¡Tu navegador no soporta JavaScript!
Piensa
Nacional
imagen principal

ELECCIONESEU

¿Boicot presidencial?

Fabiola Zurita

Al parecer el mundo de la música no es el único en contra de los nuevos inquilinos de la Casa Blanca. Mientras que en el de la moda se esfuman los diseñadores para vestir a Melania Trump para la investidura de su esposo Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, en el del arte arremeten contra Ivanka, pidiéndole descolgar sus obras de las paredes de su casa.


Ene 19, 2017
Lectura 5 min
portada post

+17 diseñadores famosos se negaron a vestir a la Primera Dama

Al mediodía de hoy viernes se realizará la ceremonia de investidura presidencial del controvertido republicano Donald Trump

Al parecer el mundo de la música no es el único en contra de los nuevos inquilinos de la Casa Blanca. Mientras que en el de la moda se esfuman los diseñadores para vestir a Melania Trump para la investidura de su esposo Donald Trump como presidente de los Estados Unidos, en el del arte arremeten contra Ivanka, pidiéndole descolgar sus obras de las paredes de su casa.

Incluso la curadora Alison Ginebras, junto con otros artistas como Jonathan Horowitz y Alex Da Corte, el vendedor de arte Bill Powers y otros destacados del medio formaron el grupo Halt Actionin para “proteger” sus obras.

“Necesitamos pensar más cuidadosamente sobre cómo nuestro trabajo es llevado al mundo y a quién es vendido”, expresó.

Lo anterior comenzó luego de que algunos renombrados personajes del arte vieran sus obras en las fotos del perfil de Instagram de Ivanka: “Querida, @ IvankaTrump por favor baja mis obras de tus paredes. Estoy avergonzado de ser visto en tu casa”, posteó Da Corte en la red social.

Este tipo de rechazo colectivo ha traspasado fronteras, convirtiéndose en una especie de “boicot artístico” en contra de los nuevos residentes de la Casa Blanca, ya que tanto celebridades de Hollywood como de la música, la televisión, el arte y ahora la moda, se han negado a presentarse en la toma de protesta de Trump.

Y según la Revista Hola, firmas y diseñadores como Sophie Theallet, Tom Ford, Derek Lam, Marc Jacbos, Phillip Lim, Christian Siriano, Vera Wang, Jason Wu, Joseph Altuzarra, Donna Karan, Calvin Klein, Diane von Furstenberg o Michael Kors rechazaron la oferta debido a sus preferencias por los demócratas.

Por otro lado, André Leon Talley, uno de los hombres más relevantes de la moda en Nueva York, confesó para The New York Times que “muchos de sus más fieles amigos le habían abandonado por decir que Melania tenía bellas piernas y buenas maneras”, incluso le señalaron haberse vendido “al imperio del mal”, por lo que decidió alejarse, relató el medio.

Ralph Lauren: candidato en puerta

De acuerdo con Women’s Wear Daily el encargado de engalanar a la nueva primera dama será el diseñador Ralph Lauren, quien apoyó -y vistió- a Hillary Clinton durante toda su campaña.

También se rumora que Lauren está trabajando en diferentes piezas para que Melania vista durante la primera semana y que confeccionará, además, para otros miembros de la próxima familia presidencial.

El Huffington Post detalla en un artículo que buscó corroborar la historia del WWD con los representantes de Lauren, pero que no han dado ninguna declaración.

Melania Trump ya ha usado ropa del diseñador neoyorquino en dos ocasiones memorables. La primera fue en el tercer debate presidencial (en octubre de 2016) y la segunda durante la noche del día de las elecciones.

La moda como arma política

Ahora la moda se está convirtiendo en un asunto espinoso con Melania Trump como objeto. Ser primera dama es una labor ardua por mucho que parezca que sólo se dedican a ir a galas benéficas y a redecorar las salas de la Casa Blanca, aunque algunas logren traspasar esa barrera, como Nancy Reagan o Michelle Obama, el solventar problemas menores pueden acabar convirtiéndose en conflictos de Estado, como cuando Reagan cambió la vajilla de la residencia presidencial.

Jacqueline Kennedy, considerada ahora uno de los estandartes de la elegancia norteamericana, se le criticó en su momento por sus gustos afrancesados y Lady Bird Johnson debió escoger un vestido nacional para su primera aparición oficial. Además, la moda fue una de sus armas para superar el impacto de “Jackie”.

A Nancy Reagan se la criticó sin cesar por su amor hacia la alta costura, detalla el medio español La Vanguardia que “en su armario reposaban modelos firmados por el famoso Oscar de la Renta.

Ese ‘trapito’ hará historia

Kathleen Grady, comisaria de la exposición de primeras damas del Museo Nacional de Historia America del Smithsonian, explicó para CBS: “No importa lo que se ponga. Después de esto, éste será siempre el primer vestido que se recordará de ella”.

Y lo más probable es que, al igual que sucedió con sus antecesoras de la Casa Blanca, lo que Melania use la noche de hoy, acabará expuesto en las las vitrinas del Museo Nacional de Historia Americana en el National Mall.

Negocios son negocios

Otros diseñadores como Jeremy Scott, los Rag & Bone, Tommy Hilfigher o Carolina Herrera han expresado que les gustaría vestir a Melania y algunos de ellos han hecho público, tanto en sus redes sociales como en entrevistas, que “no mezclan sus negocios con política”.


Notas relacionadas

Dic 12, 2018
Lectura 3 min

Jul 16, 2018
Lectura 2 min

ELECCIONESEU

Niega tener rival para reelección

Indigo Staff


Jul 16, 2018 Lectura 2 min

Feb 28, 2018
Lectura 2 min

Nov 16, 2016
Lectura 3 min

Comentarios