Un estudio realizado por investigadores sudafricanos determinó que las vacunas contra COVID-19 con tecnología de ARN mensajero (ARNm) no lograron bloquear el contagio con la variante ómicron.

Las dosis de refuerzo con las vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2, creadas por Pfizer y Moderna, no detuvieron a la nueva variante imperante en el mundo.

Las vacunas basadas en ARNm les muestran a las células a fabricar una proteína que desencadena una respuesta inmunitaria dentro del organismo.

Dicha investigación comenzó después de que, durante los primeros días de diciembre de 2021, siete turistas alemanes se contagiaron con COVID-19 durante su viaje a Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.

Te sugerimos: ¿Cuántos días se debe aislar una persona contagiada de ómicron? Esto dicen los epidemiólogos

Según los investigadores, los turistas resultaron contagiados con ómicron pese a que ya habían recibido una dosis de refuerzo, adicional al esquema de vacunación contra la COVID-19.

Los científicos, cuya investigación fue autorizada por la Universidad de Ciudad del Cabo y la Universidad de Stellenbosch, publicaron sus hallazgos en The Lancet, el 18 de enero pasado.

En el estudio, los investigadores ofrecen evidencia sobre la capacidad de ómicron para evadir los anticuerpos generados por las vacunas con ARNm.

Sin embargo, las células T del cuerpo sí parecen combatir la cepa, mientras que los datos hospitalarios y de mortalidad sugieren que se trata de una variante menos agresiva que la Delta.

La rápida propagación de la variante ómicron impulsó a los gobernantes de varios países del mundo a realizar campañas de vacunación de refuerzo, sin embargo, este esfuerzo podría no tener ningún sustento.

Los objetos del estudio, los siete alemanes enfermos, tienen entre 25 y 39 años, son cinco mujeres y dos hombres y ninguno de ellos es obeso y tampoco habían estado infectados de COVID antes.

Mientras cinco de ellos habían recibido tres dosis de la vacuna de Pfizer, otro había recibido una dosis de ARNm de Moderna seguida de una inoculación de Pfizer. Otro recibió la vacuna de AstraZeneca antes que las inyecciones de Pfizer.

“La presencia de este grupo de alemanes presentó una oportunidad única para estudiar las infecciones de avance de ómicron en individuos con refuerzos de vacunas de ARNm”, mencionaron los investigadores.

Todos los sujetos de estudio, presentaron síntomas entre el 30 de noviembre y el 2 de diciembre, sin embargo, se trató de una enfermedad leve a moderada.

Pese a la conclusión de que las dosis extras de vacunas basadas en ARNm no dan protección extra ante ómicron, los hechos demuestran que la vacunación completa y una dosis de refuerzo protegen contra una enfermedad grave.

“El curso leve a moderado de la enfermedad sugiere que la vacunación completa seguida de una dosis de refuerzo aún brinda una buena protección contra la enfermedad grave causada por ómicron”, mencionan los investigadores.