¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
imagen principal

SaludAnimal

Evita que tu perro o gato sufra de obesidad

José Pablo Espíndola

Fausto Reyes Delgado, director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, comparte algunas recomendaciones sobre alimentación y ejercicio para mantener a las mascotas lo más sanas posibles


Jul 10, 2020
Lectura 7 min
portada post

En México siete de cada 10 adultos, cuatro de cada 10 adolescentes y uno de cada tres niños presentan sobrepeso u obesidad, por lo que se considera un grave problema de salud pública, que, además, también afecta a sus mascotas. Para los expertos, los perros y gatos, principalmente, son el reflejo de la sociedad, por lo que si el país es el número 1 a nivel mundial en obesidad y sobrepeso, lamentablemente, también ellos.

“El problema nutricional número uno de los perros y gatos que viven dentro de casa es la obesidad y el sobrepeso. En parte es por la falta de ejercicio y otro poco es la nutrición, tal vez por un mal asesoramiento o por la falta de asesoría para este punto”, explica Fausto Reyes Delgado, médico veterinario especialista en cirugía de perros y gatos.

Reyes Delgado, quien también es el director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield, platica que cuando un veterinario recibe a un cachorro a consulta, normalmente el propietario pregunta recomendaciones, cuando tendría que ser al revés, primero ir a solicitar ayuda, orientación, y después tener al cachorro.

Para saber si el perro o gato padecen de obesidad puedes aplicar la siguiente técnica. Si son de pelo corto hay que verlos de arriba hacia abajo y tienen que presentar una ligera cintura, luego debes pasar la mano suavemente sobre sus costillas para sentir el borde de éstas, muy suavecito, si lo palpas, están dentro del peso, si tocas solamente el tórax y no se sienten las costillas y, al contrario, se mueve la grasa, es una mascota con sobrepeso, por lo que se tiene que tener mucho cuidado, porque podría estar acercándose al proceso de obesidad.

“Es importante de inmediato llevarlo a una revisión con el médico veterinario y este tendrá que determinar, en la parte de la revisión, las pruebas o los estudios a realizar. Un perro puede ser obeso por exceso de alimento y baja de ejercicio, por exceso de alimento y mucho ejercicio o porque está enfermo, principalmente,  de algún padecimiento hormonal, o puede ser de tipo articular, lo que le impide que se mueva mucho”, dice el también académico de la Facultad de Veterinaria y Zootecnia de la UNAM.

UNA ALIMENTACIÓN CORRECTA

Fausto Reyes Delgado recomienda a los propietarios que cuando vayan con el veterinario pregunten cuál es la ración correcta de alimento que les deben dar a sus mascotas.

No es lo mismo lo que necesita un cachorro que tiene cuatro meses y se está vacunando a lo que requiere comer cuando termina su vacunación o lo que un ejemplar que tiene año y medio y es muy activo en comparación con otro que no lo es ni una hembra que este gestante a una que está esterilizado.

“Siempre hay que preguntarle al veterinario cuál es la ración que se le recomienda a mi mascota, considerando edad, raza, sexo, actividad física o fisiológica; eso determina el gramaje de alimento que le vamos a dar”, asegura el especialista.  

Además, el veterinario indicará sobre ese gramaje cómo dividirlo durante todo el día para evitar, por ejemplo, sobrepeso por un exceso de energía en la noche, cuando la mascota ya no hace tanta actividad.

El director médico del Hospital Veterinario UNAM-Banfield opina que lo más responsable sería darles de comer a las mascotas el alimento que ya viene procesado, el comercial, que se conoce como croquetas, ya que viene balanceado, con los requerimientos que necesita.

“Lo único que hay que hacer es darle el gramaje que recomienda el veterinario para cubrir sus necesidades al día. Si les damos del alimento que nosotros comemos, como pollo o carne, el problema grave es que a lo mejor no les estamos balanceando de forma correcta y les estamos dando más minerales, un exceso de proteína, que a la larga les puede ocasionar problemas”, comenta el académico de la UNAM.

Reyes Delgado le pide a las personas quitarse de la cabeza que los perros comen hueso, ya que es erróneo. A ellos les gusta estar mordiendo, pero lo utilizan para jugar; sin embargo, puede ser peligroso, porque se pueden fracturar los dientes.

Actividad física para perros y gatos

El ejercicio tiene que ser una actividad que distraiga a las mascotas, que sea lúdica, de juego, no es extenuante, por ello, no todos los perros y gatos tienen que hacer lo mismo, ya que se pondrían en riesgo a muchas razas.

“Todos los perros chatos, por ejemplo, sí tienen una limitación de vías respiratorias, por lo que se tiene que llevar una actividad física diferente a la de un perro como un pastor”, platica el veterinario.

Para hacer actividad física está prohibido que la hagan de 10 de la mañana a 4 de la tarde, porque es cuando hay más calor y radiación. También tiene que ser en  bloques o periodos de 20 a 30 minutos, para que puedan trotar, correr o ir por su pelota.

Fausto Reyes Delgado indica que mínimo una mascota tiene que visitar al veterinario dos veces al año, tomando en consideración que si se dice que un año  de ellos puede ser entre siete y 10 nuestros, si sólo visita una vez al año por sus vacunas, significa que nada más va a revisarse cada siete años.

“Si podemos hacer cuatro visitas sería excelente, porque con eso puedes como veterinario detectar cambios rápidos para tomar previsiones y que no exista ningún problema”, dice el especialista.

Para visitar el Hospital Veterinario UNAM-Banfield es necesario agendar cita, así que los puede contactar a través de sus redes sociales (FB: Banfield-México, TW: @BanfieldMexico) o de su página web: https://www.banfield.com.mx/. También tienen asesoría telefónica para aquellos pacientes que son de seguimiento y muy pronto ofrecerán servicios de telemedicina.

PREGUNTAS BÁSICAS ANTES DE TENER UNA MASCOTA

Estas preguntas se hacen para buscar que la familia que va a querer un animal de compañía cumpla con los requisitos para ofrecerle una buena calidad de vida

1. ¿Están  todos los miembros del núcleo familiar de acuerdo en tener un animal de compañía? Si alguno de ellos dice no, lo mejor es no tenerlo

2. ¿Para qué lo quieren?

3. ¿Cuánto espacio le voy a dar? Si vives en un departamento de tipo social no puedes tener un Gran danés

4. ¿Cuánto tiempo le vas a dedicar? Si trabajas todo el día, no tengas un perro y menos uno que requiera mucha actividad

5. ¿Cuánto piensas gastar en ella?

6. ¿Quién va a vivir con la mascota? ¿Una persona de la tercera edad, un niño, una persona con discapacidad o con una enfermedad crónica que necesita cuidados especiales?

COMIDA PROHIBIDA

Estos alimentos son dañinos para los perros y gatos:  

  • Uvas
  • Frutos rojos (fresas, zarzamoras, cerezas, blueberries y arándanos)
  • Frutos secos
  • Cacahuates
  • Almendras
  • Chocolate

También puedes leer: Mascotas: los abandonados de la pandemia


Notas relacionadas

Ago 21, 2020
Lectura 7 min

SaludAnimal

Perros y gatos: amigos con ansiedad

Luz Rangel


Ago 21, 2020 Lectura 7 min

Comentarios