La escena del clown cerró durante mucho tiempo sus puertas a las mujeres, quienes fueron privadas, incluso, de reír a carcajadas y sonoramente, pues “no era el papel” que debían desempeñar públicamente.

Cuando decidieron subirse a los escenarios, bailando o tocando algún instrumento, fueron señaladas y criticadas por ir a contracorriente; sin embargo, las artistas no pararon, esos son momentos que permiten que ahora exista una mayor apertura de expresión, no sólo en la comedia, sino en su vida en general.

Estas luchas fueron la inspiración para Nohemí Espinosa, quien a través de Varieté De-Lirios, rinde homenaje a las mujeres que rompieron paradigmas y estereotipos al atreverse a subir a un escenario o alguna plaza pública para hacer reír a la gente.

“Imagínate una mujer que decide hacer humor, era anormal para aquella época, incluso, condenada por las religiones. Estas mujeres atrevidas, apasionadas, de la escena y la comedia son a las que admiramos y agradecemos poder estar sobre un escenario profesional, vivir de esto como artistas escénicas y de comedia”, platica Nohemí, directora y actriz especializada en clown.


Nohemí considera que hay muchas artistas clown que están surgiendo en el país, pero no se les conoce porque el hombre “usualmente” es quien hace el humor, pues todavía se arrastran actitudes machistas que mantienen arraigada esta idea

Para Espinosa es primordial llevar la risa a todos los lugares, pues tiene un mensaje universal que quiere compartir con cualquier persona, para que se sienta identificada y se divierta con el Grupo De-Lirios.

Demostrar cómo es el mundo y reírse, sin importar cuán absurda, contradictoria, inteligente o virtuosa sea la gente, es hacer de la risa un camino para aprender y reflexionar en comunidad, opina la actriz.

“Para nosotras es muy importante que la gente conozca lo que tenemos que decir, no significa que, porque lo decimos nosotras, sólo sea dirigido a las mujeres. También tenemos una forma de vida, estilo que queremos compartir, reímos de nosotras mismas, por eso hacemos clown, esa es una cosa muy linda que elegimos, las payasas hacemos humor con nuestras propias experiencias que hemos procesado, aprendido de ellas y reflejarlas al espectador”, aclara.

Crear comunidad a través de la risa en el clown

Regresar a los escenarios en tiempos de pandemia implica muchas responsabilidades y cuidados, sin embargo, Nohemí Espinosa considera que retomar la risa es totalmente urgente porque existen dificultades emocionales, económicas y sociales que afectan a la población. Además, después de haberse enfrentado a un encierro por más de un año, a la inactividad y sin contacto exterior, los seres humanos se han vuelto más sensibles.

De acuerdo con la directora, el Grupo De-lirios se conforma por, aproximadamente, 15 personas, algo que se volvió un reto para poder coordinarse y reunirse en un mismo espacio; pese a ello, desde hace un año han encontrado la forma para poder realizar su espectáculo con todas las medidas pertinentes y volverse a encontrar con los espectadores.


“Mi humor es universal, pongo mi vida y experiencia, mi propia ridiculez para que la gente se ría, lo comparto con mucho gusto, sin violentar a nadie, para mí eso es vital”

Nohemí Espinosa

Actriz y directora de Varieté De-Lirios

“Regresar al teatro es distinto a como lo percibíamos antes de la pandemia, donde nuestro objetivo era: ‘vengan al teatro, apoyen a las compañías’, ahora es unirnos en comunidad para contar una historia y queremos escucharles, verles y relacionarnos, porque eso también es el clown, una experiencia donde el mismo espectador se vuelve partícipe del ritual del espectáculo”, expresa.

Además de compartir con el público, Nohemí ya anhela el reencuentro con los escenarios y más con Varieté, show que reúne diversas expresiones, como el cabaret, clown y danza, y que goza de cuatro años de existencia en el que 12 mujeres expertas en humor, comedia y circo se reúnen y demuestran lo mejor de la escena artística.

Para ella existía una urgencia de salir a los escenarios y expresar todas sus emociones y sentimientos a través del espectáculo en el cual, refiere, hay una transformación muy importante, pues sin duda la pandemia trajo muchos cambios a nivel emocional.

“Hay nuevas intenciones en la escena, nuevos propósitos y objetivos, más allá de hacer reír o conmover. Queremos expresar lo que hemos estado juntando a lo largo de este año de encierro, en nuestros corazones y pensamientos, vivir de cerca la muerte de personas queridas, la enfermedad, la carencia y sufrirlo, nos ha hecho muy sensibles. Quizá no llegaremos a todo el mundo, pero nuestro trabajo es llegar a las personas que vean la función y crear una transformación, sería una tarea cumplida”, relata.

Crecer junto a la comedia

Cuando Nohemí inició sus estudios en la actuación tenía muchas dudas, no obstante, ahora puede decir que toda su vida la quiere dedicar al humor y a la comedia; incluso, llevar más allá su gusto por la comedia al coordinar el Laboratorio de Clown Femenino o a través de su trabajo con la banda La Sensacional Orquesta Lavadero, proyectos que le han permitido crecer a nivel personal y profesionalmente.

“No soy una mujer que cumpla con los estereotipos de belleza que hay en la TV, las películas, tenía dudas sobre qué tipo de teatro, actuación, espectáculos iba a realizar, pero me topé con el humor y pensé, esto es lo que quiero hacer siempre, toda mi vida y afortunadamente estoy rodeada de comicidad en mi vida y vivo de esto, no sólo para ganar dinero, sino para crecer como ser humano y compartir mi arte en el escenario y en las aulas”, relata.

Poder compartir sus experiencias, sobre todo las tragedias, la involucra en un proceso largo y de duelo, sin embargo, siempre trata de platicar sobre todas sus vivencias, de su perro, su familia, algo que agradece a la edad y a todos los años que ha dedicado su vida al clown.

“Yo ya me siento una mujer madura, soy capaz de contar muchas cosas de mi vida, por eso siento que los mejores comediantes y payasas son las que tienen más de 50 años, porque tienen un mundo de cosas que contarnos, ya no se guardan nada y yo siento que ya estoy llegando a ese punto en el que soy capaz de contar todo y reírme de cosas dolorosas, pero es algo que antes no podía y lo logré por la edad y experiencia”, puntualiza Nohemí Espinosa.

En conexión

FB: @CCHelenico

FB: @ClownFemenino

TW: @deliriosclown

TW: @helenico

También puedes leer: A salvar el planeta con humor con El Gallinero Teatro