Christian Schicklgruber, director del Weltmuseum de Viena, aseguró que el penacho que se encuentra en el recinto, no perteneció a Moctezuma.

Según Schicklgruber el objeto, motivo de una disputa diplomática entre México y Austria, nunca fue del emperador mexica, sino que fue usado por un sacerdote.

“Definitivamente, el penacho no era de Moctezuma. Era de un sacerdote”, afirmó.

El director del museo etnográfico que custodia la pieza menciona que una de las pruebas de sus dichos es que los códices no mencionan que Moctezuma llevara un penacho como ese.

Según la leyenda, Moctezuma habría regalado este penacho, compuesto por miles de plumas de quetzal y cientos de placas de oro, al conquistador Hernán Cortés.

Cortés lo habría entregado a su vez a Carlos I, quien entonces gobernaba España y Austria y que demás pertenecía a la dinastía Habsburgo.

LEER: ¿CÓMO FUE QUE LLEGÓ EL PENACHO DE MOCTEZUMA HASTA AUSTRIA?

El curador de las colecciones de América del Norte y Central del museo, Gerard van Busel, aseguró que pese a los reclamos del presidente, Andrés Manuel López Obrador, el penacho no podría ser devuelto a México antes de 10 años.

Bussel indicó que se trata de objeto excesivamente frágil y que cualquier vibración lo destruiría, por lo que se descarta poderlo transportar en automóvil o avión.

“El Penacho es demasiado frágil, pues está formado principalmente por material orgánico, y cualquier vibración en el aire o la carretera lo destruiría”, aseguró.