Desde que comenzaron su carrera musical sabían que querían transgredir, ser irreverentes e ir contra la corriente; como buen grupo de punk, estar contra el sistema preestablecido de las disqueras y hacer las cosas a su manera, y así  lo demostraron desde el inicio, incluso, con su nombre: Chingadazo de Kung Fu.

A la fecha, la agrupación tiene 43 mil seguidores en Facebook, donde su perfil dice “la banda más culera que van a escuchar hoy”. Como buenos millennials, incitan a que les escribas por correo electrónico o también les marques al 55 3334 0934 o envíes un mensaje de WhatsApp, sea como sea, ellos quieren estar cerca de su público a como dé lugar.

Ahora, mitigada la crisis sanitaria, con el pretexto de su octavo aniversario buscan de nuevo reunirse con sus fanáticos, tocar en los escenarios y tener una presentación masiva en El Lunario del Auditorio Nacional el 28 de mayo, a las 19:00 horas, donde tendrán como invitados especiales a La La Love You, de Madrid, España. Además, realizarán un tour por México.

“El no tocar me afectó a tal grado mi salud mental que tuve que regresar con mi psicoanalista el año pasado, porque uno de mis más grandes miedos era el que no iba a volver a estar en un escenario. Fue esta sensación desesperanzadora de ‘¿y que tal si ya nunca puedo volver a hacer lo que más amo?’, entonces, el tener estas 11 fechas, más lo que vendrá en agosto y septiembre en el siguiente bloque del tour, me tiene muy feliz”, comenta Marino Pérez, vocalista del grupo.

Quienes también forman la banda son Alejandro Mendoza como guitarrista y Luis Cortés en la batería, quien entró en 2021; Chingadazo de Kung Fu ha sacado tres LP a la fecha Orinado contra el viento (2015), Me pongo hasta la madre porque estoy hasta la madre (2018) y Siempre es domingo (2021).

Como todos los músicos a nivel global, Pérez pensaba que la pandemia duraría sólo unos meses, el trío tenía ya fechas programadas junto a Sputnik, otra banda de punk, y eventualmente todo empezó a colapsar y detenerse, incluidas sus reproducciones en las plataformas de streaming.

“Estábamos en casi 50 mil escuchas mensuales, y de repente bajamos hasta 28 mil, fue muchísimo y los números seguían en picada, entonces, hablé con Alejandro y le dije ‘güey, necesitamos hacer un disco sí o sí, porque si no la banda va a chingar a su madre y se va a morir y no vamos a tener como después de la pandemia levantar esto’”, revela el cantante.

La agrupación logró financiamiento por parte de Believe, promotora digital de artistas musicales a nivel global, y así sacaron adelante Siempre es domingo, pero además, Pérez aprendió las vertientes de las aristas digitales, el manejo de marketing y cómo entender las tendencias y algoritmos de plataformas de streaming.

“Fue algo que nos dio resultado, trabajamos muy bien con Believe, yo los adoro porque se tomaron el tiempo de entender el proyecto y venderlo a las plataformas de streaming y entrar a las playlist, y el 2021 arrancamos con 34 mil escuchas mensuales y antes de que fueran las vacaciones de semana santa, porque en días festivos todo se va a picos descendientes”, se sincera el músico.

Para entender a fondo las estrategias digitales, Pérez comenta más acerca de cómo funciona la logística digital detrás de estas plataformas. Dice que cada una tiene una manera distinta de comercializar y potenciar el contenido musical, aunque admite que en México las reproducciones se siguen pagando a menor costo, que en el primer mundo.

Domar el streaming 

El camino de Chingadazo de Kung Fu en la pandemia fue de éxito desde el encierro, pese a que no estaban teniendo tocadas presenciales, Marino Pérez conoció a fondo la manera de llegar a sus escuchas y seguir incidiendo con ahora su nuevo disco, porque su pico más representativo fue de 87 mil escuchas mensuales.

“Nosotros tenemos un catálogo que tiene más de 30 millones de reproducciones, que si sumas todas nuestras plataformas tenemos una audiencia mensual de 100 mil personas, que escuchan, aproximadamente, 600 mil veces nuestra canción, dependiendo de si hay días feriados o no; entonces, entender todas estas herramientas digitales nos permite concentrarnos en nuestro arte”, platica el artista.

Haciendo una radiografía profunda sobre cómo es que funcionan los análisis digitales, Pérez comenta que prefiere ser un artista independiente, porque así tiene el control absoluto de su creatividad y comenta que los últimos pagos que ha recibido por parte de Believe son de alrededor de 450 euros.

“YouTube paga menos que Spotify y Apple Music paga un poco más, mira así son los números: el 92 por ciento de nuestros ingresos corresponden a Spotify, el 3.8 por ciento a Apple Music, 1.7 a Amazon y el resto a todas las restantes plataformas”, se sincera.

¿Por qué seguir en el Punk? esto responde Chingadazo de Kung Fu

Pese a todo, Marino Pérez está consciente de que el trío no está haciendo música desde los géneros de moda que se escuchan en la radio. Ellos pertenecen a un nicho underground que es todavía mucho más difícil de monetizar; sin embargo, ve el lado positivo en estar del lado del punk, porque eso es lo que le apasiona.

“No hago arte para ser rentable, trato de hacer mi arte rentable que es muy distinto, ¿por qué hago esto? Porque soy afín a este tipo de género. Cuando escuché ‘Basket case’, de Green Day, a los ocho años, me voló la cabeza, sentí que algo en mi corazón se encendió, que la sangre me hirvió, y tenía ganas de romper algo, era increíble, nunca había sentido eso”, describe.

Además, el vocalista revela que esta es una herencia musical de su madre, quien escuchaba a The Clash, The Offspring y Los Fabulosos Cadillacs, por ende él creció con estas influencias, y tomó gusto de estas agrupaciones para ahora con Chingadazo de Kung Fu expresar sus propias vivencias.

“Trato de hacer el tipo de arte con el que yo conecto, entonces, aunque digan que The Strokes tiene gran mérito artístico o Radiohead tiene su lugar asegurado en la historia de la música alternativa, a mí no me gusta esa música, en cambio el punk rock tiene problemáticas y cuestiones con las que me identifico”, dice Pérez.

También puedes leer: XinniX, el dúo de rock y punk colombiano que se pronuncia en contra de su gobierno