El actor Humberto Busto no había tenido la experiencia de ser dirigido por una mujer en alguna de las muchas producciones en las que ha participado a lo largo de su trayectoria; sin embargo, eso quedó atrás, ya que la cinta Martínez, que acaba de terminar de filmar, le dio la oportunidad de trabajar junto a Lorena Padilla.

Aunque asegura que para él el ser un buen director o directora va más allá del género, ya que hay tanto buenos como malos de ambos, sí señala la necesidad que tiene la industria cinematográfica de que participen más mujeres.

“Siento que la sensibilidad de las mujeres en este momento es indispensable para hacer crecer nuestra cinematografía, creo que han sido muchas décadas de contar historias, inclusive de mujeres, bajo la perspectiva y el punto de vista de los hombres; entonces, me interesa muchísimo saber cuál es el punto de vista sobre todo de la mujeres con respecto a lo que plantea, en este caso, la película”, comenta el actor, en entrevista con Reporte Índigo.


En Martínez, Humberto Busto interpreta a Pablo, un hombre que viene de la costa, de occidente, que está teniendo una crisis de los 40 que no acaba de aceptar, quien entra a trabajar a una oficina para sustituir a Martínez (Francisco Reyes), un hombre sexagenario que lleva toda su vida trabajando en esta oficina gubernamental, por lo cual está aferrado a ese lugar

“Lorena es una mujer muy inteligente, es guionista de oficio, realmente es su ópera prima, ha tardado 10 años en poder hacerla por las mismas circunstancias del país. En particular, lo que rescato es que la diferencia no la veo en cuestión de género, sino particularmente Lorena me parece una directora muy talentosa”, asegura el también director.

Martínez se comenzó a filmar en abril del año pasado, pero con la llegada de la pandemia se tuvo que suspender, y aunque al principio supuso un reto para todo el equipo por los tiempos, terminó fortaleciendo a la película.

“El trío se acaba formando con el personaje que hace Martha Claudia Moreno, quien es una secretaria que trabaja en la oficina y que siempre ha estado enamorada de Martínez, entonces, es una película coral, de estos tres personajes, cada uno con sus propias soledades, con sus propios secretos de crisis de identidad que a partir de las problemáticas redescubren cosas de la vida”, explica el actor de 42 años.

Aún no hay una fecha de estreno, pero el actor comenta que les gustaría presentarla en algún festival de cine internacional, si la pandemia lo permite, aunque no les molestaría si se hace por streaming.

Tiempo de cosecha para Humberto Busto

La pandemia vino a cambiarle los planes a Humberto Busto, ya que pretendía comenzar su ópera prima, la cual iba a filmar en Colombia, donde estaba documentándose y escribiendo; en este proyecto lleva trabajando tres años.

Por lo que mejor comenzó a estudiar una maestría en Historia del arte y semiótica y un taller sobre Filosofía, ciencia ficción y cine; al mismo tiempo trabajó en un proceso de taller con la Filmoteca Nacional.


Todas estas cosas durante los meses de encierro fueron mi balsa donde me agarré para procesar todo lo que estaba pasando. Tengo la convicción muy grande de que cuando está sucediendo una catástrofe, sea personal o como la que estamos viviendo, en lugar de resguardarme, me gusta explorar y nadar, para que eso sea material para crear, porque creo que sana y ayuda a seguir comunicándonos

Humberto Busto

Actor

Así nacieron tres proyectos: La última función, un ensayo audiovisual que tiene que ver con la muerte del teatro; La mira en tiempos COVID, sobre cómo todo esto está cambiando la mirada con la realidad virtual y lo que se viene, pero vinculado con la historia del cine, sobre todo del de la posguerra, y Retablo antiviral, proyecto fotográfico para contrarrestar la realidad.

“Son fotografías reales tomadas en lugares ya sea en construcción o abandonados, o del propio encierro en casa, intervenidas digitalmente para crear otros mundos futuros e imaginarios posibles, como una manera de contrarrestar estas imágenes catastróficas de las noticias que nos rodean”, dice Humberto.

Fue un proceso de varios meses de trabajar con el artista digital Michel Omar, en donde ambos iban encontrando el concepto de cada foto, para que la gente pudiera reflexionar, empoderarse y conseguir un equilibrio con toda la cantidad de miedo y de terror a la muerte que les ha impuesto el sistema; cada imagen va acompañada de un ensayo.

“La pandemia es una buena oportunidad de forjarnos carácter y curiosamente entré en mis 40 años; entonces, creo que sí estoy viviendo procesos de transformación y de madurez y de recolectar una siembra personal de mucho estudio y de muchas cosas que en los últimos 10 años me he dedicado a hacer, pero que todavía no se acababan de exteriorizar. Me encantaría pensar en esta siguiente década como la oportunidad de que todo eso que estudié y que tengo en la mente, ahora pueda compartirlo de una manera mucho más masiva”, comparte.

También puedes leer: Rescatan a las mujeres de la historia