La dermatitis más común, pero que pocas personas conocen es la piel atópica, la cual surge desde la infancia y se caracteriza por presentar comezón, enrojecimiento y placas escamosas.

Se estima que la dermatitis atópica afecta a entre 15 y 20 por ciento de las y los niños y al tres por ciento de los adultos, comparado con otros países, las cifras de prevalencia en México son bajas, lo que indica que la enfermedad es subdiagnosticada en nuestro país.

Sin embargo, menos de un 5.5 por ciento de los pacientes en edad escolar y adolescentes han recibido un diagnóstico por parte de un médico.

“Se hace necesario fortalecer los programas de capacitación en el primer nivel de atención de salud y fortalecer las campañas educativas para la población en general, a fin de evitar el estigma social y la discriminación hacia las personas con dermatitis”, señaló la doctora Rossana Llergo, presidenta de la Fundación Mexicana para la Dermatología, en conferencia de prensa por el Día Nacional de la Dermatitis Atópica, a celebrarse el 27 de noviembre.

Por su parte, Mirna Toledo, presidenta del Colegio Mexicano de Dermatología Pediátrica, destacó que es una enfermedad que está presente en todos los grupos de edad, particularmente en niños en edad escolar y adolescentes.

Si bien no tiene cura, el objetivo del tratamiento es controlar los brotes de la enfermedad y evitar el deterioro de la calidad de vida.

“Debido a los síntomas persistentes, en la edad escolar, la enfermedad provoca aislamiento social para evitar burlas o acoso por la apariencia de la piel, así como restricción de actividades físicas y sociales. Mientras que, en la edad adulta, la enfermedad trae consigo trastornos del sueño que pueden derivar en problemas laborales por el poco rendimiento e incluso afectaciones en la vida sexual y las relaciones personales”, explicó Toledo.

“La dermatitis afecta todas las esferas de la vida por lo que ya es tiempo de cambiar la realidad y comenzar a construir un futuro mejor para estos pacientes”
Rossana LlergoDoctora

Otra de las cosas que destacaron las doctoras fue que los eventos traumáticos y los estilos de vida estresantes pueden detonar la dermatitis atópica hasta en el 70 por ciento de los pacientes. Esto es relevante, ya que adicional al impacto físico, la afectación en la salud mental puede aumentar hasta en un 74 por ciento los costos por atención de la enfermedad.

Ante ello, las especialistas hicieron un llamado hacia el abordaje multidisciplinario del padecimiento, en donde las terapias innovadoras pueden contribuir a estabilizar la calidad de vida de los pacientes.

Parte del abordaje para controlar este padecimiento es la prevención, para ello existen tratamientos de última generación como Dupilumab, el cual bloquea dos de las principales proteínas causales de la inflamación tipo 2.

Por su parte, Laura Adriana Nava, directora de alianzas corporativas de Save the Children, destacó la importancia de un mayor conocimiento de la enfermedad, pero sobre todo la necesidad de tener tolerancia y empatía hacia las personas que viven con este padecimiento.

¿Qué causa la dermatitis atópica?

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria crónica de la piel no curable, pero sí tratable que regularmente comienza en la infancia y puede prolongarse hasta la edad adulta.

Pueden ser diferentes factores, desde alteraciones genéticas, a fallas en la regulación del sistema inmunológico, como la inflamación tipo 2. En ocasiones, se acompaña de otras enfermedades como asma y rinitis.

Medidas de cuidado

  • Bañarse con agua tibia o fría, porque al usar caliente hay una vasodilatación (venas gruesas y dilatadas)
  • Aplicar constantemente crema
  • Al lavar la ropa no utilizar suavizantes que contengan químicos que irriten la piel

Te puede interesar: ¿Sabes cómo tratar la dermatitis atópica? Aquí te contamos todo sobre este padecimiento