Rafael Caro Quintero es uno de los narcotraficantes más conocidos, pues fundó el Cártel de Guadalajara e incluso se convirtió en uno de los más buscados por la Administración de Control de Drogas (DEA), pero tenía una debilidad.

Su nombre era Sara Cosío, el amor prohibido de “el narco de narcos”, quien provocó accidentalmente la detención de Caro Quintero en Costa Rica, tras la cual fue encarcelado por 28 años.

La historia de Caro Quintero y Sara Cosío

Sara Cosío es hija de Octavio César Cosío, exsecretario de Educación en Jalisco, y sobrina de Guillermo Cosío Vidauri, quien fue gobernador de la entidad de 1989 a 1992, por lo cual creció en una familia con alto poder adquisitivo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GER NEWS (@gernews)

Rafael Caro Quintero se habría enamorado de ella desde la primera vez que la conoció ya que su carácter caprichoso conquistó al narco, pues incluso se sabe que algunas veces ella le hizo desplantes y lo dejó esperando para salir.

A pesar de ello, habrían iniciado una relación rápidamente, la cual nunca fue apoyada por la familia de Sara; sin embargo, continuaban saliendo juntos.

El viaje de Sara Cosío y Caro Quintero a Costa Rica

La situación de su relación cambió cuando Enrique “Kiki” Camarena, agente de la DEA, fue secuestrado en febrero de 1985 y posteriormente, el 5 de marzo del mismo año, fue encontrado muerto, ya que Caro Quintero fue vinculado con el crimen.

De esta forma, el capo fue señalado por ordenar el asesinato del agente cuando era el líder del Cártel de Guadalajara, y el gobierno de Estados Unidos comenzó una búsqueda incansable del narco.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de No Pasa Nada (@nopasanadamx)

Por este motivo, “el narco de narcos” salió huyendo de México en un jet privado, pero no lo hizo solo, pues Sara Cosío lo acompañó en el viaje que tenía por destino Costa Rica. Tras ello, los familiares de la joven la reportaron como secuestrada.

Una llamada llevó a la detención

Al llegar, ambos se refugiaron en la lujosa finca en la Quinta “La California” y todo iba de maravilla, hasta que un descuido de Sara Cosío provocó que las autoridades los ubicaran en Costa Rica.

Lo anterior se debe a que la joven habría llamado a sus padres para informarles que se estaba a salvo; no obstante, los teléfonos estaban intervenidos. De esta forma, dieron rápidamente con el sitio donde se encontraban.

Te puede interesar: Tras la caída de Caro Quintero, estos son los narcos mexicanos que permanecen prófugos

Cuando las autoridades dieron con Sara Cosío ella habría negado que Caro Quintero la privó de su libertad: “Yo no estoy secuestrada… yo estoy enamorada de Caro Quintero”. Además, el narco fue extraditado y condenado a 40 años de cárcel, de los cuales, sólo pasó 28 en diferentes penales, hasta que fue liberado por un tecnicismo en 2013.

Por su parte, Sara Cosío, el amor de uno de los narcotraficantes más famosos del país, se alejó de la vida pública.