¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

2019

La ciencia y sus escándalos en México 2019

Fernanda Muñoz

Este año, el sector científico sufrió grandes daños, comenzando por el poco presupuesto que el gobierno federal le brindó, ocasionado despidos y pocas oportunidades para realizar investigaciones. Además, resaltó la falta de apoyo que el Conacyt le dio a instituciones como el FCCyT, al quitarle sostén económico


Dic 19, 2019
Lectura 5 min
portada post

La Ciencia ha sido siempre un tema pendiente en México. A pesar de que es uno de los sectores que más puede revolucionar al país, alejándolo de los problemas comunes en salud y ecología, este año el rubro estuvo marcado por escándalos y una falta de apoyo por parte del gobierno federal que no se había visto en años.

Cuando la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador emitió el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2019 se supo enseguida que no era un buen inicio para la Ciencia, se le estaba reduciendo un monto de 2,261.14 pesos, en comparación de lo impuesto en 2018.

Aunque se conocía que la reducción del presupuesto era por la aplicación de una política de austeridad, la comunidad científica y tecnológica comenzó a percibir los cambios. Despidos, faltas de pagos y un reducido monto para realizar investigaciones fueron algunas consecuencias.

En octubre pasado, la coordinadora general del Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT), la doctora Julia Tagüeña, confirmó que el número de colaboradores e investigadores que participaban en esta institución habían dejado sus puestos, mientras que otros decidieron permanecer sin recibir un solo peso

Y aunque para 2020 se tenía una esperanza para alcanzar el 1 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), la comunidad científica se quedó esperando, pues el monto económico permaneció en la misma cifra que en 2019, sin tomar en cuenta el nivel de inflación.

Fue el FCCyT que, con base en los datos del PEF de 2013 a 2020, destacó el reducido apoyo que el gobierno actual le ha brindado a la Ciencia, específicamente al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), institución que encabeza a las comunidades científicas, tecnológica y de innovación del país.

En la edición de diciembre de la revista Forum. Noticias el Foro Consultivo, Víctor Hugo Guadarrama, coordinador de proyectos estratégicos de Ciencia, Tecnología e Innovación del FCCyT, recalcó que de 2013 a 2020, el monto más alto que recibió el Consejo Nacional fue en 2016, con 46,087.6 pesos, mientras que el más bajo en 2020, con 29,203.2.

2016 fue el año que más presupuesto económico recibió el Conacyt

Pero a pesar de las cifras oficiales, ha sido la directora del Conacyt, la doctora María Elena Álvarez-Buylla, uno de los principales personajes que no acepta esta realidad, enalteciendo que la administración morenista ha sido lo mejor que le pudo pasar a la Ciencia en México.

Conacyt, único aliado del presidente

En julio pasado, una de las conferencias mañaneras que protagonizó el jefe de Estado cambió el panorama científico en el país. López Obrador aseguró que eliminaría el FCCyT y que sería sólo el Conacyt el que lo guiaría en lo que falta de su sexenio.

Dicha toma de decisión ocasionó que, meses después, el instituto al mando de Álvarez-Buylla dejara de brindarle presupuesto económico al Foro por, supuestamente, ser una organización privada.

Además, el Conacyt destacó que otras de las razones por las que eliminaba el apoyo económico a la fundación científica era porque ésta invirtió 200 millones de pesos en la administración anterior en telefonía celular, gestión de redes sociales, servicio de bocadillos y vigilancia personal, argumentos que la doctora Julia Tagüeña rechazó.

Hasta el momento, ambas instituciones han mantenido una riña de acusaciones, entre las que destaca la registrada hace sólo una semana, cuando el Diario Oficial de la Federación publicó que Conacyt le quitó la autonomía al Foro sin las votaciones necesarias.

La implementación de este cambio tendrá lugar hasta la constitución de la nueva Ley General de Ciencia, Tecnología e Innovación, la cual se espera que sea emitida en febrero próximo.

Las defensas de Álvarez-Buylla y su labor en la ciencia

Uno de los escándalos que absorbieron al Conacyt fue el caso de Alexir Ledesma, quien ejercía como subdirector de Comunicación e Información de Estrategia de Conacyt, pero que, en febrero pasado, fue señalado de tener poca habilidad en el área.

Pero a pesar de que Ledesma no tenía los estudios suficientes para el cargo que le fue encargado, la doctora Álvarez-Buylla salió a defenderlo.

“Es joven, sí, pero con características que me llevaron a seleccionarlo en una posición en la que no requería tener una carrera terminada. Él tenía cualidades que no encontré en otros prospectos que tenían carreras e inclusive posgrados”, declaró.

Por otra parte, otro de los temas que la doctora Álvarez-Buylla salió a defender fue el de los transgénicos, pues, según su postura, dañan tanto a los alimentos a los que se le aplica como a quienes los consumen. Esta perspectiva fue discutida por un grupo de científicos que resaltaron los beneficios que la ciencia le da a los productos orgánicos.

Los investigadores argumentaron que en todos los años que los transgénicos han sido aplicados en productos, ninguna persona ha salido perjudicada, por lo cual no tiene sentido discutir.

También puedes leer: Ciencia, tema pendiente para 4T y Conacyt

Comentarios