¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
doPlay

Luzia

Hacen de México un sueño

José Pablo Espíndola

El Cirque du Soleil estrena hoy en el país Luzia, espectáculo inspirado en la cultura y las tradiciones mexicanas, donde la luz apaga el espíritu y la lluvia tranquiliza el alma; el show fue pagado por el gobierno mexicano y tuvo un costo de 47.4 millones de dólares


Nov 8, 2018

Una mariposa monarca levanta el vuelo, detrás de ella un caballo corre en medio de un campo de flores de cempazúchitl, el emblema de los muertos en México, mientras suena un huapango de fondo. Con esa escena comienza Luzia, espectáculo del Cirque du Soleil, que tiene como objetivo celebrar la cultura, los sonidos y colores del país, mostrando diferentes lugares y épocas.

A través de la danza, la música y las artes circenses, el espectáculo lleva al público a recorrer un México imaginario, como en un sueño, donde la luz calma el espíritu y la lluvia apacigua el alma.

La obra, escrita por el dramaturgo Daniele Finzi Pasca, se desarrolla en escenarios que van desde un estudio de cine al océano, un semidesierto en un mundo acuático, un cenote, una jungla, un callejón en una ciudad, un salón de baile, pasando suavemente de un entorno urbano al mundo natural, del pasado al presente y de la tradición a la modernidad.

“Cada vez que el espectáculo abre y empezamos la fiesta, me llega. Me pone la piel de gallina. También la música es tan hermosa y las melodías tan pegajosas, pues usamos muchos tipos de ritmos latinoamericanos que sirven como inspiración. Me emociona tanto”

- Gracie Valdez

Directora Artística

Este mundo imaginario rescata la fascinación del pueblo mexicano por los animales, por lo que Luzia está habitado por seres surrealistas de todos los tamaños. Por ejemplo, Alexei, “el contorsionista más elástico del mundo”, interpreta a un alebrije.

“Creo que tenemos algunos de los mejores artistas en el mundo, acróbatas, actores y músicos. Es un show diferente a lo que han visto del Cirque du Soleil, diferente a lo que han visto en otros circos. Es lo más íntimo dentro del tour Grand Chapiteau. Celebramos, tenemos una gran fiesta juntos, escapamos hacia una tierra diferente en cuanto entras a la carpa”, asegura Valdez.

Dentro del espectáculo, el agua fue un elemento de inspiración que agregó un nivel de complejidad acrobática

Los artistas de la rueda simple realizan la hazaña sin precedentes de girar y rodar bajo la lluvia, mientras un artista aéreo suspendido en un trapecio vuela y da vueltas entre una lluvia torrencial.

Para Diana Ham, bailarina mexicana del Cirque du Soleil, el acto de las ruedas y el trapecio es su parte favorita de la obra, “porque es algo que te impacta no sólo a nivel visual, sino como si la música y todo lo que está pasando en ese conjunto de movimientos te tocara profundamente el corazón”, dice.

Con talento mexicano

Alegre y portando con orgullo un traje típico mexicano en color amarillo con bordados de flores, la cantante Majo Cornejo interpreta dentro del show a la “mujer llorona”, quien va pregonando lo que va pasando alrededor de este mundo mágico. Ella canta 18, de las 19 canciones que tiene el espectáculo.

“Mi canción favorita es el cierre del primer acto que se llama ‘Cierra los ojos’ y tiene una parte muy especial que dice ‘ya lo descubriste, si el cielo llora no sirve ponerse triste nunca jamás’ y creo que es un recordatorio que he llevado mucho este último año, que por más que la vida te pegue, tienes que seguir”, señala Cornejo.

Por su parte, la bailarina Diana Ham usa un vestido blanco, con guantes rojos y una iguana que parece su estola. Ella forma parte del acto llamado ‘Adagio’, que es un guiño a la edad de oro del cine mexicano. Este acto se desarrolla en un salón de baile lleno de humo que recuerda al Salón México.

“En aquellos tiempos los pianos eran distintos, los meseros muy formales y los bailarines también. Esta mujer representa parte de todo eso, sin perder esas raíces mexicanas, las trenzas, los colores vivos y el bordado del vestido de la época”, dice Ham.

Las actrices mexicanas expresan sentirse muy honradas y orgullosas de pertenecer a este equipo de trabajo, a esta compañía internacional.

“Creo que el público mexicano tiene que venir a ver este show, tiene que venir a ver de qué estamos hablando, que hay mexicanos aquí que están hablando de México a fuera del país y que realmente estamos muy orgullosos de hacerlo. Es un show que se dedica a tocar el corazón de las personas”, sentencia Cornejo

Ham indica que Luzia significa “lluvia de luz” y eso es lo que buscan reflejar, “una lluvia de luz, de sonido, de colores, de misticismo, de magia. No es nada cliché, si están esperando ver un espectáculo cliché de México, no es el lugar correcto, es algo increíble, que no se esperan”.

Envueltos en la polémica

Este proyecto, que costó 47.4 millones de dólares y fue pagado por el gobierno mexicano, provocó la indignación de la comunidad artística en México, quienes, en su momento, enviaron una carta al presidente Enrique Peña Nieto para pedirle que recortara el número de funciones pactadas y el ahorro se reinvirtiera en producciones nacionales. Además, se le presentó el proyecto “La ruta del sol y la lluvia” para producir 600 espectáculos con una inversión equivalente a la hecha en Luzia; sin embargo, no tuvieron respuesta.

De acuerdo con información hecha pública por la Secretaria de Turismo federal, el costó total del espectáculo se cubrió en tres partes. El pago inició en 2014 y finalizó en mayo de este año, aunque debió haber concluido en 2019.

En su momento, el secretario de Turismo, Enrique de la Madrid, informó que el propósito de Luzia era posicionar la imagen de México en los mercados internacionales para difundir “la riqueza turística mexicana en diversos escenarios mundiales”. La gira pactada con el Cirque du Soleil es por siete años, concluirá en 2023 y recorrerá 450 ciudades del mundo.

Comentarios