renunció a su cargo, sin previo aviso, en noviembre de 2020.

Su nombre dio un vuelco total cuando el libro Through the Storm de Lynne Spears, madre de Britney, revela que Lou Taylor y Jamie Spears sabían estado planeando la tutela desde hace varios meses. De esta manera, se le encasillaba como la verdadera mente maestra detrás del plan de la tutela pues ella habría sugerido al padre de la cantante dicha estrategia.

De hecho, no sería la primera vez que Taylor intenta hacer una tutela. En un comentario en su cuenta de Instagram en 2020, hoy borrado, Courtney Love afirmó que Taylor habría intentado ponerla bajo una curatela, esto con el fin de quedarse con los derechos de Nirvana, que pertenecían a Love, viuda de Kurt Cobain.

“Lou lo intentó (ponerla en una curatela). Ella y los ‘jeryls’ hicieron un intento por controlar el nombre y la imagen de Kurt y todas las canciones de Nirvana (96 por ciento). Luego, vender las publicaciones, momento en el que yo estaría en una curatela o, probablemente, muerta”, dijo Love en un comentario en su cuenta de Instagram en 2020.

“Tuve éxito bloqueando solo a Lou, eso es solo porque canto mucho, lo que me da suerte. Pero no los amigos [de Spears]. Solo miré la cuenta de Britney. No tiene sentido arriesgarme por ella ahora, su manada de lobos casi nos mata a mí ya mi única hija”, añadió Love.

En 2011, Lindsay Lohan despidió a Lou Taylor pues sentía que sus finanzas no estaban siendo cuidadas como deberían. Varios medios informaron que al parecer también se había planeado una tutela para Lindsay, pero sus padres se opusieron.

Por su parte, Taylor demandó en 2019 a un fan de Britney quien compró los dominios en Internet loumtaylor.com y loumtaylor.net para, según ella, desprestigiarla.

Puedes leer: ¡Britney Spears es libre! Jueza suspende la tutela que ejerció el padre de la cantante por 13 años

Exit mobile version